Alonso hace girar la ruleta

Hamilton rueda en el circuito de Singapur, donde ha sido el más rápido en los entrenamientos libres. /
Hamilton rueda en el circuito de Singapur, donde ha sido el más rápido en los entrenamientos libres.

El español de Ferrari culmina un buen viernes en Singapur, y admite que aunque estará más atrás del segundo puesto, su ambición es llegar al podio en uno de sus circuitos predilectos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROmadrid

Ya a pocos engañan, pero en Ferrari siguen empeñados en utilizar los viernes como escaparate. Fernando Alonso logró el mejor tiempo en los primeros libres del Gran Premio de Singapur y se quedó a poco más de una décima en los segundos. Buenas sensaciones las que transmite el piloto asturiano para el ojo no entrenado. Obviamente, vistos los precedentes, pocos son los que colocan a Alonso en la terna de favoritos para la clasificación de este sábado, pero sí hay algunos factores que hacen pensar que lo visto en Monza es sólo una mala pesadilla.

Por un lado, los tiempos de Alonso tanto con neumáticos blandos como superblandos han sido bastante optimistas. Las sensaciones del piloto asturiano fueron positivas, el monoplaza se comportó a la perfección y, a diferencia de su compañero, no dejó ninguna imagen preocupante. Kimi Räikkönen dejó a las claras por qué Singapur es el circuito donde más se castigan los frenos: los suyos soltaron una llamarada de unos segundos mientras acababa los libres.

Por otro lado, el propio Alonso confesaba vía Twitter a uno de sus fans que está trabajando para conseguir un podio. El objetivo es ambicioso, pero realista. Las altas temperaturas y la humedad castigan las mecánicas más que nunca en esta temporada, máxime cuando ahora las piezas a guardar están al límite de la sanción. De hecho, en los monoplazas de Alonso y Räikkönen se sustituyeron los MGU-K, el sistema de recuperación de energía cinética, antes de salir a rodar. Los de Maranello saben que es una de las últimas oportunidades que tienen en la temporada para subirse al podio, con la incógnita de Sochi, y quieren aprovecharla. Siendo Alonso el piloto que más veces se ha subido al podio aquí, cinco, ¿qué mejor escenario para firmar públicamente la paz en medio de un ambiente tan enrarecido con el español, que acusó veladamente de tener un topo dentro del equipo?

Eso sí: que nadie se espere que repita lo logrado en 2010 en este circuito. El de Singapur de aquella temporada es su último hat trick (pole, vuelta rápida y victoria) hasta el momento, y nada hace pensar que pueda repetirlo.

Si para Alonso está siendo un calvario esta temporada, aunque en Singapur tenga esperanzas, para Vettel está siendo una auténtica pesadilla. Como al español ya se le ha hecho callo de estas últimas campañas, él lleva mejor los continuos problemas que tiene el Ferrari en cuanto a competitividad, pero para el tetracampeón alemán cada gran premio es una piedra en el zapato.

Hamilton, mejor crono

Este viernes le tocó sufrir otro problema mecánico: después de oír un extraño ruido en el motor cuando ya se había dado el banderazo a cuadros de los primeros libres, paró el coche en seco en la entrada del pit lane. Sus mecánicos se pusieron manos a la obra para arreglárselo, y no sería hasta bien avanzada la FP2 cuando pudo salir a rodar, con las dificultades que conlleva conducir un fórmula 1 con un fallo recién parcheado.

Quien sigue con más problemas fuera que dentro de la pista es Lewis Hamilton. El británico, sin realizar una vuelta excepcional, se llevó el mejor crono del día y con un motor ciertamente tocado. De hecho, se lo cambiaron por otro -ya usado, que no conlleva sanción- tras la jornada, para realizar el resto del fin de semana. Mientras, su compañero Nico Rosberg se tapaba y dejaba sin usar los neumáticos superblandos en los segundos libres, lo que le hundió hasta la decimotercera posición de la tabla de tiempos. Como dato curioso para los apasionados de la estadística, por primera vez desde el viernes de Mónaco no hubo un doblete de Mercedes en ninguna de las dos sesiones.

En un país que tiene el casino más grande de todo Asia, con más de 1.000 mesas para jugar a la ruleta, seguro que se pueden hacer apuestas muy fáciles, de esas que hacen ganar poco dinero por ser un resultado más que probable. No obstante, pocas tan sencillas como apostar por un accidente de Pastor Maldonado. El venezolano volvió a dejar lo peor de sí contra el muro, en este caso por un exceso de optimismo, para desgracia suya y de su equipo.

Otra apuesta sencilla será la de Mercedes por la pole. ¿Será Rosberg o será Hamilton? Esa es la única duda hasta el momento en un circuito que brilla por su espectacularidad, literal y figuradamente.