Los músicos de la OFM intensifican sus demandas al consorcio

Los músicos leyeron un manifiesto reivindicativo en el último programa de abono en el Cervantes./Migue Fernández
Los músicos leyeron un manifiesto reivindicativo en el último programa de abono en el Cervantes. / Migue Fernández

El comité de empresa pide «recuperar las plazas amortizadas» y exige participar en el proceso de elección del nuevo director titular y artístico

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

«Vamos a llegar hasta el final», asegura de palabra el presidente del comité de empresa de la Orquesta Filarmónica de Málaga, Albert Reig. Por escrito, en un comunicado enviado a la prensa, los músicos piden la «recuperación de las plazas amortizadas», exigen participar en el proceso de elección del nuevo director titular y artístico y solicitan que la violín primero Marina Peláez «conserve su plaza indefinidamente» (ahora temporal por un cambio en el proceso de contratación por exigencias de la Intervención municipal). El comité de empresa responde así al escrito que el consorcio de la OFM (Junta y Ayuntamiento) distribuyó entre el público en el último programa de abono para contrarrestar la anunciada protesta de los profesores, que lucieron lazos rojos y leyeron un manifiesto.

Los músicos intensifican así sus demandas al consorcio. En la nota, lamentan su «tono soez y cercano al menosprecio» y le piden arreglar «cuanto antes» la mella dejada por «tantos años de minoración presupuestaria». En contra de lo manifestado por la gerencia de la OFM, el comité de empresa no cree que la orquesta sea «ejemplo de buena gestión» pese a que la situación financiera es la mejor de las orquestas andaluzas. «Lo único reconocido a nivel nacional es que solamente la OFM ha recortado su plantilla. Tampoco el ofrecer contratos de interinidad debería sustituir en ningún caso a la oportunidad de convocar plazas», se lee. Los representantes de los trabajadores critican que el texto del consorcio les trate como «privilegiados laborales y económicos». «Tenemos un horario totalmente cambiante y unos salarios que, por poner un ejemplo, son inferiores a los de la Banda Municipal. Es lamentable, reprochable e indigno de quien se dedica a la actividad cultural emitir estos comentarios», añaden.

Reiteran además su queja por la convocatoria de un concurso público para el puesto de director titular con el requisito de dominar el español y ser ciudadano de la UE o estar en situación regular. Según la gerencia, se trata de una apuesta por el talento nacional. «No es lógico que la apuesta por el talento español permite presentarse a un candidato de la Unión Europea y no a uno de Latinoamérica. El talento nunca ha tenido fronteras», señala el comité, que sospecha que «ya se piensa en algún candidato concreto». Creen, además, que la sola presencia de la concertino en la comisión técnica que elegirá a la futura batuta es insuficiente para representar la opinión de los músicos.