Fin de semana de pesadilla

Jennifer Garner interpreta a una de las protagonistas en crisis en esta serie adaptada por Lena Dunham, de 'Girls' . /SUR
Jennifer Garner interpreta a una de las protagonistas en crisis en esta serie adaptada por Lena Dunham, de 'Girls' . / SUR

El remake norteamericano de la serie británica 'Camping' de Julia Davis parece fuera de lugar en todo momento

MIGUEL ÁNGEL OESTEMálaga

Después de 'Girls', Lena Dunham, esta vez junto a Jenni Konner, ya productora ejecutiva en 'Girls', adaptan la serie británica 'Camping', creada por Julia Davis. No he visto la serie original y, por tanto, no tengo referencia para compararlas. Pero lo que parece indudable es que Lena Dunham y Jenni Konner tratan de plasmar la crisis de cuatro parejas de mediana edad que se reúnen durante unas vacaciones para celebrar los 45 años de Walt (David Tennant), que vive bajo la influencia de su exasperante mujer Kathryn (Jennifer Garner), una mujer controladora, estresada, amargada, hipocondriaca y muy protectora con su hijo de ocho años.

Pero no es el único personaje con sus problemas, de hecho, el que más el que menos tiene un pasado complicado, como Joe (Chris Sullivan, aquí en un papel distinto a 'This is Us'), que ha estado tres veces en desintoxicación. Además del tema central de la crisis de la mediana edad, se exponen problemas acuciantes en la sociedad norteamericana como el racismo, las adicciones o las frustraciones que genera un ideal de éxito engañoso.

Lo primero que llama la atención en 'Camping' es que en la serie los diferentes elementos que se despliegan en el serial parecen fuera de lugar. Si bien la mirada cómica entre lo paródico y lo sarcástico tal vez no siempre se consiga, lo que sí resulta curioso es la radiografía –muy de hoy– de una serie de personajes que lo único que hacen es mirarse el ombligo, en un dardo obvio contra una sociedad tan narcisista como los personajes que las creadoras ponen en liza. Sin embargo, eso no es suficiente para que esta ficción televisiva funcione o conecte ni con el lado de la comedia ni con el evidente subtexto examinador que desarrolla. Y es que si bien las situaciones pretenden desplegar humor y sentido crítico, las secuencias adolecen de tono y ritmo. Es más, hay secuencias que se aceleran –como cuando Kathryn dispara en la noche una pistola de balines– pero que no encuentran nunca su eje. O secuencias que se detienen –cuando Jandice (Juliette Davis) le corta el pelo a la hermana de Kathryn, Carleen (Ione Syke)– y que funcionan más como tesis que como algo orgánico en el relato. Dicho con otras palabras, porque sirven para inclinar el peso cómico. Nada de esto, sin embargo, adapta un tono de extrañamiento o cercanía, como si la ambigüedad se hubiera ido también de viaje.

Ansiedad social

Tampoco contribuye la elección del reparto –hacía mucho tiempo que no veía un reparto tan desafortunado en una serie norteamericana–, aunque a ello quizá contribuye cómo están descritos los personajes y las situaciones con las que deben lidiar en más de una ocasión. Falta agudeza en los diálogos y en la sucesión de las acciones. Falta hondura en el retrato que quieren hacer a la hora de exponer el patetismo de los personajes. Porque al final la irritación o entusiasmo de los mismos resulta muy, pero que muy espurio. Esto sucede porque la metáfora es una delgada línea que una vez plantada no avanza, se queda estancada. 'Camping' ofrece poco e incluso uno tiene la triste sensación de que mira por encima del otro a la audiencia. Como si estuviese encantada –la serie, se entiende– de conocerse. Y eso resulta triste y complicado cuando uno se enfrenta no solo a escenas que no consiguen sus propósitos ni dramáticos, ni cómicos ni de análisis, sino que además se planifican casi de cualquier manera y con diálogos poco trabajados como la escena en la que el grupo se baña en el río mientras Jennifer Garner les grita que ese no es el día del baño, que está programado otro día. Una escena que en cierta medida define la serie.

Tal vez, lo que se intuye como motor de la serie es la radiografía de la ansiedad social a la que estamos expuestos y que nos convierte en seres tan exasperantes como los personajes de 'Camping'. O tal vez no, y entonces lo paródico del asunto deja de tener gracia. Pues si lo paródico no encaja, los conflictos o diferentes roces entre personajes –da igual si son sutiles o gruesos–, terminan siendo una numeración de exasperaciones que atentan a la paciencia del telespectador.

Suspense, hackers e historia en las nuevas series

MOVISTAR PLUS. El 2 de noviembre se estrenó la miniserie de diez episodios 'La verdad sobre el caso Harry Quebert', adaptación de la exitosa novela de Joël Dicker, que está protagonizada por Patrick Dempsey. 'La verdad sobre el caso Harry Quebert' narra la historia de cómo un conocido escritor es acusado del asesinato de Nola Kellergan, una joven adolescente desaparecida hace más de 30 años, y de cómo Marcus Goldman, su discípulo, que va a visitarlo a Maine para que lo ayude a encontrar una solución a su crisis creativa ante las presiones impuestas por la editorial, tiene que postergarlo para tratar de ayudar a su mentor.

HBO. Ayer, 4 de noviembre, se estrenó 'Hackerville', un trepidante thriller rumano-alemán sobre una red de hackers y los investigadores encargados de perseguirles. Cuando descubre el origen de un ataque hacker a un gran banco alemán en una red en Rumanía, la experta en ciber crimen de la BKA Lisa Metz es destinada desde Frankfurt a Timisoara, su ciudad de origen, para trabajar mano a mano con los investigadores locales liderados por el policía rumano Adam Sandor. Cuando Lisa y Sandor siguen la pista hasta un brillante hacker cuyo nombre en clave es Dark Mole, los tres se ven atrapados en un triángulo emocional que comienza con una gran desconfianza mutua, pero deriva en dependencia entre ellos. 'Hackerville' ha sido creada por Ralph Martin y el co-creador de 'Deutschland 83' Joerg Winger, y está producida por el reconocido director rumano Cristian Mungiu y Tudor Reu a través de la productora Mobra Films, con sede en Bucarest. La serie de seis episodios es la primera coproducción de ficción original de HBO Europe con el canal alemán TNT Serie.

HBO. También el 4 de noviembre llegó a la plataforma, 'Grisse', serie original de HBO Asia. 'Grisse' es un drama de época de ocho episodios de una hora, rodado en inglés y ambientado a mediados del siglo XIX, durante el periodo colonial en las Indias Orientales Neerlandesas. Los protagonistas son un heterogéneo grupo de personas que liderarán una rebelión contra el despiadado gobernador de la zona, consiguiendo hacerse con el control de la ciudad acuartelada de Grisse. Su unión hará posible que puedan tomar el control de su destino y escapar de la tiranía. Desarrollada y producida por HBO Asia en colaboración con Infinite Studios, la serie incluye en su reparto a actores procedentes de Indonesia, Japón, Malasia, Singapur y Europa. Mike Wiluan ('Buffalo Boys') ejerce de showrunner y director de la serie.