Rudolf Schenker, Scorpions: «La meditación me ayudó a crear canciones como 'Still loving you'»

Rudolf Schenker, guitarrista y fundador de Scorpions. /Erik Kabik (Kabik Photo Group)
Rudolf Schenker, guitarrista y fundador de Scorpions. / Erik Kabik (Kabik Photo Group)

La banda encabeza en junio el Rock the Coast en Fuengirola. Con 70 años y más de medio siglo de música, el guitarrista no renuncia a los escenarios. «Esta es mi vida»

REGINA SOTORRÍO y RACHEL HAYNES

Con ese aspecto de tipo duro, rasgueando la guitarra eléctrica con chaqueta de cuero y pantalones rajados, cuesta imaginarle en una postura de recogimiento y en silencio mientras medita. «Por supuesto que no pega, pero no finjo y ese es quizás el truco. Mi guitarra es blanca y negra, como el ying y el yang, no soy una persona normal», dice al otro lado del teléfono Rudolf Schenker. Puede que ahí resida el secreto para que a sus 70 años siga subiéndose a los escenarios de medio mundo con una energía asombrosa. Lo que es seguro es que esa práctica está detrás de su éxito: «La meditación me ayudó a crear muy buenas canciones como 'Still loving you', 'Lady Starlight' y 'Rock you like a hurricane'». Y es también la causa de que el 'rockstar' no se haya impuesto al hombre. «Cuando las personas tienen éxito y todas esas fiestas, a veces se pierden; pero yo siempre encuentro mi camino de regreso al centro», asegura el guitarrista y fundador de Scorpions.

La emblemática banda alemana encabeza el cartel del primer Rock the Coast, el festival que el 14 y 15 de junio convierte los alrededores del Castillo Sohail de Fuengirola en epicentro del hard rock, el heavy metal y el glam rock con veteranos de la escena internacional. Para Rudolf Schenker será un entorno conocido. Comenzó a viajar a la Costa del Sol de niño acompañando a su padre, «un gran fan de España», y después volvería él con su propia familia.

Aquí celebrará los 54 años de vida de Scorpions. Se ríe al recordar cómo al principio los suyos le animaban a encontrar «un trabajo adecuado». «¿Cuánto tiempo vas a hacer eso? El año que viene lo de la música habrá terminado ¿y qué harás entonces?», le decían. Él les pedía que le dejaran encontrar su camino... «Y ya son 54 años tocando rock. ¡Es increíble!», exclama. Es su vida y, al mismo tiempo, parte de la vida de los demás. «Mucha gente viene y nos dice 'es tan genial que aún toquéis, sois parte de mi infancia y de mi loca juventud'. Al final es así. Los locos no somos nosotros, bromea antes de soltar una carcajada.

«Cuando un roquero muestra sus sentimientos, ese sentimiento en la música se hace más fuerte»

Y lo que les queda. Porque a pesar de algún anuncio de retirada que jamás se materializó, Scorpions sigue en la carretera. Por un lado, porque los conciertos les mantienen activos. «Obtenemos nuestra energía de conocer a los fans, de estar en el escenario, de ver a todos sonrientes, llenos de emoción. Si das energía, siempre la recibes de vuelta y siempre sube, sube, sube y al final llegas al clímax», asegura. Y por otro, porque hay una nueva generación que les descubrió durante su supuesta gira de despedida y ahora no les deja marchar. «Teníamos más de un millón de personas en Facebook en 2010 y ahora tenemos alrededor de 10 millones», detalla Schenker. De sus seguidores virtuales, el 80% –especifica– tiene entre 16 y 28 años.

'Return to Forever', publicado en 2015 por el 50 aniversario de la banda, fue una declaración de intenciones: «No renunciamos, esta es nuestra vida». Han reducido el ritmo de conciertos –«ya no tantos como en los 80, cuando hacíamos hasta 250»– y solo eligen aquellos destinos que realmente les apetece, pero no hay intención de parar. Padre de un niño de tres años –y abuelo también de dos adolescentes–, asegura que para su pequeño es toda una experiencia. «Es divertido para él, puede ver mundos diferentes. Así que lo disfrutamos y la amistad del grupo sigue ahí, la química es la correcta. Tenemos todo lo que necesitamos para dar a las personas lo óptimo», sentencia.

Al estudio en mayo

Tanto es así, que en mayo se citarán en el estudio con la idea de empezar a trabajar en un nuevo disco. Pero «sin presión», insiste Schenker. «Juguemos juntos, divirtámonos y veamos lo que sale. Cuando creamos que es fantástico, la diversión saldrá en un álbum», señala.

Quizás en Málaga se escuche un anticipo de lo que está por venir –«Es posible», deja caer–, pero lo que no faltarán serán sus 'hits' inmortales, entre los que se encuentran algunas de las baladas heavies más importantes de la historia de la música. «Siempre me preguntan por qué son tan exitosas las baladas tocadas por una banda de rock. Y respondo que cuando un roquero muestra sus sentimientos, ese sentimiento en la música se hace más fuerte», asegura. La mítica 'Still loving you' –que tardaron siete años en grabar– «provocó el 'baby boom' en Francia y en 1985 fue el single más vendido de la historia». Con 'Wind of Change' se convirtieron en una de las primeras bandas de rock en tocar en la Unión Soviética a finales de los 80 con diez conciertos en Leningrado que mandaban al mundo un mensaje de apertura en el todavía régimen comunista. Y con 'Rock you like a hurricane' pusieron a bailar a medio mundo. De ahí su lema «amor, paz y rock and roll».

Muchas nacieron tras una estricta rutina: «Mi día a día era despertar, no desayunar ni un café, ir a meditar y componer, meditar y componer», detalla. Es más, en las fiestas de los 80, «cuando volvía a casa no bebía nada, hacía meditación». «La mayoría de las personas quieren ser diferentes de ellos mismos. Yo encontré mi camino a través de la meditación».

Recuerda los 80 como un tiempo «fantástico». Los 90, en cambio, fueron «terribles» con una fuerte competencia de las bandas alternativas y grunge que ellos salvaron gracias al mercado asiático: «Así que no tuvimos que sufrir, fuimos a Tailandia, Filipinas, a Corea...». Pero Schenker no habla del pasado con nostalgia. «No puedes volver atrás, siempre tienes que encontrar tu sitio en cada momento», añade. El suyo está donde esté su público y su característica guitarra eléctrica.

Rock the Coast

Cartel
Scorpions, Europe, UFO, Ritchie Blackmore's Rainbow, The Darkness, Twelve Foot Ninja, Seventh Wonder, Tribulation (Official), Aborted, Von Hertzen Brothers y Jinjer, entre otras.
Fechas
14 y 15 de junio, con una fiesta de presentación el 13.
Lugar
Marenostrum Castle Park de Fuengirola, con dos escenarios principales en la loma del Castillo Sohail y otro en el interior.
Entradas
Abono completo: 130 euros. Entrada viernes o sábado: 80 euros. Entrada concierto de presentación día 13: 20 euros.
Más información
En la página web del festival.