Torremolinos cierra dos saunas gay por «incumplir las medidas de seguridad»

Esta es la 'piscina' que tapa la salida de emergencia de la Sauna Miguel, motivo del cierre. /I. G.
Esta es la 'piscina' que tapa la salida de emergencia de la Sauna Miguel, motivo del cierre. / I. G.

El gerente de uno de los establecimientos, que llevaba 36 años abierto, asegura que espera desde hace meses a que le den el visto bueno a un proyecto de obras

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las dos saunas gay de Torremolinos y de la provincia de Málaga, la Apolo y la Miguel (que llevaba 36 años en funcionamiento), se encuentran cerradas desde hace unos meses por no cumplir con las medidas de seguridad. Así lo aseguraron ayer fuentes municipales a este periódico, que explican que en ambos casos se les avisó con varios meses de antelación para que realizaran las acciones correspondientes para solucionar los incumplimientos, sin que estas se hubieran ejecutado.

Estas fuentes consultadas explican que la mayor parte de estas cuestiones se refieren a temas de seguridad, en concreto de evacuación e incendios. En el caso de la Sauna Miguel habría incluso una salida de emergencia clausurada debido a la instalación de una «piscina». De esta manera, afirman desde el Consistorio que desde que se precintó la sauna sus propietarios no han presentado ningún proyecto de adecuación para volver a concederles la licencia de apertura.

Caso similar es el de la Sauna Apolo, en la que se habrían estado haciendo una serie de obras «sin autorización», siempre según el relato municipal, y que tampoco habría tomado acciones para arreglar los imcumplimientos legales. Además, estas fuentes relatan que las inspecciones de ambos locales se realizaron en base a denuncias cruzadas de ambos propietarios en una especie de guerra comercial.

A pesar de estas afirmaciones, el relato del gerente de la Sauna Miguel, José Gómez de la Torre, es diametralmente opuesto. Según explica, los hechos comenzaron en octubre de 2016, cuando se realizó una primera inspección tras una denuncia que afirma sí que provenía de la competencia. «Unos meses después, y sin previo aviso, vinieron un grupo de policías que de muy malas maneras e incluso con amenazas echaron a los 40 clientes del local y nos los cerraron», cuenta. «Se supone que habíamos recibido una notificación previa que nunca llegamos a ver», añade.

Además, el gerente del local asegura que una vez que detectaron los incumplimientos (que reconoce que existían) se pusieron manos a la obra y contrataron un arquitecto que planteara diferentes opciones para poder reabrir el local. «La sauna nos la cerraron el Lunes Santo, y desde mayo que estamos con los proyectos acabados y esperando a que nos digan qué opción es la que prefieren. Incluso hemos pagado la licencia de obra, pero nadie nos dice una palabra», señala.

«En el Ayuntamiento nos ignoran totalmente, y eso nos lleva a pensar que hay algo detrás. La única realidad es que la Sauna Miguel está cerrada después de 36 años, que hay seis trabajadores fijos y algunos eventuales que están sin trabajar desde el mes de marzo; y eso que estamos en una ciudad 'gay-friendly', no quiero pensar si esto ocurriera en otro sitio», afirma.

En cuanto a las supuestas denuncias cruzadas, Gómez de la Torre dice estar «seguro» que el propietario de la Sauna Apolo fue trabajador de ellos y que les denunció, pero rechaza de plano que ellos hubieran denunciado a Apolo. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con el dueño de la segunda sauna, pero sin éxito.

Quejas de Colega

En medio de esta disputa, la asociación LGTBI Colega Torremolinos pidió ayer «transparencia» en este proceso al Ayuntamiento, y criticó el cierre «injustificado» de ambos locales. «Me consta que la Sauna Miguel tiene ya toda la documentación en regla y debería estar abierta», aseguró a SUR su presidente, Santiago Rubio. «En una ciudad como ésta las saunas son negocios importantes, por no hablar del dinero que están perdiendo y de que los trabajadores están en la calle. Exigimos al Ayuntamiento una solución ya, y que expliquen a la ciudadanía por qué se han cerrado», señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos