El pasado remoto de la península arábiga llega a España

Una de las piezas de la exposición. /
Una de las piezas de la exposición.

El Museo Arqueológico Nacional acoge una exposición con los resultados de dos décadas de excavaciones en el antiguo país de Magán por investigadores internacionales y españoles

BORJA ROBERTMadrid

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) ha inaugurado este lunes su mayor exposición dedicada a la península arábiga y la civilización conocida como el país de Magán. La muestra, bautizada como 'En los confines de Oriente Próximo. El hallazgo moderno del país de Magán', exhibe herramientas de piedra del periodo Paleolítico, recorre restos de la Edad de Bronce, la Edad de Hierro y la época preislámica que, en su mayoría, nunca han sido expuestos fuera de los Emiratos Árabes Unidos. Algunos son verdaderamente únicos, como un sistema de captación y distribución de agua que es el más antiguo que se conoce.

El país de Magán es un territorio situado en la península de Omán -que comparten este país y los Emiratos Árabes Unidos-, en el sureste de la península arábiga y del que ya hablan textos babilónicos y asirios desde al menos el 3000 a. C. Los restos que expone el MAN ha sido recuperados en el emirato de Sharjah. "Lo que presentamos es el descubrimiento de un mundo desconocido, de una tierra olvidada", ha explicado el comisario de la exposición, Joaquín Córdoba, que ha reconocido que aún se sabe poco de estas civilizaciones porque sus restos se están descubriendo ahora.

"La exposición está dividida en dos bloques, una muestra de lo más representativo de las excavaciones arqueológicas del Emirato de Sharjah y otra parte dedicada a los descubrimientos del equipo de la Universidad Autónoma de Madrid", ha afirmado Carmen del Cerro, vicecomisaria de la muestra. El departamento de Historia Antigua de esta universidad lleva veinte años de trabajo en la zona. "Si juntamos ambos, estamos ante la mayor muestra de Arabia en Europa", ha recalcado del Cerro.

La exposición comienza con dos hachas de sílex datadas en unos 125.000 años y que, según Sabah Jasim, director de Antigüedades del emirato de Sharjah, prueban que el Homo Sapiens también salió de África por el este. Hasta estos hallazgos, ha explicado, se consideraba que la única ruta de expansión del hombre moderno desde su cuna en África había sido la región de Egipto.

A esto le siguen una peineta de marfil y un lingote de bronce datados más allá del 2000 a.C. En las excavaciones también han descubierto una zona para trabajar este metal. También hay incensarios de la Edad de Hierro (entre el 1300 a. C y el 300 a. C.) y multitud de objetos funerarios de la denominada Era de Mleha, que abarca desde el 300 a.C hasta la islamización definitiva de la región. La exposición del MAN cuenta incluso con una estela funeraria con un texto en arameo y otro en sudarábico que hacen de ofrenda al 'rey de Omán'. "Hasta hace solo tres meses, la referencia más antigua a Omán era del 45 d.C. en un texto de Plinio el Viejo", ha explicado del Cerro, que ha calificado la pieza de uno de los hallazgos más importantes de toda la zona porque retrasa esta mención casi 400 años.

En el bloque dedicado a los hallazgos del equipo español en la zona destaca una gran maqueta del sistema de captación de aguas subterráneas y su distribución hallado en la zona, y que los investigadores creen que es el más antiguo desenterrado y catalogado. "Es como un pozo, pero en horizontal", ha explicado la vicecomisaria de la exposición. También hay una réplica de una instalación destinada a hacer bloques de adobe para construcción que, por las peculiaridades del material, ha dejado grabadas cientos de manos y pies de aquella época.