Borja Vivas: «Quiero retirarme en plenitud, no por una lesión»

Borja Vivas, ayer en las pistas de la Ciudad Deportiva de Carranque./Salvador Salas
Borja Vivas, ayer en las pistas de la Ciudad Deportiva de Carranque. / Salvador Salas

El lanzador de peso sufre un complejo proceso de recuperación por sus problemas de rodilla, pero no renuncia a ir al Nacional de pista

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En sus 21 años de carrera deportiva, Borja Vivas (Málaga, 26 de mayo de 1984) ha vivido prácticamente de todo. Desde sus inicios, cuando empezó de niño en una escuela municipal, hasta tocar el cielo compitiendo en unos Juegos Olímpicos o ganando una plata europea, el malagueño ha exprimido al máximo su trayectoria. Pero ahora, a sus 34 años, está pasando por algo que no había experimentado hasta el momento: una lesión de larga duración. Para un deportista de élite, especialmente si es un atleta, acostumbrado a poner su cuerpo al límite constantemente, ver que el físico no responde puede ser un obstáculo más difícil de superar que cualquier competición.

El campeón de España de lanzamiento de peso compitió por última vez en el verano pasado en los Juegos del Mediterráneo de Tarragona, pero ya arrastraba problemas en el tendón rotuliano de su rodilla izquierda y el dolor le obligó a parar. «Empezamos un tratamiento menos invasivo, antes de tener que pasar por el quirófano y he mejorado, pero las molestias siguen. No estoy al cien por cien, ni mucho menos», explica Borja Vivas. Se puso en manos del doctor Vicente de la Varga, para el que sólo tiene palabras de agradecimiento, e inició un tratamiento de infiltraciones de plasma enriquecido similar al que en su día hizo famoso Rafa Nadal. Una vez terminado, el problema es que Vivas sigue teniendo mucho dolor en la rodilla a la hora de realizar los lanzamientos. «Hemos ido adaptando los entrenamientos a lo que el cuerpo me permite. En cuanto a fuerza no tengo problemas, pero a la hora de realizar la técnica sí; cuando llevo seis o siete lanzamientos, el dolor es insoportable y tengo que parar. Intento ser positivo, como es normal, pero sí que es cierto que voy a retrasar el inicio de la temporada y tendré que dosificarme mucho las competiciones», explica el atleta.

«Después ya me plantearé el tema de la operación, porque sé que las articulaciones sufren y no queda otra. Eso supone una recuperación de tres semanas y entre cuatro y seis meses después de baja, y uno con la edad que tiene debe plantearse que es lo mejor para su futuro», comenta. En la recuperación de su lesión hay que tener en cuenta la edad de Vivas, su cuerpo (140 kilos y 2,03 de altura) y también su especialidad deportiva, ya que en el lanzamiento de peso las rodillas sufren mucho. «Se han alineado los astros, pero en negativo», bromea.

El malagueño cumple 35 años en mayo y reconoce que ha tenido la tentación de tirar la toalla

El representante del Club Atletismo Máalaga reconoce que en este periodo de baja ha tenido la tentación de tirar la toalla. «Ahora estoy en la fase menos mala, pero no se pasa bien. Por suerte nunca he tenido una lesión y eso es positivo, pero la parte negativa es que cuando te llega el bache, todo se ve muy negro. El dolor va por días. Hay veces que haces cuatro lanzamientos y se te quitan las ganas de todo. Te planteas parar, operarte, dejarlo... Pero hay que tomarse las cosas con calma y hacer un esfuerzo mental. Gracias también al apoyo de mi entrenador, de los compañeros y de la familia sigo adelante», comenta. «Te das cuenta de que todo tiene su final. No sé cuándo será, pero lo meditas. Todos los días pienso en mi futuro y hay veces en las que te planteas que no merece la pena seguir, pero me gustaría retirarme en plenitud, compitiendo, y no por culpa de una lesión», reflexiona.

Nacional de Antequera

Pese a los dolores y a que está lejos de su mejor forma, el malagueño tiene entre ceja y ceja el próximo Campeonato de España en pista cubierta, que se disputará los días 16 y 17 de febrero en Antequera. «Voy a estar sí o sí, ni me planteo no estar. No competiré a mi máximo nivel, pero quiero estar en estos campeonatos en casa e intentar pelear por estar en los puestos de arriba», asegura. Llegará con poco rodaje a la cita antequerana, por lo que Vivas tendrá que decidir antes si participa en otra competición previa o se lo juega todo a una carta en Antequera. «Una semana antes hay un mitin internacional en Madrid con los mejores lanzadores. Me he inscrito para ir, pero todo dependerá de cómo me encuentre. También hay una serie de controles en Antequera a los que también podría asistir».

En su deporte una lesión no se puede disimular. Se nota mucho cuando un atleta no está al cien por cien. Pero pondrá todo de su parte para dar la cara en el Nacional: «Hay una opción que es una anestesia que me pondrían en las dos rodillas diez minutos antes de competir en el Campenato de España y que te deja sin dolor durante una o dos horas. Para hacerlo como algo ocasional es un recurso que nos vale.

Tras el nacional hay también Copa de Europa de lanzamientos y Campeonato de Europa, aunque todo dependerá de cómo responda la rodilla. Tampoco se quita de la cabeza el malagueño que en 2020 se celebran los Juegos Olímpicos de Tokio: «Uno quiere seguir pensando en la esperanza de vivir unos terceros Juegos –ya estuvo en Londres 2012 y Río 2016– , pero soy consciente de que ahora mismo mi nivel deportivo no está para eso. Pero ya veremos qué pasa».

Pese a la lesión le está poniendo a prueba, Vivas trata de conservar la dureza mental y la disciplina que tantos éxitos le han dado. «Estoy poniento todo de mi parte, trabajando a diario. Si llego a un punto en el que no puedo seguir, pues no seguiré. Pero no va a ser por falta de ganas», concluye el atleta malagueño.

 

Fotos

Vídeos