Los músicos de la OFM van hoy a la huelga tras agotar la última vía de negociación

Momento en el que los músicos leyeron un manifiesto reivindicativo en uno de los últimos conciertos en el Cervantes./ Migue Fernández
Momento en el que los músicos leyeron un manifiesto reivindicativo en uno de los últimos conciertos en el Cervantes. / Migue Fernández

La Junta rechaza asumir sus peticiones, pese al visto bueno inicial del Ayuntamiento, que por "lealtad" acata la postura de su socio en el consorcio. Será el primer paro en la historia de la OFM

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Ni un solo día ha faltado la Orquesta Filarmónica de Málaga a su cita con el público del Cervantes en sus 28 años de trayectoria. Hasta hoy. La músicos de la OFM van a la huelga tras agotar esta mañana la última vía de negociación. El encuentro de conciliación celebrado en el Sercla (Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales en Andalucía) ha terminado sin acuerdo al rechazar el consorcio, integrado por Junta y Ayuntamiento, los puntos de consenso alcanzados entre los músicos y la gerencia. Aunque el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se mostró dispuesto a asumir esos planteamientos, se ha encontrado con la oposición del Gobierno andaluz, que ha adoptado una postura global de no mover ficha en ninguna orquesta pública andaluza (también Sevilla está hoy en huelga).

«Es una pena que no podamos concretar el ‘sí’ a lo negociado, pero el temor a distorsionar y crear problemas en el ámbito autonómico nos impide apoyarlo, sería una deslealtad», detalló De la Torre. La polémica se centra en uno de los puntos del principio de acuerdo. Según el documento consensuado por los músicos y la gerencia, la empresa se comprometía a cubrir todas las plazas vacantes con contratos temporales de interinidad hasta que la ley permitiera su cobertura mediante oferta de empleo fijo. Una exigencia que, como manifestó De la Torre, es asumible en el caso de la orquesta de Málaga, con una economía saneada y «sin una plantilla exagerada»: algo más de 80 músicos frente a los más de cien de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. «Según me explicaba el señor Francés, si esto se extrapola a la orquesta de Sevilla crea problemas dentro de las previsiones presupuestarias de la Junta», aclaró, haciendo alusión al secretario general de Innovación Cultural y Museos que encabeza las negociaciones andaluzas.

Por eso, para «evitar romper la armonía que ha caracterizado a las relaciones entre Junta y Ayuntamiento para la orquesta», el Consistorio optó por dar un paso atrás y dejar la «última palabra» en este conflicto a la Junta de Andalucía. Desde la Consejería de Cultura, por su parte, insistieron en que "no hay motivos" para la huelga en la OFM, "con un remanente de medio millón de euros y la tasa de ocupación más completa de todas las orquestas andaluzas". Recordaron, además, que los esfuerzos se están centrando en salvar la situación de Granada, en quiebra técnica, y de Sevilla, en causa de disolución. No obstante, no descartaron subir la aportación a Málaga a partir de enero.

Así las cosas, el concierto que iba a cerrar hoy y mañana la temporada de abono en el Cervantes se queda en suspenso. El paro está convocado desde las 20.00 a las 23.00 horas, por lo que los músicos ensayarán con normalidad a lo largo de la mañana y prevén acudir al teatro, pero no saldrán a tocar. "No queremos, pero nos obligan a hacer la huelga. Estaremos hasta última hora preparados por si acaso", señala el presidente del comité de empresa, Albert Reig. Pero, tras intensas negociaciones durante la noche de ayer y la mañana de hoy, la desconvocatoria resulta muy poco probable.

Alrededor de 1.150 personas tenían su entrada para el programa de hoy y mañana, que suponía el debut de la soprano Berna Perles en solitario con la Orquesta Filarmónica en el Cervantes, con parte del repertorio inédito para ella (como 'Cinco canciones negras' de Montsalvage). Aunque en un principio se anunció que el concierto se sustituiría por un recital de Berna Perles solo acompañada por el piano, la gerencia de la OFM decidió anularlo para evitar tensiones. El precio de las entradas será devuelto a los abonados y a quienes adquirieron su localidad.

Hasta el mediodía del jueves, la huelga parecía una opción lejana. Los músicos y la gerencia llegaron el pasado miércoles a un consenso, que debía ser ratificado por los miembros del consorcio: Junta y Ayuntamiento. En ese documento, además de la cobertura de las plazas vacantes, se daba a los músicos un mayor peso en la elección del nuevo director titular y se posponía la oferta de empleo público sobre la plaza de ayuda de concertino hasta la resolución judicial del caso de Marina Peláez (que terminará su relación con la OFM esta temporada pese a haber ganado una audición pública por una corrección en el proceso de contratación). Además, el presidente del comité de empresa sería invitado a la junta general y, por su parte, el gerente podría asistir a las asambleas de trabajadores.

Temas

Málaga