Chloe Logarzo, la 'Superwoman' al rescate de Australia

Chloe Logarzo, la 'Superwoman' al rescate de Australia

Celebró emulando la superheroína de DC Comics como homenaje a su amiga Laura Alleway que le cantaba Alicia Keys antes de cada partido

EMMANUEL BARRANGUETGrenoble

La identidad secreta de la 'Superwoman' australiana se ha hecho pública: se llama Chloe Logarzo, juega al fútbol, estuvo a punto de perderse el Mundial por lesión y consigue goles decisivos. El martes tiene una ocasión de oro para demostrarlo, contra Jamaica. Con las manos en las caderas, la cabeza alta y una mirada orgullosa, Logarzo festejó su empate contra Brasil (victoria final de Australia por 3-2), con una pose de Superwoman, la superheroína de DC Comics. «Era por Laura Alleway», cuenta Logarzo, en homenaje a su amiga y compañera de equipo, que tuvo que renunciar al Mundial de Francia por una lesión en un pie. «Mi celebración fue por ella. Sentada a mi lado en el vestuario me canta Superwoman (canción de Alicia Keys) antes de cada partido. Ella lo hace bien, ¡yo canto fatal!», sonríe. «Me la cantó por teléfono y la escucho antes de comenzar cada partido. Ya lo sé, es un poco empalagoso», dice esta mediocampista de 24 años, 40 veces internacional con las 'Matildas'. Alleway está en la grada, «no se perdería un partido por nada en el mundo», señala Logarzo.

La jugadora del Sydney FC sabe bien lo que está sintiendo su amiga, ya que ella misma se tuvo que perder el Mundial de Canadá en 2015 por un problema físico. E incluso estuvo cerca de perderse también el de este 2019. «Me rompí la pierna. No sabía si podría estar», cuenta Logarzo, elegida mejor jugadora del partido en la remontada ante las brasileñas, de 0-2 para las sudamericanas al 3-2 para las oceánicas.

El pasado 16 de febrero, en la final del campeonato de Australia que ganó con el Sydney FC ante el Perth Glory, Logarzo sufrió una lesión de tobillo, en un partido en el que marcó el último gol. Menos de un mes después supo que su pierna sufría también una pequeña fractura, pero que necesitaba inmovilización. «Temí por Francia», admite la jugadora, que tenía este Mundial como gran prioridad. El seleccionador, Ante Milicic, decidió llevarla a la concentración organizada en Colorado en abril, aunque no podía jugar todavía, para que siguiera formando parte del equipo. «Se estaba recuperando de la lesión y dio mucha energía al grupo», recuerda el entrenador, que destaca de ella «su sentido de la transición ofensiva, su calidad en la presión». «Contra Brasil estuvo excelente, estoy muy orgulloso de ella. ¡Bien hecho, Chloe!», exclamó.

Superwoman está acostumbrada a luchar, también contra sus propias limitaciones. Por ejemplo la de su estatura (1,65 metros). Después de la victoria sobre las brasileñas, que ha reimpulsado las opciones australianas en este Mundial tras la caída inicial ante Italia, todo parece posible para las 'Matildas'. «Haber conseguido esos tres puntos nos ha dado mucha confianza, sobre todo porque jugamos como queríamos, conservando el balón en el suelo, haciendo pases...», cuenta. «Hemos demostrado de qué metal estamos hechas», insiste Logardo. ¿Quizás de plata, como los brazaletes de Superwoman?