Toni Valero: «La confluencia con Podemos no es algo que debería estar a debate»

La imagen muestra a Toni Valero, el nuevo coordinador de IUen Andalucía. /ÑITO SALAS
La imagen muestra a Toni Valero, el nuevo coordinador de IUen Andalucía. / ÑITO SALAS

«Los símbolos son importantes porque representan cosas, pero yo tengo que estar por encima del debate identitario», asegura el nuevo coordinador de IU Andalucía

MATÍAS STUBERMÁLAGA

Toni Valero. Malagueño, 38 años y padre de dos niñas pequeñas. Claro que es comunista. Y eso que no se muestra obcecado en teorías y en un lenguaje grandilocuente. El día a día de lo que él denomina «clase trabajadora andaluza» es mucho más gris y monótono que el mundo de las ideas. Va de sobrevivir en una sociedad que Valero percibe como «injusta». La estética sí canta algo más. Luce gafas modelo Gramsci y un aro penetra el lóbulo de su oreja izquierda. Un modelo similar al de José Antonio Castro y Ernesto Alba, o sea marca de la casa. Valero acaba de ser elegido nuevo coordinador de IU en Andalucía y esta es su primera entrevista como sucesor de Antonio Maíllo.

¿Qué es IU para usted?

–Es un espacio de esperanza para mucha gente. Es una herramienta que, en momentos muy difíciles, ha conseguido mantener una presión para conservar derechos fundamentales. IUes una herramienta de la gente. Como tal, en una sociedad profundamente injusta, es un faro de luz. A partir de aquí, pues es una organización política que supone la unión de distintas fuerzas de izquierdas.

¿Cómo se siente, ahora que acaba de ser elegido como nuevo coordinador de IU en Andalucía?

–Con vértigo, por supuesto. Es una gran responsabilidad. Es un momento difícil. La izquierda, en su conjunto, está en un momento de profundo cambio.

¿Qué le ha transmitido Antonio Maíllo?

–Que está a mi disposición para lo que quiera. Además de compañeros, somos muy buenos amigos. Hemos compartido trayectoria. Sé que él va a estar ahí y que va a dar por IU lo que pueda dar.

¿Por qué no se ha celebrado una asamblea extraordinaria para canalizar el relevo? En IU siempre se habla de primarias y de procesos participativos. Usted ha sido designado por el aparato.

–Los procesos asamblearios tienen sus momentos y requieren de unas condiciones óptimas. Yo creo que la organización, en la actual coyuntura de inestabilidad política, no debería entrar en un debate interno. Sería una imprudencia. Yo no niego una asamblea. Todo lo contrario. Hay razones para plantear su adelanto. Pero no creo que el momento de celebrarla sea ahora. ¿Qué pasa si hay una repetición de las elecciones generales?

¿La confluencia de IU con Podemos, canalizada en Adelante Andalucía, es inapelable?

–La confluencia con Podemos no es algo que debería estar a debate. La confluencia es un hecho. No estamos hablando de una hipótesis futura. Hoy día estamos haciendo política como IU, pero en confluencia. Lo que sí tenemos que debatir es cómo hacerla mejor. Aprovechar el aprendizaje que hemos hecho para estar a la altura de las expectativas de la gente.

¿No cree que pone en riesgo la existencia de IU?

–Ya ha pasado tiempo para que los hechos desmientan esa idea. Esas dudas y esos miedos se contradicen con la realidad. IU está muy viva. Tenemos a diputados en el Congreso y en los parlamentos. Tenemos poder municipal.

¿Cuánto apego le tiene a las siglas de IU? ¿Son imprescindibles?

–Los símbolos son importantes porque representan cosas. Yo llevo en esta organización más de 20 años. Pero yo tengo que estar por encima del debate identitario. Tengo que estar en el debate de los intereses de la clase trabajadora. Los trabajadores necesitan una trinchera y propuestas electorales fuertes.

¿Cuáles son las tareas que se ha marcado?

–La primera es ampliar la organización por la base. Otra tarea fundamental es volver al conflicto social. La gente está con el foco demasiado puesto en el Parlamento. Para frenar al 'trifachito', Andalucía va a tener que movilizarse. La tercera, tenemos que dar la batalla de las ideas. Por último, hay que situar el foco en la movilización.

Usted carece de un escaño en el Parlamento. ¿No cree que esto debilita, de entrada, su liderazgo? Tendrá menos visibilidad.

–Depende... depende para qué. No estar en el Parlamento me da más libertad para hacer la tarea que se me ha encomendado. Así no estoy hipotecado con responsabilidades que restan tiempo a lo prioritario. ¿La visibilidad pública mía disminuye? Sí. Pero el liderazgo de IU, desde luego, no se verá mermado. Con Inma Nieto, tenemos a una excepcional portavoz en el Parlamento.

«Es un momento difícil, la izquierda en su conjunto está en un momento de profundo cambio»

«Es fundamental impulsar una reindustrialización verde en Andalucía, crear empleo verde»

¿Cuál va a ser el papel de Ernesto Alba en IU?

–Sea el cambio que hagamos en la dirección, el papel de Ernesto va a ser fundamental y clave. Sin él, no se puede entender la estabilidad que tiene ahora mismo IU en Andalucía. Es una situación casi inaudita.

¿Cuál debe ser la relación entre IU y el PSOE-A?

– A nivel parlamentario, hacer presión para evitar políticas de derechas. Nuestra hoja de ruta es clara. Nuestra defensa de los servicios públicos es clara. Yo espero que la salida del gobierno le sirva al PSOE-A para que se aleje de posturas conservadoras.

¿Cuáles son sus propuestas económicas para Andalucía?

–Es fundamental impulsar una reindustrialización verde de Andalucía. Hay que potenciar las energías renovables. Así generamos empleo, empleo verde. Segundo, tenemos que tener una política fiscal más justa. No podemos rebajar impuestos a los que más tienen. Tercera pata, tenemos que potenciar los servicios públicos, que también generan empleo. Por último, hay que mejorar la asistencia social.

¿Cuál es su postura con respecto a la Unión Europea? ¿Es beneficiosa para Andalucía?

–En su actual configuración, no. Está diseñada para servir a los intereses de las grandes corporaciones, que escapan así al control democrático. Yo soy favorable a un proceso de integración europea en la que los pueblos tengan su soberanía.

¿Usted recuperaría el impuesto de sucesiones y donaciones?

–Absolutamente. Con este impuesto se ha hecho una cosa profundamente injusta. Los poquísimos que lo pagaban, ahora no lo pagan. Pero el conjunto de los andaluces que sí estamos soportando una gran presión fiscal, tenemos menos ingresos para nuestras escuelas y nuestros hospitales.

A día de hoy, ¿qué es ser comunista?

–Tener una conciencia social que nos impulse a que no haya las desigualdades que hay.

Antes ha apelado al PSOE-A. ¿Tiene ya el número de Susana Díaz?

–No, todavía no lo tengo.