Casa Mira no es uno, son tres

Casa Mira, en la calle Estación de Marbella. /
Casa Mira, en la calle Estación de Marbella.

Varios herederos de la familia se reparten la gestión de las siete heladerías que existen en Málaga y Marbella

MÓNICA PÉREZMarbella

Con casi siglo y medio de historia, la casa de helados y turrones más famosa de Málaga va a incorporar un nuevo miembro a la familia: un edificio del siglo XIX en la calle Andrés Pérez que abrirá, una vez rehabilitado, como heladería y cafetería. El establecimiento se suma a una cada vez más larga lista de locales que, bajo la misma marca, se extienden por la capital y alcanzan ya puntos de la provincia como Marbella.

Pero, ¿quién se encuentra detrás de esta mítica firma de tradición heladera? O mejor, dicho, ¿quiénes? Pese a la creencia popular, no todos los Casa Mira tienen a las mismas personas tras el mostrador de la gestión. De hecho, habría que hablar de tres Casa Mira y no solo de uno.

Desde que Severino Mira dejó su Jijona natal para buscarse la vida en Málaga abriendo una heladería-turronería en 1890, sus descendientes fueron tejiendo una red comercial por la capital que, aunque conserva el mismo nombre, se gestiona de manera independiente en distintos locales desde hace más de una década. Incluso algunos de ellos mantienen rencillas familiares -a las que hacen referencia pero sin entrar en detalles- tanto por el uso que dan unos y otros a la marca como por la calidad del producto que manufacturan y comercializan.

Las dos heladerías más populares -calle Larios y calle Nueva- son totalmente independientes. La primera de ellas, que abrió sus puertas en 1943, se encuentra actualmente en manos de Andrés e Ignacio Mira, hijos del ya fallecido Prudente Mira, uno de los descendientes directos del originario Severino. Estos hermanos gestionan además otros dos establecimientos: uno en la avenida Ortega y Gasset, y otro en la avenida del Mayorazgo de Málaga.

No obstante, el primer Casa Mira que abrió sus puertas en Málaga fue el ubicado en calle Nueva, nada menos que en 1890. Un grupo de empresarios que hace años acudieron al rescate económico de uno de los herederos de la familia Mira que regentaba el local se sumaron desde entonces a la dirección de este establecimiento. A finales del pasado año, este mismo grupo daba el salto a la provincia con la apertura de una tienda en pleno centro de Marbella, a apenas unos pasos de la Plaza de los Naranjos.

La tercera parte del negocio agrupa a las heladerías de la calle Compás de la Victoria y Carranque. A la cabeza, Fernando Mira, otro heredero de la familia. Su nueva aventura empresarial abrirá sus puertas en la calle Andrés Pérez con un nuevo concepto que aunará heladería, cafetería y tienda.

Curiosamente, la patente de la marca Casa Mira solo la tiene registrada la famosa Casa Mira de Carrera de San Jerónimo en Madrid, fundada por Luis Mira en 1855. Así lo explican desde la firma en la capital de España. Cuentan que Luis y Severino acordaron de palabra un acuerdo para que la familia que se desplazó hasta Málaga pudiera comercializar los productos jijonencos bajo ese mismo nombre. Con una condición: vender solo en Málaga. Por ello, cuando los responsables de la tienda de calle Nueva abrieron una nueva línea de venta por internet, desde Madrid decidieron defender lo pactado y acabaron en los juzgados. Las partes implicadas en el conflicto optan por no entrar en detalles sobre el asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos