El Festival de Teatro confirma su salto de calidad con una afluencia histórica

'Espejismo', de El EspejoNegro, volverá al Echegaray en junio./Daniel Pérez /Teatro Cervantes
'Espejismo', de El EspejoNegro, volverá al Echegaray en junio. / Daniel Pérez /Teatro Cervantes

El certamen duplica la asistencia de público en los últimos cinco años, con una ocupación que roza el 80% de las butacas disponibles

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Era algo que se intuía cada noche de teatro. Había colas en la puerta del Cervantes un martes a las ocho para ver a Sacristán en el desgarrador monólogo 'Señora de rojo sobre fondo gris', el aforo se llenaba un jueves para presenciar el duelo filosófico entre Josep Maria Flotats y Pere Ponce en 'Voltaire / Rousseau' y la taquilla colgaba el 'no hay billetes' para el 'Carmina Burana' de la Fura dels Baus. Ahora los datos confirman esas buenas impresiones. El Festival de Teatro cierra su 36 edición con la mayor afluencia de su historia reciente. Un total de 34.014 espectadores acudieron a las 43 obras programadas en el Cervantes, el Echegaray y espacios alternativos. En datos relativos, la ocupación media rozó el 80 por ciento (79,3 por ciento) de las butacas disponibles.

La comparación con años anteriores dan idea del salto de calidad del certamen, que –salvo en obras puntuales– ha recibido también el respaldo de la crítica. En cinco años, el Festival de Teatro ha duplicado la asistencia a sus salas: desde los 17.534 espectadores a las 101 funciones de la temporada 2014-2015 (la última bajo la gestión de Charo Ema), este curso se ha logrado prácticamente el doble con 91 pases. La cifra es, además, un 53,4 % superior a la del 36 Festival de Teatro, que recibió a 22.167 asistentes; y está 31,2 % por encima a la edición 31 que hasta ahora ostentaba el récord con 25.930 personas.

La cifra

34
mil espectadores acudieron a las 91 funciones de la 43 obras programadas en los teatros municipales malagueños, un dato que es un 53,4 % mayor que el del 35 Festival de Teatro de Málaga, que recibió a 22.167 asistentes, y un 31,2 % superior al del 31 festival, el que ostentaba la anterior marca con 25.930 personas.

Varias obras agotaron todo el papel. La comedia-thriller '¿Quién es el señor Schmitt?', protagonizada por Javier Gutiérrez (Premio Málaga-SUR de la próxima edición del Festival de Málaga) y dirigida por Sergio Peris-Mencheta, llenó sus dos funciones. El director repetiría unos días después con 'Lehman Trilogy'. Aquí no logró cubrir el aforo y se quedó en algo más de la mitad, pero se ganó el respeto del público por la inteligente, divertida y elegante puesta en escena de un tema tan arduo como el capitalismo.

Llenos

También se ocuparon todas las butacas en el único pase del 'Juntos' de Kiti Mánver y Gorka Oxoa. La rompedora versión de la Fura dels Baus del 'Carmina Burana', con el barítono malagueño Antonio Torres al frente, hizo 'sold out' en sus cinco sesiones; al igual que JuanEchanove transmutado en Mark Rothko en 'Rojo' y en tres de los seis 'entierros' de La Cubana en 'Adiós Arturo'. Por debajo de la mitad de las butacas se quedaron montajes que bien merecían más presencia de público, como el 'Tebas Land' dirigido por Natalia Menéndez; 'La strada' felliniana que encabeza Verónica Echegui y dirige Mario Gas; y 'Azaña, una pasión española', monólogo de Gómez y La Abadía.

Los estrenos malagueños funcionaron bien, especialmente el aplaudido 'Espejismo' de El Espejo Negro. Tanto es así que la obra con la que Ángel Calvente celebra el 30 aniversario de su compañía regresará en junio a las tablas del Teatro Echegaray. Hoy salen a la venta las entradas para las funciones del viernes 28 y sábado 29 de junio (15 euros) para quienes se quedaron fuera del estreno.