La nueva energía de Azahara Muñoz

Azahara Muñoz ejecuta un golpe durante elT hornberry Creek LPGA Classic jugado en Wisconsin. /AFP
Azahara Muñoz ejecuta un golpe durante elT hornberry Creek LPGA Classic jugado en Wisconsin. / AFP

La marbellí, vigésima sexta del mundo y positiva respecto a la temporada, explica la repercusión de hacer público que padecía la enfermedad de Hashimoto

MARINA RIVASMálaga

Se despierta cada día a las 6, tiene demasiadas cosas que hacer. Ya no le pesa el cuerpo cuando se levanta, ni arrastra a lo largo de todo el día esa sensación de cansancio que le impedía entrenar o realizar cualquier ejercicio con normalidad. Hace dos años, a finales de 2016, la golfista de San Pedro Alcántara, Azahara Muñoz, fue diagnosticada con la enfermedad de Hashimoto, también llamada tiroiditis crónica. Esto es, un trastorno de la glándula tiroides causada por una incorrecta reacción del sistema inmunitario contra la misma. ¿El resultado? Fatiga, pérdida de peso y pelo, cansancio muscular, aumento de peso, incluso depresión y, además, que afecta mayormente a las mujeres. La reacción natural de la malagueña fue mantener aquello en silencio, procurando tomar el tratamiento necesario para volver a ser quien era. Al menos hasta el pasado mes de mayo, cuando, a través de sus redes, se cansó de guardar el secreto y decidió compartirlo con el mundo. «De repente me sentí con la necesidad de decirlo porque podía haber mucha gente pasando por lo mismo y no busca ayuda», comienza. Aquello cambió parte de su vida.

Hoy, Muñoz, ya asentada en Florida (Estados Unidos) desde hace años, cuando comenzó sus estudios universitarios, se encuentra muy recuperada. Su tono al hablar resuena a fortaleza, alegría. Sólo tiene ganas de competir y, por supuesto también de pasar tiempo de descanso con la familia, en Marbella, donde pasará 10-12 días dentro de poco. El dar ese paso al frente con sus seguidores, creó un movimiento que no podía esperar. «A raíz de aquello, muchísima gente me ha contactado, no te lo puedes ni imaginar, que me ha dicho que tenía los síntomas y que ha ido al médico y se lo han diagnosticado también. Personas que no conocía… Ese fue el motivo por el que lo quería hacer. Sabía que había gente como yo, que no sabía bien lo que les pasaba y que podrían tener lo mismo», asegura. «No me esperaba esta repercusión, la única que lo sabía de antes era mi familia más cercana, ni siquiera mis tíos», destaca la golfista.

Con estas imágenes anunció Muñoz que sufría la enfermedad de Hashimoto
Con estas imágenes anunció Muñoz que sufría la enfermedad de Hashimoto / INSTAGRAM

Aunque lo cierto es que la humildad de la malagueña no le dejaba que este problema le eximiera de toda culpa de posibles malos resultados en competición, desde que se encuentra mejor, la golfista no ha parado de ascender en el 'ranking' mundial. Desde 2010, Muñoz disputa el Ladies Proffesional Golf Association Tour, el circuito de la asociación estadounidense de golfistas y el más exigente del mundo, donde se encuentra, actualmente en el número 26, la mejor posición desde 2014, cuando cerró la gira la decimocuarta del mundo. «El año pasado tuve muchos problemas físicos, también me operaron de apendicitis… Fue de las temporadas más difíciles. «Con esta temporada estoy muy contenta, empecé bien desde el principio y mi objetivo es estar entre las 20 primeras», explica.

La misma posición de esta media campaña es la que mantiene también el en 'ranking' de ganancias por las citas acumuladas, donde ya suma, desde la tercera semana de enero, más de 400.000 dólares (en torno a 350.000 euros). Aunque, de nuevo, su carácter más reservado, hace que la malagueña prefiera no hablar sobre el dinero. «Tengo mi casa y mi vida, tengo lo que necesito», asegura. Con 30 semanas de competición al año, a la marbellí le falta tiempo para invertir este en ocio, por ejemplo. Y es que su liga hace que tenga que viajar por todo el mundo. «Bahamas, Tailandia, Australia, Singapur… Y vamos mucho por Asia, unas ocho semanas al año, porque allí tenemos muchos patrocinadores y hay mucha afición, es como el fútbol en Europa», argumenta sobre el golf femenino.

«Sabía que había gente como yo, que no sabía bien lo que les pasada y que podrían tener lo mismo»

Todo ello además de una rutina semanal en la que entrena los martes, los miércoles juega un 'pro-am' con los patrocinadores y compite de jueves a domingo. Necesita el cien por cien de ella misma y, de momento, lo está consiguiendo. Su siguiente gran cita comenzará el día 30 de este mes cuando se trasladará a Gran Bretaña para el British Open, después de unos días en Marbella, donde también entrenará en Guadalmedina.

Aunque, sin duda, una de las citas que más ansía que llegue la malagueña cada año es la del Open de España, más cercana al cierre de la temporada. «Todavía no han anunciado la sede, pero será en Marbella», asegura. Una referente en casa, donde podría volver a levantar otro título más adelante, y también fuera de ella, sirviendo como ejemplo a muchas personas, por su valentía. Ya sea dando un paso al frente con su enfermedad o tomando la misma decisión que tomó ella hace unos años, mudarse al otro lado del charco para formarse y convertirse en la profesional que es hoy día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos