El puzzle de la Eurocopa

El seleccionador español de fútbol, Robert Moreno,/Efe
El seleccionador español de fútbol, Robert Moreno, / Efe

La España más plural, ante el triple reto de cohesionarse, celebrar el récord de Ramos y sellar con triunfos ante Noruega y Suecia el billete para su séptima cita continental consecutiva

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Sellar el billete para el su séptimo europeo consecutivo, celebrar con otro triunfo el inminente récord de internacionalidades de Sergio Ramos (168), aumentar la competencia interna, hacerles sentir a los jugadores que todos son importantes y reforzar el ideario del seleccionador Robert Moreno, son los principales objetivos con los que España se concentraba este lunes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para preparar sus próximos compromisos a domicilio ante Noruega y Suecia, el 12 y 15 de octubre, respectivamente.

A ocho meses de un torneo que por primera vez en la historia se celebrará en 12 ciudades de otros tantos países por una cuestión económica, toca reinventarse. Robert Moreno debe cohesionar un puzzle enorme, inaudito. Sus dos primeras convocatorias han conseguido un curioso récord: en ambas hay un total de 17 equipos representados en la lista de jugadores escogidos. Además, Real Madrid, Barcelona y Atlético, los tres grandes y primeros clasificados de LaLiga, sólo aportan cuatro jugadores a la última lista, los mismos que el Villarreal, convertido en el principal vivero de la selección. 'Tiempos nuevos, tiempos salvajes', como rezaba uno de los temas estrella de Ilegales, lanzado en 1983.

Manchester City, Manchester United, Chelsea y Arsenal, de la Premier; Nápoles, Lazio y Roma, del 'Scudetto'; Bayern de Múnich, de la Bundesliga; PSG, de la Ligue 1 francesa; y Villarreal, Sevilla, Athletic, Valencia, Real Sociedad, Barcelona, Real Madrid y Atlético, del campeonato español, nutren a la renovada selección española. Curiosamente, nueve de los 17 clubes no son de LaLiga Santander. Según Moreno, es una consecuencia directa del fútbol moderno, marcado por la presencia de pocos seleccionables en los equipos grandes y el éxodo del talento español a Europa.

Nada que ver con el pasado, cuando los grandes clubes forjaban la base del 'equipo de todos'. Moreno dice que preferiría disponer de un bloque con ocho o nueve jugadores de un mismo club, ya que así los automatismos serían más fáciles, pero asume que ahora no es como antes, cuando selecciones que marcaron época como Alemania y Holanda se fundamentaban en el Bayern o el Ajax. La ocasión en la que hubo menos equipos representados en una lista del combinado nacional español, la antítesis de lo que sucede ahora, data de de marzo 1929, cuando solo Real Madrid, Espanyol y Sevilla se vieron representados.

«No vienen a la selección los mejores sino los que creemos que se coordinan mejor». Esta sentencia, emitida por Robert Moreno durante la conferencia de prensa en la que desgranó su convocatoria, justifica su revolución, los nuevos métodos utilizados al frente de 'La Roja, donde sigue a rajatabla la máxima de anteponer los estados de forma y las necesidades puntuales del grupo a la fama o el historial de los futbolistas. «Si no actuase así, sería injusto conmigo, con mi staff y sobre todo con los jugadores, que desde el principio saben que estar en la selección depende de ellos de su día a día con sus clubes», insiste el joven técnico catalán al preguntarle por tanto cambio, con ocho novedades respecto a los choques recientes ante Rumanía e Islas Feroe.

Libertad para concentrarse

Vanguardista también el seleccionador al ofrecer la relación de elegidos, a través de un vídeo en el que simulaba estar en un aeropuerto y embarcar según la procedencia de los profesionales, y concentrarse. En principio, los 24 elegidos debían de estar en la Ciudad del Fútbol de las Rozas antes de las 20.30 horas, pero al final se les concedió libertad para incorporarse a la hora de la cena, dormir en la residencia o llegar ya el martes para desayunar, antes del primer entrenamiento, que dará comienzo a las 11 horas a puerta cerrada.

De momento, el conglomerado de Moreno está avalado por los buenos resultados, ya que España se presentará el próximo sábado en el estadio Ullevall de Oslo con pleno de seis victorias en el camino hacia la Eurocopa, y por las exigencias sociales de cambio, de dar paso a los jóvenes hambrientos de triunfos, tras un pasado reciente en el que la selección absoluta fracasó tanto en la Eurocopa de 2016, donde el combinado de Vicente del Bosque cayó en octavos ante la Italia de Antonio Conte, como en el Mundial de Rusia 2018, cita en la que tras la destitución de Julen Lopetegui el equipo del interino Fernando Hierro perdió por penaltis ante los anfitriones, también en el primer cruce.

La presión para el novato Moreno, un soplo de aire fresco al no estar hipotecado por su relación pasada con los jugadores, le llegará, seguramente, a hora de dar la lista definitiva para el Europeo. Si mantiene su criterio, es probable que se caigan pesos pesados o vacas sagradas, aunque a día de hoy apenas resisten los 'Sergios', Ramos y Busquets. Si los resultados no acompañan, arreciarán los reproches de quienes sostienen que en esta España puede jugar cualquiera por el mero hecho de atravesar un buen momento coyuntural y proclaman que a las grandes citas hay que ir con jugadores curtidos, acostumbrados a las altas exigencias en sus equipos.

Trece años de la debacle en Estocolmo, ya sin Raúl

Este lunes se han cumplido trece años desde que la España de Luis Aragonés saliera herida de muerte en Suecia, donde cayó por 2-0 y encadenó su segunda derrota consecutiva en el turbulento camino hacia la Eurocopa de 2008. Elmander al principio y Allback ya cerca del final, tras un nefasto repliegue defensivo en el que solo Puyol esprintó para achicar, sacaron los colores a un equipo del que ya se había caído Raúl, el '7'. Aunque meses después España aún sucumbió ante Letonia en un esperpéntico choque en el Carlos Tartiere, con huida posterior de Luis en su coche, aquella fatídica noche de Solna marcó un punto de inflexión. En esa España había jugadores de solo ocho equipos, con tres de del Barça (Iniesta, Puyol y Xavi), Real Madrid (Casillas, Reyes, luego sustituido por Antonio Puerta y Ramos), Valencia (Albelda, Villa y Angulo), Atlético (Antonio López, Pablo Ibáñez y Fernando Torres) y Liverpool (Reina, Xabi Alonso y Luis García).