Juan Carlos Ferrero ya tiene la Senior Master Cup

Ángeles Muñoz entregó el trofeo a Juan Carlos Ferrero. /J. R.
Ángeles Muñoz entregó el trofeo a Juan Carlos Ferrero. / J. R.

El valenciano se impuso a Safin en dos sets (6-3 y 6-4) con un gran tenis y ante 1.500 espectadores

JULIO RODRÍGUEZ

El favorito se alzó con el título. Juan Carlos Ferrero levantó ayer la tercera Senior Master Cup tras doblegar en dos sets (6-3 y 6-4) a Marat Safin ante unos 1.500 espectadores que poblaron la grada de la pista central Manolo Santana, sobre la tierra batida del club de Tenis Puente Romano de Marbella. El valenciano inscribió su nombre en la nómina de campeones después de que Moyá y Albert Costa hicieran lo propio ante el mismo rival, John McEnroe. En este año Marbella ha tenido la oportunidad de disfrutar del mejor tenis tras organizar unos octavos de final de Copa Davis, un ATP Challenger y ahora el torneo que empezó siendo de viejas glorias para convertirse en referencia de exjugadores, leyendas recientes de gran nivel.

A cada lado de la red dos antiguos números uno del mundo, que ya fueron rivales en Málaga (Cerrado de Calderón) en una eliminatoria de Copa Davis. Safin, con 20 añitos en el año 2000, dominaba el 'ranking' mundial, y Ferrero en 2003 gozó del mismo privilegio. Ambos se conocen, han pasado gran parte de su vida en Valencia y curiosamente se habían enfrentado como profesional en doce ocasiones con seis victorias para cada uno. Ferrero decantó la balanza evidenciando un gran estado de forma.

En el primer set los juegos eran rápidos, con pocos errores, hasta que se vio algo más propio del pádel que del tenis. Del sexto al octavo juego, de manera consecutiva, rompieron el servicio del rival. El 'mosquito' sumó más 'winners' para apuntarse la primera manga. Safin jugaba de revés con mayor acierto, pero Ferrero llegaba a todas las bolas. El «¡oh!» del público se repitió con varios 'passing shots' del alicantino que el ruso solo podía aplaudir deportivamente. Le aguantó la gasolina hasta que en el noveno juego perdió su servicio. Con su saque Ferrero no desaprovechó el primer punto de partido para sellar la victoria.

Ivanisevic, Moyá, Clavet y Albert Costa deleitaron al público antes de la final en un choque de exhibición de dobles en Puente Romano

«Le he visto haciendo pesas antes de calentar, y corriendo en la bici estática. Ferrero está para seguir como profesional, se lo debería replantear», bromeó Safin, que reconoció que hacía siete años que no cogía una raqueta. Formalmente se retiró en 2009. «Me he encontrado muy cómodo en la pista. Me gusta estar en competición de nuevo», comentó el ganador al recoger el trofeo.

El show de Ivanisevic

Antes de la final más competitiva hubo tiempo de 'showtime'. El resultado del partido de dobles fue una mera anécdota. A solo un set, venció la pareja Moyá/Costa por 7-6 contra Ivanisevic/Clavet. En menos de una hora Goran Ivanisevic llenó de carcajadas y lágrimas de risa la grada de Puente Romano.

El repertorio no pudo ser más variado: jugó con el pie, dejó solo a su compañero mientras se sentaba en la silla, saltó la red para jugar un tres contra uno, volvió a darle la oportunidad de participar a una recogepelotas y, de tanto en cuanto, de inventaba golpes de cuchara para hacer dejadas imposibles. El croata supo recoger el testigo de Yannick Noah como principal atracción. El director del torneo, Albert Costa, se unió a la fiesta rematando de cabeza en la red. El pobre Pato Clavet sufrió más desgaste que ninguno, porque Ivanisevic le dijo claro que toda la pista era suya.

El torneo no acabó cuando Ferrero aupó la copa de campeón. El espectáculo se alargó porque a las doce de la noche Noah dio su concierto para los vips, incluido los jugadores. Fue la edición más seguida desde la grada con más de 1.500 personas.

Panorámica de la pista Manolo Santana del Club de Tenis Puente Romano durante la final del torneo.
Panorámica de la pista Manolo Santana del Club de Tenis Puente Romano durante la final del torneo. / J. R.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos