Con la baja participación se cumple la regla de que el beneficiado es el PP

El electorado popular ha vuelto a demostrar que es el más fiel de todos e incluso ha incorporado 700.000 nuevos votantes

RAMÓN GORRIARÁNMadrid

A baja participación un buen resultado para el PP. La regla se cumplió en las elecciones de este domingo. Con una participación del 69,8% del censo, que puede ser aún menor una vez que se escrute el voto rogado de los residente en el extranjero, los populares se fueron al 33% de los votos, cuatro puntos largos más que hace seis meses, y pasaron de los 7,2 millones de votos el 20 de diciembre a los 7,9 millones.

La de este domingo no fue la participación más baja de la historia democrática reciente, pero casi. Fue inferior en 1977, cuando se quedó en 68%. También estuvo por debajo en 2000 y 2011, con 68,7 y 68,9%, y en ambas convocatorias electorales el PP se alzó con la mayoría absoluta. La única excepción es la de 1989, en la que se registró una participación por debajo del 70%, se quedó en 69,7%, y el ganador fue el PSOE con 175 escaños, a uno de la mayoría absoluta.

El electorado popular ha vuelto a demostrar que es el más fiel de todos. Los 7,2 millones que respaldaron al partido de la gaviota hace seis meses volvieron a decir presente e incorporaron a 700.000 más procedentes, sobre todo, de Ciudadanos y del PSOE que atendieron los llamamientos de Mariano Rajoy a concentrar el voto útil.

Todo lo contrario que Podemos y el partido que lidera Albert Rivera que sufrieron una importante deserción en sus filas. Los expertos demoscópicos ya habían avisado que los partidos jóvenes son los que tienen menos consolidado el voto. Sobre todo porque captan un amplio porcentaje de los sufragios en las franjas de electores más jóvenes, los más proclives a la abstención.

 

Fotos

Vídeos