¿Puedo emitir facturas sin estar dado de alta como autónomo?

¿Puedo emitir facturas sin estar dado de alta como autónomo?

Comienza septiembre y surgen pequeños trabajos, como clases particulares, por los que no sale rentable pagar la cuota de la Seguridad Social, superior a los 270 euros mensuales. ¿Qué opciones tenemos?

ALBERTO GÓMEZ

Arranca septiembre y se multiplican las oportunidades para ganar un dinero extra con trabajos por horas, como las clases particulares o las reparaciones. La crisis ha incentivado los empleos por cuenta propia, que a menudo suponen una fuente de ingresos complementaria pero por la que no sale rentable darse de alta en la Seguridad Social, cuya cuota mínima asciende a 278 euros mensuales tras la última subida. Este escenario suele plantear varias preguntas: ¿Puedo facturar sin estar dado de alta?, ¿es posible pagar una cuota reducida si mis ingresos no superan el salario mínimo interprofesional?, ¿es compatible ser trabajador por cuenta ajena y darse de alta como autónomo?

Lo primero que hay que saber es que los nuevos autónomos solo están obligados a pagar una tarifa plana de 50 euros mensuales, cantidad que va incrementándose de forma progresiva tras el primer año de actividad. Esta medida está destinada a incentivar el trabajo por cuenta propia de los nuevos emprendedores, de modo que no pueden beneficiarse de ella aquellas personas que hayan estado dadas de alta con anterioridad.

En teoría, la Seguridad Social establece como norma la obligatoriedad de darse de alta como autónomo si se realiza actividad económica de forma habitual, personal y directa. Esa obligatoriedad es independiente del nivel de ingresos y del tiempo dedicado, y es aquí cuando surge el problema. Para muchos profesionales con actividades puntuales, el pago de la cuota mínima de 278 euros resulta desproporcionado con respecto a los ingresos recibidos.

Una sentencia dictada en 2007 por el Tribunal Supremo, y que dictó jurisprudencia, establecía que no era necesario darse de alta como autónomo si los ingresos eran inferiores al salario mínimo profesional, que este año es de 10.302 euros anuales, aunque es importante tener claro que se trata de jurisprudencia y no de normativa, por lo que la Seguridad Social puede sancionar la emisión de facturas sin estar dado de alta en cualquier momento, aunque lo habitual es que se dejen pasar estos casos. Son bastantes los autónomos que han recurrido estas sanciones y han conseguido que los jueces les den la razón al haber demostrado unos ingresos inferiores al salario mínimo.

En cuanto a la posibilidad de estar contratado y a la vez hacer trabajos por cuenta propia, es totalmente compatible. Para los nuevos autónomos contratados por cuenta ajena a jornada completa hay bonificaciones del 50 por ciento en la cuota, por lo que únicamente deben pagar 133 euros mensuales durante los primeros 18 meses. En los segundos 18 meses de alta la cuota subiría por encima de los 200 euros.

Hay que tener en cuenta que, para emitir una factura de forma legal, no solo hay que cumplir con las obligaciones de la Seguridad Social, sino también con Hacienda. El alta en el organismo tributario no tiene coste, pero que hay que declarar los ingresos obtenidos por IVA e IRPF presentando los modelos 036 y 037. Ambas instituciones han comenzado a cruzar datos de forma más periódica, por lo que se dispara el riesgo de que cualquier infracción acabe siendo multada. Las sanciones suelen equivaler al pago de todas las cuotas pendientes desde el inicio de la actividad más un recargo del 20 por ciento y los intereses, sin posibilidad de bonificaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos