Uno de cada cuatro autónomos está sobrecotizando

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio./Efe
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. / Efe

El Gobierno considera un «buen punto de partida» la propuesta de cotización por tramos que bonifica a 50 euros la cuota de los que menos ganan

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El Gobierno y las principales organizaciones de autónomos se han puesto ya a trabajar desde este lunes para modernizar el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia de la Seguridad Social (RETA). Lo harán «sin prisa pero sin pausa», tal y como prometió la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, tras la reunión mantenida con ATA y UPTA, en la que le presentaron su propuesta conjunta.

Muchos son los retos que tienen por delante, pero el más importante -y complejo- es el de modificar el sistema de cotización para que adecuarlo a sus ingresos reales, algo en lo que ya están de acuerdo Gobierno y asociaciones. Pero no se trata solo de conseguir que paguen más quienes están cotizando por debajo de sus ingresos, sino, sobre todo, aliviar las cuentas de aquellos que están abonando cuotas superiores a lo que ganan.

«Una cuarta parte de los autónomos está sobrecotizando», precisó Valerio, que hizo hincapié en que «no es justo ni correcto» que tengan que pagar una cuota de casi 300 euros al mes a la Seguridad Social (concretamente 278 euros, que es el mínimo) cuando ingresan menos, algo que está afectando a unos 800.000 trabajadores por cuenta propia, según las estimaciones del Ejecutivo.

La ministra quiso ser «prudente» y se limitó a decir que «estudiarán» la propuesta de cotización en función de cinco tramos que le presentaron ambas organizaciones y que, en caso de llevarse a cabo, incrementaría las aportaciones a un 30% de los autónomos, fundamentalmente las de aquellos que ganan más de 30.000 euros brutos al año, y, con ello, elevaría los ingresos en torno a unos 3.500 millones extra anuales, según cálculos de UPTA. Sin embargo, Valerio la consideró «un buen punto de partida», resaltando que beneficia a todos aquellos que facturan menos que el salario mínimo (es decir, menos de 10.300 euros brutos anuales). Para ellos se quiere establecer una bonificación en la cuota a la Seguridad Social al estilo de la tarifa plana, de modo que paguen al mes 50 euros durante dos años, que podrían prorrogarse hasta un máximo de cuatro años, siempre y cuando acrediten ingresos inferiores al SMI.

En el resto de tramos lo que hacen es fijar las bases mínimas en función de los rendimientos netos anuales, de forma que cada trabajador mantenga la libertad de escoger qué cantidad pagar a la Seguridad Social. Así, los que ganen entre el salario mínimo y los 30.000 euros mantendrían la misma base mínima (919,9 euros al mes), que se elevaría progresivamente cuando se sobrepasara los 30.000 euros: entre 30 y 40.000 euros la base mínima sería de 1.199 euros al mes, que se incrementaría a 1.500 euros para los que ingresan entre 40.000 y 60.000 euros y llegaría a los 2.000 euros mensuales en el caso de los que ganen más de 60.000.

Sin cuota durante la baja

Pero este nuevo sistema de cotización no es la única propuesta que las organizaciones le hicieron al Gobierno. Así, también pidieron que se bonifique al 100% la cuota de Seguridad Social para los autónomos que estén en situación de incapacidad temporal, ya que el 80% de estos trabajadores recibe una prestación de unos 600 euros al mes cuando están de baja, pero tienen que hacer frente al pago de la cuota, que son como mínimo 278 euros. Y, según sus cálculos, las cuentas saldrían, puesto que el RETA recauda más de 1.000 millones por contingencias comunes pero solo se emplean 700 millones.

«Lo estudiaremos», se limitó a decir la ministra, que también abogó por abordar la acción protectora de la prestación por cese de actividad (el paro de este colectivo), puesto que «no está dando los resultados esperados». Así, precisó que se recaudan 135 millones anuales pero solo se utilizan 18 millones. A este respecto, el documento presentado por ATA y UPTA pretende obligar a todos los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) a cotizar por el cese de actividad.

Otros temas que Valerio quiere abordar es la formación y la jubilación parcial de los autónomos, así como la regularización de los 'falsos autónomos', algo que harán en la mesa de diálogo social que se creará para ello. Además, la ministra se comprometió a crear un Consejo de Trabajo Autónomo -otra de las peticiones que le expuso el colectivo-, que espera esté en marcha ya en octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos