La regeneración de la playa de Mezquitilla con escombros incluirá varios espigones

Representantes de la Junta, el Ayuntamiento, la UMA, la asociación AGRECA y el Aula del Mar, ayer. /E. C.
Representantes de la Junta, el Ayuntamiento, la UMA, la asociación AGRECA y el Aula del Mar, ayer. / E. C.

El inicio del proyecto cofinanciado por la Unión Europea está a la espera de un informe ambiental de la Junta para ejecutar la planta de reciclaje

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El proyecto para regenerar con escombros reciclados la playa veleña de Mezquitilla, aprobado en octubre de 2017, continúa dando pasos para convertirse en una realidad. Las administraciones y entidades implicadas en su puesta en marcha realizaron ayer una presentación de la iniciativa, pionera en Europa, ante un grupo de vecinos de la zona, en las dependencias de la Tenencia de Alcaldía. Tras las distintas intervenciones de los expertos y de las autoridades, los residentes plantearon una cuestión fundamental que les inquieta: si se ha contemplado la colocación de espigones semisumergidos en la zona para evitar que la fuerza de los temporales se lleve los materiales que se depositarán.

No en vano, la franja en la que se pretende actuar con esta iniciativa, denominada 'Brick-Beach', de unos 500 metros de longitud, es un entorno en el que la playa lleva más de tres décadas totalmente desaparecida, como consecuencia de los efectos de la construcción del puerto pesquero y deportivo de Caleta de Vélez, a finales de los años setenta del pasado siglo. «Eso que han contado me parece todo muy bien, y las imágenes son muy bonitas, pero si ahí no ponen espigones, me temo que no va a servir para nada y que todo ese dinero se va a desperdiciar», aseguró una vecina.

La iniciativa, pionera en la UE, cuenta con un presupuesto de cinco millones hasta 2021

El proyecto está valorado en cinco millones de euros, de los que cuatro son aportados por la Unión Europea y uno por las administraciones y organismos participantes: la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta, el Aula del Mar, la Asociación de Empresas Gestoras de Valorización de Residuos de la Construcción y la Demolición de Andalucía (AGRECA) y la Universidad de Málaga (UMA).

Sobre la instalación de los espigones, representantes de la Junta explicaron que la Demarcación de Costas, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, «está al tanto de la iniciativa», y aunque inicialmente estuvieron participando en las reuniones, finalmente no se han sumado, «pero han mostrado su disposición a colaborar y han visto con buenos ojos el proyecto». La iniciativa arrancó formalmente el pasado agosto cuando se firmó el convenio entre estas instituciones y AGRECA. Ahora se está ultimando la redacción de la actuación en la playa, y al mismo tiempo se está a la espera de que la Delegación de Medio Ambiente emita la evaluación de impacto medioambiental para comenzar a ejecutar la planta de tratamiento y reciclaje de los residuos de la construcción y demolición, que se ubicará en una parcela de 16.000 metros cuadrados de superficie, situada junto a la estación depuradora de aguas residuales de Vélez-Málaga.

Planta de tratamiento

Será la primera planta de este tipo en la capital de la Axarquía, donde existe una empresa autorizada en Canillas de Aceituno. El proyecto tiene de plazo para ejecutarse hasta 2021. «Tenemos que ir a un ritmo vertiginoso», dijo la edil de Empresa y Empleo, María José Roberto (PA), quien destacó que se trata de una iniciativa «pionera» en el ámbito comunitario.

Otra de las cuestiones planteadas por los vecinos giró entorno al tipo de materiales con los que se va a regenerar esta franja del litoral veleño. En este sentido, el catedrático de Ecología de la UMA, Francisco Xavier Neill Castanera, apuntó que están realizando ensayos en laboratorio para determinar la composición y características de los granos que emplearán y los materiales susceptibles de usarse para regenerar.

«Hay que controlar los niveles de sulfatos y hacer un redondeo más profundo del material», apuntó, por su parte, el presidente de AGRECA, Pedro de Toro, quien destacó que es necesaria «la implicación» de las administraciones para acabar con los vertederos ilegales. Juan Jesús Martín, del Aula del Mar, alabó la iniciativa, destacando que es «sostenible, accesible e innovadora». El alcalde, Antonio Moreno (PSOE), resaltó el carácter «pionero» del proyecto.