«Si no conseguimos el gobierno, es que lo que estamos haciendo no vale»

Esperanza Oña fue entrevistada esta semana en el 'Cubo de SUR'. / Vídeo: I. Gelibter | D. Maldonado

Esperanza Oña, número 2 del PP andaluz por Málaga en las elecciones andaluzas

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La exalcaldesa de Fuengirola fue la primera que se posicionó en Andalucía a favor de Pablo Casado. Ahora va de número 2 por Málaga al Parlamento, aunque siempre se ha hablado de su posible salto a la Presidencia del PP-A.

Estamos a las puertas de una nueva campaña de las elecciones andaluzas. ¿Cuántas lleva?

–Creo que es la sexta. Llegué en 2000.

–¿Qué diferencia a esta campaña de otras anteriores?

–Hay algo que no ha cambiado; el PSOE sigue en el poder. Pero creo que nosotros sí tenemos un punto de inflexión. El panorama político es diferente; el Partido Popular ha estrenado un presidente a nivel nacional. Un hombre joven, con ideas de centroderecha modernas. Y además creo que Juanma Moreno tiene mucha más experiencia en esta ocasión.

–¿Le decepciona ir de número dos en la lista por Málaga y no de uno?

–No. Yo ya he ido de número uno, y puedo decir con satisfacción del trabajo bien hecho que se consiguió ganar las dos veces que fui en esa posición. Las únicas dos veces. Pero bueno, igual el tiempo era más favorable entonces; las circunstancias… Ir de dos ahora lo veo normal. Juanma es malagueño y supongo que le hace ilusión ir por su provincia. A mí no me importa ir de uno o de dos. Si hubiera ido él por Sevilla, que era otra opción, yo habría estado de uno. Me da igual, tenemos que empujar en la misma dirección.

Ya se habla de la 'batalla de Málaga'. ¿Por qué ese interés ahora? Se presenta el líder del PP; Teresa Rodríguez; Imbroda, que es el más relevante de Ciudadanos después de Juan Marín...

–Málaga es la provincia más activa a todos los niveles. Junto con Almería tira mucho de la economía y del turismo. A todos los líderes políticos les interesa quedar muy bien aquí, se ha convertido en una plaza fuerte. Málaga es una ciudad importante junto con Sevilla. En cuanto a que Imbroda es el segundo más importante después de Marín, yo creo que lo es más que Marín. La gente cree que vota a Rivera, pero va a votar a Marín. Y no digo más.

Diga, diga.

–No sé, Marín se ha dedicado todo el tiempo a apoyar al PSOE. Ha votado en contra de todo lo que Málaga ha necesitado. Es cómplice y responsable de que las peticiones para Málaga no hayan llegado. En cuanto a relevante, Imbroda es más famoso. Hay que tenerle mucho respeto.

«No me he planteado ser candidata, pero descartarse en política no es conveniente» presidencia del pp-a

«Yo le mando un mensaje por Whatsapp a Pablo y me contesta. Rajoy...» cercanía con casado

Parece que en su partido hay poca unión en estas elecciones. Se habla de que se han impuesto algunos nombres en la lista.

–¿Quién impone?

La dirección nacional.

–Es que es el presidente nacional. Yo no veo que sea una imposición; en caso de que haya ocurrido hay que recordar que siempre la dirección nacional ha opinado sobre las listas. Me parece que es razonable. Pero por otra parte creo que se ha consensuado, se ha negociado con la secretaria general y las provincias. Si vemos los números uno, la mitad son de Soraya y la otra mitad no. Ha quedado todo perfectamente repartido, aunque estoy segura de que ese no ha sido el criterio, sino que se han buscado a las mejores personas.

–¿Y cuántos parlamentarios va a sacar el PP el 2-D?

–A mí me gustaría decir que vamos a tener los 55, pero creo que hoy por hoy eso no es factible. Creo que podemos mantener en Málaga; si trabajamos bien podemos mantener en todos sitios. Me gustaría subir bastante, que lideráramos el gobierno, ya sea solos o acompañados. Si Ciudadanos no apoya al PSOE –que creo que es su tendencia– tal vez podamos gobernar en Andalucía y hacer un cambio profundo.

El PP hablando de voto útil. Cómo ha cambiado la película.

–Yo no creo que sea tanto voto útil, que también (por el tema de la ley electoral), sino porque creemos que tenemos toda la legitimidad. Y porque somos seguros, y fiables de que no se va a jugar con nuestro voto.

Por cerrar este capítulo de política ficción. Si Cs sacara un voto más que el PP, ¿sería partidaria de darle la presidencia a Juan Marín?

–Yo no me puedo plantear ese escenario. Ninguna encuesta avala eso.

El PP basa su discurso en un plebiscito de 40 años de socialismo. ¿Comparte ese 'dogma' de campaña?

