«La tele ya no piensa en grande»

Borja Terán muestra su nueva publicación./efe
Borja Terán muestra su nueva publicación. / efe

El crítico televisivo Borja Terán pasa revista en su primer libro a autores, series y programas que han dejado huella

JUANFRAN MORENO

El crítico televisivo Borja Terán (Santander, 1981) se ha lanzado a escribir su primer libro 'Tele. Los 99 ingredientes de la televisión que deja huella' (Somos Libros), una obra que repasa la influencia de los referentes catódicos, las claves y los trucos de la pequeña pantalla, junto a las iconografías de lo cotidiano elaboradas por el diseñador Efe Suárez.

El primer ingrediente de la «televisión que deja huella» defendida por Terán, crítico de TV en 'La Información' y colaborador de 'Julia en la Onda' (Onda Cero), es 'Verano azul' (1981), la mítica serie que La 2 está reponiendo este verano (13.45 horas), y que, a juicio del divulgador cántabro, «cuidaba los detalles y retrataba su época con sentimientos universales que siguen cautivando a la audiencia casi cuarenta años después». Porque Antonio Mercero, su creador, «sabía plasmar nuestra sociedad con mucha sensibilidad», explica. Y pone el ejemplo posterior de 'Farmacia de guardia' (Antena 3, 1991), donde Mercero «también supo reflejar la realidad de su tiempo con personajes secundarios que representaban la pluralidad de aquellos años». La ficción protagonizada por Concha Cuetos aprovechó sus grandes audiencias para mostrar que el sida no se contagia por contacto, e incluyó en uno de sus capítulos a una niña portadora del VIH. Y los actores protagonistas besaron a la joven para concienciar y derribar los prejuicios de la enfermedad.

De 'La bola de cristal' (1984), una de las revoluciones catódicas de los 80, el analista revela su importancia para los anales de Televisión Española. Un programa creado por Lolo Rico «que huyó de la condescendiente infantilización de los espacios para niños y los trató como adultos». «Confiaba en la inteligencia y mirada crítica del espectador. Era un programa que nos enseñaba desmontando la realidad. La fantasía sin complejos», precisa Terán. Pero la tele generalista ya no habla el idioma de los más pequeños y ha llevado a la práctica desaparición los contenedores infantiles. «Necesitamos espacios atrevidos, irreverentes y educativos que potencien la curiosidad, la inquietud y el pensamiento crítico de los más jóvenes», ilustra.

El libro de Terán rinde homenaje a los creadores y autores de la pequeña pantalla. De Chicho Ibáñez Serrador ('Un, dos, tres', que tuvo distintas etapas entre 1972 y 2004) a Jesús Hermida; y de profesionales pioneras, como la presentadora María Teresa Campos, la «gran autora de nuestra televisión», sostiene el periodista. «En una época en que a las mujeres se les daban programas que se consideraban menores, María Teresa creó un magacín de la nada y lo popularizó. Ahora todos los matinales beben de ella, pero sin su creatividad», explica Terán, quien revela que la malagueña fue la artífice en incluir el análisis político al mediodía en 'Día a día' (Telecinco, 1996).

'Anillos de oro', 'Cuéntame'...

En esa línea de recordar las ficciones españolas que mejor supieron retratar a la sociedad de su época, Terán destaca 'Anillos de oro' (1983), protagonizada por unos jóvenes Ana Diosdado e Imanol Arias, donde se abordaron asuntos espinosos en aquellos tiempos como la homosexualidad o el divorcio. «Es una de esas series que se han convertido en documentales de la época en la que se rodaron por haber creado una radiografía realista de su tiempo», explica. O 'Las chicas de hoy en día' (1991), que se emitió en La 2. «Ya se atrevió a tratar temas que siguen de actualidad, como la violencia de género o el feminismo. Merece ser revisada».

Con 'Médico de familia' (1995), Terán cree que se marcó «un punto de inflexión» en la ficción española. «La televisión empezó a contar historias para todos los miembros de la familia». La primera gran serie de Telecinco fue tal éxito que la cadena comenzó a estirar la duración de sus capítulos para introducir más pausas publicitarias. «Y eso suponía un ascenso en la cuota de pantalla», añade.

De 'Cuéntame cómo pasó' (TVE, 2001), el experto afirma que es «la mejor serie de la televisión en España» pese a que la producción se tiró años en un cajón porque ningún directivo se atrevía a ponerla en marcha. Casi veinte años después de su estreno, se ha convertido en el gran emblema de la televisión pública. «Nos muestra cómo somos, cuidando los detalles que nos unen y sin caer en la trampa de las tendencias internacionales. Somos parte de la familia Alcántara».

La era del 'streaming'

El auge de las plataformas de 'streaming' - Netflix, HBO, Amazon Prime Video - está cambiando nuestros hábitos de consumo televisivo. Sin embargo, Terán afirma que la televisión lineal sobrevivirá. «La televisión como experiencia colectiva no va a morir. Se tiene que adaptar». En este sentido, el periodista opina que «no tener una parrilla de programación ordenada es el gran enemigo de las cadenas españolas». «En Estados Unidos, los canales tradicionales aguantan mejor la irrupción de las plataformas porque el espectador tiene las citas marcadas. Saben cuándo empieza una serie y cuándo acaba. La gente tiene que controlar su tiempo», reflexiona.

Terán opina que «la televisión ya no piensa en grande». Pero admite excepciones, como 'La Resistencia' (Movistar+) de David Broncano o 'El Hormiguero' (Antena 3). «Es un formato que no se relaja ni para de crear», subraya el crítico, que insiste en que el porvenir de la tele será de los que confíen en la creatividad. «La imaginación nos salvará, la mejor televisión posible es la imprevisible», apostilla.