RoutArt, una pasarela artística entre Málaga y el mundo

Foto de familia de los promotores de RoutArt con algunos de los artistas participantes. /Salvador Salas
Foto de familia de los promotores de RoutArt con algunos de los artistas participantes. / Salvador Salas

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Si se cruza desde la plaza de Montaño y la calle Dos Aceras, a la vuelta de la esquina de la iglesia de San Felipe Neri espera un local que recupera desde la modernidad el antiguo esplendor del viejo barrio de los alfareros. Es el estudio compartido por los artistas Juanjo Fuentes, Eugenio Rivas, Sandra López y Alejandro Montiel. Será también el primer destino de RoutArt, el novedoso proyecto que este martes se presentaba en sociedad con la ambición de conectar a los artistas malagueños con los coleccionistas nacionales e internacionales a través de visitas personalizadas a los estudios de los creadores.

El taller de la calle Cabello será la primera parada de una iniciativa que el próximo día 24 alzará el telón con el presentador y escritor Boris Izaguirre como maestro de ceremonias en un recorrido que sumará al estudio de los artistas una visita al Museo Picasso Málaga y un encuentro posterior en El Pimpi. Es una de las tres líneas de trabajo planteadas por los promotores de RoutArt, la de visitas a cargo de personajes populares. Las otras dos vienen dadas por recorridos guiados por profesionales del sector artístico y por paseos bajo demanda de los interesados.

«Queremos fomentar el coleccionismo. Nos han inculcado que coleccionar obras de arte es algo para la élite, pero es una cuestión mucho más accesible de lo que mucha gente piensa», reivindicaba Alicia Gutiérrez, artífice de RoutArt junto a Elisa Solo de Zaldívar. Para empezar más de 30 artistas se han sumado a la iniciativa.

Uno de ellos, Javier Calleja, compartía este martes durante la presentación cómo surgió la iniciativa que ahora echa a andar. «La idea nace en un viaje, cuando veníamos de vuelta a Málaga íbamos hablando de los contactos que estábamos haciendo en varios países y cómo faltaban algunas estructuras que hicieran que la Málaga de los museos, que está muy bien, fuera una Málaga cultural».

Una plataforma eficaz

RoutArt quiere ser una de esas estructuras y para ello cuenta con el apoyo de instituciones como La Térmica, el Museo Picasso y el Patronato de Turismo. «Confío en que sea una plataforma eficaz para dar a conocer nuestro trabajo, porque se dirige a un público muy concreto de gente interesada en el arte», aportaba este martes Eugenio Rivas antes de acotar: «Sólo por la manera en la que están desarrollando el proyecto ya me hace confiar en que se trata de una incitativa muy potente».

«También como reto personal es importante, porque esperas llegar a más gente fuera del círculo más local, en el que todos nos conocemos más o menos y en ese sentido también puede estimularte como artista», apostillaba Sandra López. Justo ese afán de apertura lo compartía con Alejandro Montiel: «Al final corremos el riesgo que quedarnos en algo endogámico. Necesitamos abrir puertas y este proyecto puede dar más visibilidad, al margen de que puedas vender o no alguna pieza. El hecho que de que gente de fuera del círculo cercano conozca tu obra, ya es interesante».

Y el otro anfitrión, JuanjoFuentes, remataba: «Tú sólo no haces nada, necesitas gente alrededor». De eso trata, en esencia, RoutArt.