Espacio 0: arte en el campus de Teatinos

Banksy y Chris Boyle firman algunas de las obras reunidas en Espacio 0, situado junto al Contenedor Cultural. /SUR
Banksy y Chris Boyle firman algunas de las obras reunidas en Espacio 0, situado junto al Contenedor Cultural. / SUR

La Universidad de Málaga estrena el día 25 una nueva sala de exposiciones en el Contenedor Cultural

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Lo de Mahoma y la montaña lo está aplicando casi a rajatabla la Universidad de Málaga (UMA) con su oferta cultural, llevando buena parte de su agenda al corazón del campus de Teatinos y manteniendo la pica del Rectorado en el centro histórico de la ciudad. Con esa premisa abría sus puertas hace casi tres años el Contenedor Cultural, que en este tiempo ha desplegado su actividad, sobre todo, en el ámbito de la música, las artes escénicas y los talleres de formación. A esa programación se suma ahora una nueva sala de exposiciones bautizada como Espacio 0, a modo casi de «hijo mayor» de la Galería Central que desde una década acoge exposiciones en los pasillos de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

El grado de parentesco entre ambos espacios lo ofrece alguien que ha estado en el origen de ambas iniciativas: la actual vicerrectora de Cultura de la UMA, Tecla Lumbreras. «Tenemos que traer las propuestas al lugar donde están los estudiantes, de modo que planteamos este Espacio 0 como un complemento a la oferta formativa en una vertiente cultural», sostiene Lumbreras sobre el nuevo equipamiento que abrirá sus puertas el día 25 con un montaje del llamado 'arte urbano'.

«Abrimos con mucho orgullo las puertas de este nuevo espacio con las obras de arte urbano de la colección privada del comisario Agustín Linares Pedrero (a la que he tenido la suerte de poder sumar una pieza de las pinturas murales del británico D*Face y el estadounidense Obey situadas en el Soho», ofrece Lumbreras en el catálogo de 'Urban Culture'. Así, la muestra inaugural desplegará hasta el próximo 7 de junio «un recorrido por el arte callejero de más relevancia que recoge nombres de reconocidos artistas tales como Banksy, Chris Boyle o ArikaUno entre otros cuyas obras tienen una fuerte carga críticas y política», en palabras de la vicerrectora.

«Queremos seguir la línea de Galería Central, planteando un espacio que recoja la parte más creativa de la comunidad universitaria, desde alumnos y antiguos alumnos a profesores», sigue Lumbreras sobre la línea de programación que correrá en paralelo al calendario lectivo. La puesta en marcha de Espacio 0 ha supuesto una inversión global de 315.000 euros, tal y como detallan desde el Vicerrectorado de Cultura de la UMA. El nuevo equipamiento suma una superficie útil de 141 metros cuadrados, repartidos en dos salas expositivas de 51,5 y 67 metros cuadrados. De este modo, el espacio expositivo se incorpora a la oferta cultural del Contenedor que ya cuenta con sesiones de cine (martes), artes escénicas (miércoles) y música (jueves). Desde la UMA añaden que el horario de visita de Espacio 0 será de lunes a viernes de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30 horas, con la entrada gratuita.

El comisario del montaje inaugural avanza que 'Urban Art' reúne piezas realizadas de manera preferente en papel o lienzos. «También están otros soportes sobre los que trabajan estos artistas: el papel moneda -tanto Warhol como Hering dibujaron sobre billetes-; las señales de tráfico u objetos urbanos -como hace Btoy o Cope2-; las latas de spray -lanzadas por Mr. Brainwash-; las camisetas -Richard Seen-; y finalmente los 'skateboard'», detalla Linares.

A pie de calle

«Los artistas callejeros -prosigue el comisario del montaje- utilizan diferentes herramientas para comunicarse con los transeúntes, haciendo preguntas sobre asuntos sociales y expresando sus preocupaciones políticas. Es por eso que el arte callejero a menudo se refiere a un arte no autorizado, en oposición a las iniciativas gubernamentales, incluso se convierte en una plataforma poderosa para tocar al público con problemas importantes».

Así, el comisario de 'Urban Art' sostiene: «Aunque el arte callejero es técnicamente ilegal, por haber sido clasificado incorrectamente como grafiti, puede tener un impacto positivo en la ciudad al revitalizar zonas deprimidas o mostrar debates sociales taimados. Por ello, se debería promover y proteger este tipo de arte». 

Linares saca a colación el caso malagueño: «Si bien el 'street art' sigue siendo ilegal en la mayoría de los lugares del mundo, muchas ciudades han comenzado a reconocer los efectos positivos que puede tener la obra de arte entre sus residentes y en determinados entornos urbanos, encargando murales para las paredes de sus edificios aunque en algunos casos hayan causado algún que otro problema. Valgan como ejemplo, el proyecto MAUS en el Soho de Málaga o los mosaicos-píxel del artista galo Invader, éste último pendiente de juicio tras la querella presentada por la Fiscalía por un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico».

Un patrimonio, también un espíritu crítico y transgresor, que ahora llega al campus: «Esta exposición es una declaración de intenciones de lo que está por venir. Como diría el rapero malagueño Elphomega: no quiero manos en el aire sin pasión robotizadas».