–La realidad es que es así. Pero también lo fue la vez pasada. Entonces teníamos un escenario muy similar. Pero sí, bueno, se puede presentar también así. Me parece bien.

Creo que Bendodo lo llamó «referéndum»...

–Un referéndum como tal no es. Pero es como un referéndum sobre el cambio, sobre votar por el cambio.

Ustedes dicen que hay hartazgo en Andalucía, pero el PSOE sigue ganando. ¿Cómo es posible eso?

–Es verdaderamente un misterio. Cuando vamos por la calle es difícil encontrar alguien que nos diga que está contento con el PSOE en Andalucía, pero luego salen. Es un expediente X. En esta campaña tendremos que echar el resto en cercanía, porque además nos lo podemos permitir. No hemos engañado a nadie en la vida.

Si el PSOE vuelve a sacar 47 diputados, pacta y gobierna. ¿Cree que debería haber una renovación en el PP andaluz?

–No sé cómo llamarlo, porque cuando ponemos etiquetas a lo mejor entramos en cierta polémica. Si no conseguimos el gobierno, seguir como vamos no da resultado.

–¿Si no consiguen gobierno tiene que haber un cambio de rumbo en el PP de Andalucía?

–Si no conseguimos el gobierno, nos tenemos que plantear que lo que estamos haciendo no vale. Creo que eso hasta Casado lo tiene que admitir.

Dígamelo usted que está más cerca de él que yo.

–No sé, eso cualquier persona normal… Si estás haciendo toda la vida lo mismo –y no te da resultado– habrá que cambiar de estrategia, de táctica; o no sé, tener otro estilo. Estoy convencida de que nuestras ideas son muy buenas, y de que la eficacia del gobierno estaría garantizada. Pero lo que falta es que el ciudadano de a pie sepa que no va a tener ningún problema. También es verdad, aunque sea muy recurrente decirlo, que esa red clientelar existe. Incluso llegando a los prostíbulos. Aquí no ha habido límite ni moral.

Sobre eso le quería preguntar. ¿Usted está de acuerdo en empezar una precampaña en la puerta de un prostíbulo como hizo Juanma Moreno?

–Tal vez yo no lo habría hecho, pero porque me habría dado vergüenza. Considero que se produce una doble desvergüenza: por una parte ir a los prostíbulos y pagarlo con el dinero de todos los andaluces, eso es terrorífico. Y además, es que cómo se puede ser tan machista.

–¿Descarta ser presidenta del PP andaluz en el futuro?

–Mire, yo no pensaba ni por nada del mundo que iba a ser alcaldesa de Fuengirola;y sin embargo lo he sido 23 años. Descartarse en política no es conveniente. Pero yo nunca me he impulsado a mí misma, ni nunca he dado un paso al frente, mi nunca he dicho 'yo quiero ser'. Pero todo el mundo piensa, y siempre me preguntan, si yo quiero ser candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía y del PP primero. Yo no me he planteado eso, si no lo habría dicho. Lo habría dicho en esta misma entrevista, y además legítimamente. Pero yo ahora mismo no estoy pensando en ese horizonte, aunque la experiencia me demuestra que no hay que descartar nunca nada. Uno al final se encuentra en los sitios que menos pensaba, y a lo mejor hasta se le da bien.

Este asunto se puede enlazar con el congreso del PP del verano. ¿Cómo es su relación con el PP de Málaga después de aquello?

–Si decimos que queremos primarias, y todo el mundo quería eso, será para poder votar lo que queremos. Desde que vi a Casado por primera vez observé que era una persona interesante, con las ideas claras, activo y trabajador. A mí me hubiera encantado que hubiera sido una mujer la presidenta, pero tanto Soraya como Cospedal, que eran dos grandes candidatas, tenían una mochila de la época de Rajoy. Que no quiero decir que sea mala, pero sí es verdad que los ciudadanos querían ver un cambio.

–¿Algún compañero le miró mal?

–Bueno, se crean tensiones.

Desde que Casado es presidente, su visibilidad en los actos del PP de Málaga es enorme.

–¿En qué sentido?

Cada vez que hay un líder nacional o regional, usted está en la primera línea de las fotos. Antes no.

–Tal vez, no sé. Es que Casado es muy cercano. La gente le llama Pablo, y no 'presidente', como a Rajoy. Yo le mando un mensaje por Whatsapp y me contesta. Rajoy...

–¿Se considera la mano derecha de Casado en Andalucía?

–Él sabe que lo mío ha sido sincero. Sabe que yo actué de verdad, que yo no era de Cospedal y luego quería ir contra Soraya.

Como Francisco de la Torre.

–No no. No quiero decir contra Soraya, sino que se apuntaron luego. Pero creo que este hombre (De la Torre) ha sido sincero en las dos ocasiones y valoro que se haya posicionado. Pero tal vez Casado reconoció que yo había sido la primera, en el Parlamento de hecho, la única. Y que no me importó si a alguien le sentaba mal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos