Carmen Sarmiento: «Sin la participación de las mujeres no puede haber derechos humanos»

Pablo Aranda, Rafael Salas, María Bella Palomo, Elena Blanco, Tecla Lumbreras, María Hervás, Carmen Sarmiento, Javier Recio y Antonio Pedraza. /Francis Silva
Pablo Aranda, Rafael Salas, María Bella Palomo, Elena Blanco, Tecla Lumbreras, María Hervás, Carmen Sarmiento, Javier Recio y Antonio Pedraza. / Francis Silva

La veterana periodista recibe el XV Premio Manuel Alcántara, que también destaca el trabajo de María Hervás y Agus Morales

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Carmen Sarmiento prefiere los márgenes, aquellos lugares de penumbra donde rara vez se detiene el foco mediático: «Llevo más de cincuenta años viajando por el mundo para visibilizar a quienes son tratados injustamente». La periodista madrileña ha dedicado su abultada trayectoria profesional a poner luz sobre las historias de campesinos e indígenas, refugiados y pobres. «Los desheredados», como suele llamarlos. Rompió el techo de cristal del reporterismo de guerra en España, terreno vetado para las mujeres hasta su llegada, y cubrió conflictos bélicos en El Salvador, Nicaragua y El Líbano. La decimoquinta edición del Premio de Periodismo Internacional Manuel Alcántara reconoció ayer su inquebrantable vocación por denunciar las desigualdades. Y ella advierte: «Sin la participación de las mujeres no puede haber derechos humanos».

La discriminación machista supone el hilo con que Sarmiento ha tejido su carrera, consciente de que el mazazo de la marginalidad se ensaña contra las mujeres: «Detrás de un negro hay una negra doblemente discriminada, por su condición de negra y de mujer». Un catarro redujo su intervención en la entrega del premio, que tuvo lugar en el salón de actos del Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA), pero le bastaron cinco minutos para recordar que «dos de cada tres analfabetos son mujeres y realizamos las dos terceras partes de todo el trabajo que se hace en el mundo». La violencia machista, que en España ha asesinado a más de 800 mujeres en España desde 2003, una cifra más elevada que las víctimas mortales que ha dejado ETA, también tuvo hueco en su discurso: «El crimen más universal es la violencia contra las mujeres».

Carmen Sarmiento, durante su intervención.
Carmen Sarmiento, durante su intervención. / Francis Silva

Al acto no pudo acudir Manuel Alcántara, excusado por el presidente de la fundación que lleva su nombre, Antonio Pedraza. Sarmiento, que confesó que lo mejor de un galardón «es recibirlo en vida», rememoró sus primeros encuentros con el poeta y articulista malagueño: «Disfruté de su ingenio en varias redacciones». El jurado de esta decimoquinta edición del Premio Internacional de Periodismo Manuel Alcántara, convocado anualmente por su fundación, la Universidad de Málaga y SUR, también reconoció el trabajo de María Hervás por su crónica 'Chipre. El último muro de Europa', publicado en El País Semanal, además de conceder una mención especial a Agus Morales Puga por 'La huérfana del Mediterráneo', publicado en The New York Times.

«Las mujeres realizamos las dos terceras partes de todo el trabajo que se hace en el mundo» Carmen Sarmiento, Periodista

«Hace falta que los medios nos dejen contar historias a los jóvenes, que nos den tiempo para hacerlo» María Hervás, Periodista

«El 60% del alumnado de Periodismo en la UMA son mujeres, aunque aún llame la atención que haya dos premiadas» Tecla Lumbreras, Vicerrectora de Cultura de la UMA

El subdirector de SUR, Javier Recio, aseguró que Sarmiento y Hervás «deben servir de espejo» y destacó que ambas «han ejercido su trabajo en países donde desagraciadamente el periodismo sigue siendo una profesión de riesgo», además de recordar a Miguel Ángel Gahona, muerto de un disparo en la cabeza mientras filmaba un enfrentamiento entre manifestantes y policías en la localidad costera de Bluefields, en Nicaragua. La vicerrectora de Cultura y Deporte de la UMA, Tecla Lumbreras, conductora del acto, explicó que el premio, que en ediciones anteriores ha distinguido a periodistas como Juan Cano, Antonio Lucas, Montserrat Lluis o Francisco Apaolaza, fue creado hace quince años «para fomentar el ejercicio de un periodismo basado el rigor y la calidad».

La profesora de Periodismo y secretaria del jurado, Elena Blanco, reiteró la importancia de contar con ejemplos como los de Sarmiento y Hervás «en un momento duro para la credibilidad del periodismo». El jurado, cuyo presidente de honor es Manuel Alcántara, lo han integrado en esta edición, además de Lumbreras y Blanco, el director de SUR, Manuel Castillo; el escritor Pablo Aranda; la directora del Departamento de Periodismo de la UMA, María Bella Palomo, y el presidente de la Asociación de la Prensa de Málaga, Rafael Salas.

Desde hace tres años, el Premio tiene una doble vertiente: un galardón para periodistas menores de 35 años y otro a la trayectoria profesional. Lumbreras recordó que las mujeres suponen el sesenta por ciento del alumnado de Periodismo en la UMA, «aunque aún llame la atención que haya dos premiadas», en referencia a que por segundo año consecutivo ambas distinciones han recaído en mujeres. Hervás, que en el reportaje premiado aborda la difícil situación de Chipre, «el último muro que queda en Europa», dedicó el premio a sus fuentes, «porque nada hubiera sido posible sin ellas», y aprovechó el acto para reclamar a los medios «que nos dejen contar historias a los jóvenes, que nos den tiempo y dinero para hacer nuestro trabajo».