Gasolina a la carta

Gasolina a la carta

En un mundo tan competitivo como MotoGP, como no podía ser de otra forma: las gasolinas utilizadas son también el último escalón en lo que a la tecnología se refiere.

PHOTOCALL3000/MANU PECINO

La marca francesa ELF, que forma parte del coloso TOTAL, es el principal suministrador de combustible del Campeonato del Mundo. De hecho, es el proveedor único de Moto2 y Moto3, mientras que en la categoría reina suministra a todos los equipos salvo el Team Repsol Honda obviamente- y a los de Ducati, que tienen en la marca holandesa Shell su «gasolinero». «Somos capaces de suministrar a cada marca el tipo de gasolina que quieren», explica Roman Aubry, ingeniero químico de la marca francesa. «Dependiendo de sus prioridades utilizamos fabricamos una gasolina u otra. Por ejemplo, Yamaha da prioridad al consumo; Honda antepone la fiabilidad y como segunda prioridad el consumo; en Suzuki en cambio, nos piden que su gasolina sea la de mayor rendimiento posible».

MÁS INFORMACIÓN

A partir de esta lista de especificaciones que les plantean los ingenieros mecánicos, sus homónimos químicos de ELF definen las moléculas químicas que necesitan para satisfacer las prioridades de sus clientes. Se fabrican tres tipos de gasolinas diferentes que son enviadas a Japón para ser sometidas a las correspondientes pruebas.

El primer paso es el banco de potencia, dónde los motores de cada marca utilizan las tres gasolinas disponibles. Allí se recoge datos puros y duros. El segundo paso es con «fuego real», es decir, en circuito donde se recogen datos dinámicos y las sensaciones de los pilotos. Una vez evaluadas todas las pruebas, se comunica a ELF cuál es la gasolina escogida.

Marcas como Aprilia y KTM, de momento, no cuentan con gasolinas a medida ya que están en plena fase de desarrollo de sus motores. En su caso lo que necesitan es un tipo de combustible con una base estable que no adultere en ningún sentido las prestaciones ni el funcionamiento de sus motores.

En cuanto a las categorías inferiores no existe esta «gasolina a la carta». En Moto2, por ejemplo, al correrse con un único suministrador de motores, DORNA le pidió al fabricante francés un combustible que afectase lo menos posible la fiabilidad de éstos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos