El Gobierno reacciona a las críticas y evitará que la subida del SMI afecte a la cuota de los autónomos

El 55% de los autónomos españoles tiene al menos un trabajador a su cargo, según ATA./SUR
El 55% de los autónomos españoles tiene al menos un trabajador a su cargo, según ATA. / SUR

Los representantes del colectivo siguen criticando el aumento del salario mínimo porque disparará los costes laborales de los pequeños empresarios

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Victoria parcial del colectivo de trabajadores autónomos frente al nuevo caballo de batalla que el proyecto de presupuestos generales les ha puesto delante: la subida del salario mínimo. Tras la alarma lanzada por organizaciones representativas de este sector como ATA, UPTA o CEAT acerca de los graves perjuicios que acarreará la subida de la cuota mínima de los trabajadores por cuenta propia, ayer el Gobierno reaccionó y aseguró que la revalorización del SMI a 900 euros mensuales a partir del 1 de enero de 2019 no repercutirá negativamente en la cotización de estos profesionales.

Así, fuentes del Gobierno indicaron a Europa Press que están trabajando para que el próximo 1 de enero de 2019 entre también en vigor, a la vez que el nuevo salario mínimo, la reforma del régimen de autónomos que permitirá que coticen por sus ingresos reales y que supondrá una rebaja de la cuota para los trabajadores por cuenta propia con menores ingresos. Además, aclararon que si por algún motivo esta medida no entrara en vigor en la fecha previsto, el Gobierno desvinculará la subida del Salario Mínimo Interprofesional de la cuota mínima de autónomos.

En cifras

117.197
personas están afiliadas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en Málaga.
22%
es el incremento de los costes laborales que sufrirán los autónomos con trabajadores a su cargo por los efectos aparejados a la subida del SMI, según ATA.

Por lo tanto, desde el Ejecutivo afirmaron que el «alarmismo» que PP y Ciudadanos están generando entre los profesionales por cuenta propia es injustificado.

Cabe recordar la importancia que tiene este colectivo en la provincia: casi 120.000 malagueños cotizan en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y la provincia ha encabezado el crecimiento del empleo por cuenta propia a nivel nacional en el último año.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, celebró que el Gobierno garantice que la base mínima de cotización para los autónomos no se verá afectada tras el aumento del salario mínimo. Su organización, que es la mayoritaria del sector, venía avisando de que los autónomos que cotizan por la base mínima, que suponen el 85% del total, tendrían que pagar 420 euros más al año a la Seguridad Social (o lo que es lo mismo, 35 euros más al mes), ya que dicha base está ligada al SMI y subiría en la misma proporción. Esta subida genera el riesgo de que «la gente se salga a la economía sumergida», en su opinión.

Sin embargo, Amor recordó que este no es el único motivo por el que su organización no ve con buenos ojos una subida «tan desproporcionada» del SMI. «Celebramos que el Gobierno garantice ahora que no va a subir la base mínima de cotización de autónomos. Ahora también podría garantizar que un millón de autónomos empleadores no van a ver incrementados un 22% sus costes laborales en un año por la subida de bases mínimas», argumentó a través de Twitter.

«Faltar a la verdad»

En declaraciones a SUR, el presidente de ATA abundó en esta idea: «Decir que la subida del SMI no va a afectar a los autónomos es faltar a la verdad porque hay un millón de autónomos con empleados a su cargo que van a ver incrementados sus costes laborales un 22%». Amor calcula que un autónomo que tenga contratado a un trabajador con el salario mínimo va a pasar de pagar 13.500 euros anuales a 16.500, es decir, 3.000 euros más en un año. «La postura de nuestra organización ha sido clara respecto a los salarios en España: tienen que subir. Incluso hemos defendido que suba el SMI. De hecho, estábamos de acuerdo en el pacto del diálogo social el año pasado donde se marcó que alcanzara los 850 euros en 2020. Ahora, de ahí a subirlo un 22,3% en un solo año, hasta los 900 euros, nos parece totalmente desproporcionado y hay muchos autónomos con empleados a su cargo que no lo van a poder soportar», afirmó. Según un estudio reciente de ATA, el 55% de los autónomos en España tiene contratado a algún trabajador.

Amor, que pasó ayer el día reunido con los representantes en el Congreso de los Diputados de Ciudadanos y Partido Popular para abordar precisamente este asunto, anunció que ATA seguirá «peleando» para neutralizar los efectos negativos que esta subida del salario mínimo va a tener en su colectivo, más allá de la cuota de autónomos. Así, planteó «que suba el SMI, pero no tan de golpe»; o «al menos que suba el SMI y no las bases mínimas de los diferentes grupos de cotización, porque cobrando el salario mínimo hay 500.000 trabajadores en España, pero en las bases mínimas del resto de grupos hay 1,5 millones, y la subida va a suponer entre 3.000 y 4.500 euros más al año por trabajador», afirmó.

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Autónomos (CEAT), Pedro Barato, afirmó ayer que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros es una medida que «puede contraer el empleo e incluso empujar a muchos autónomos a salir del sistema, con el perjuicio social y económico que la economía sumergida conlleva». En este sentido, concretó que el sobrecoste de 3.000 euros anuales por trabajador que deberían asumir los autónomos que tienen empleados que cobran el salario mínimo hará que algunos trabajadores por cuenta propia se piensen las contrataciones y por tanto, tendrá una repercusión negativa en la creación de empleo. El presidente de CEAT admitió que el SMI «ha de subir», aunque matizó que debe hacerlo «poco a poco y en los términos que acordaron CEOE, Cepyme y los sindicatos con el Gobierno en el marco del diálogo social en diciembre de 2017».

¿Cómo se ligará la cotización a los ingresos reales?

Ayer el Gobierno aseguró que con su proyecto de ligar la cotización de los autónomos a sus ingresos reales, se garantizará una rebaja de cuota para aquellos profesionales que menos ganen. Sin embargo, aún no se sabe dónde se va a poner el umbral y, por tanto, cuántos autónomos van a disfrutar de una cuota reducida, cuántos seguirán pagando la cuota actual y cuántos pagarán más.

La propuesta que las dos principales organizaciones del sector, ATA y UPTA, han presentado al Gobierno se basa en cinco tramos: los que tengan rendimientos netos inferiores al salario mínimo pagarían 50 euros mensuales durante un máximo de cuatro años; los que se queden por debajo de 30.000 euros tendrían la misma base mínima que hasta ahora; los que ganan entre 30.000 y 40.000 pasarían a una base mínima de 1.199 euros (en vez de la actual); los de entre 40.000 y 60.000 euros tendrían una base de 1,5 veces la mínima y los de más de 60.000 euros, de dos veces la mínima. ATA y UPTA plantean la libre elección de base de cotización por parte de los autónomos, de forma que sería a ejercicio vencido cuando se ajustarían cuentas con la Seguridad Social en base a los rendimientos netos generados, de igual manera que se hace con el IRPF en la declaración de la renta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos