El malagueño Jesús Carralero, con serias opciones de jugar en la NCAA con la Universidad de Charlotte

El malagueño Jesús Carralero continuará con su carrera en Estados Unidos. /ÑITO SALAS
El malagueño Jesús Carralero continuará con su carrera en Estados Unidos. / ÑITO SALAS

El alero formado en la cantera del Unicaja tiene varias propuestas para seguir con su formación académica y deportiva en Estados Unidos

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Jesús Carralero continuará con su aventura en Estados Unidos. El jugador malagueño dará el salto a la liga universitaria (NCAA) posiblemente con la universidad de Charlotte, por lo que dará el relevo a Francis Alonso y Rubén Guerrero, que ahora acaban si ciclo al otro lado del Atlántico, y se une a Golden Dike, también canterano del Unicaja que estaba en el Madrid y que jugará con Loyola.

Carralero ha estado un año en Estados Unidos con Link Year una 'prep school' con la que ha preparado el acceso a la universidad logrando una excelentes notas, además de jugar al baloncesto. La experiencia ha sido muy positiva pues el equipo del paleño ha finalizado octavo a nivel nacional, él ha tenido un rol protagonista y ha conseguido su objetivo de generar el interés de varias universidades. Ahora pasa unos días de descanso en Málaga antes de regresar a Estados Unidos para concretar su futuro. Carralero, de 2,03 metros y 18 años, ha recibido varias propuestas, pero el proyecto que más le atrae es de la Universidad de Charlotte, que milita en la Conferencia Estados Unidosde la División I, pese al interés de Greensboro, donde jugó Francis Alonso, y de Campbell. Carralero ha valorado el hecho de que esté construyendo un nuevo equipo de un perfil más físico tras una mala temporada, el interés que mostró el técnico Ron Sánchez y la posibilidad de estudiar una Ingeniería.

El alero malagueño fue internacional con España sub-16 y destacó con el equipo júnior del Unicaja que disputó la final del Adidas Next Generation de la Euroliga en Coín, el torneo infantil en el que participan las mejores canteras de Europa. Cuando acabó su etapa júnior, el club cajista, como a Morgan Stilma, le puso sobre la mesa un contrato para seguir en el equipo EBA y entrenar con la primera plantilla, aunque él tenía claro que quería formar parte en el día a día de un equipo, de ahí que aceptase la propuesta para marcharse a Estados Unidos. Ahora tendrá por delante cuatro años para desarrollarse como jugador y estudiar una carrera universitaria.

Además de Carralero y Golden Dike, hay más malagueños en la NCAA. En la Universidad de Alderson Broaddus, de la segunda división, ha jugado esta temporada Yolanda Florido, y Enrique Cortés, que hace unas semanas terminó su ciclo deportivo y universitario con Metro State Roadrunners de Denver.