Toni Valero sale elegido nuevo líder de IU Andalucía con un respaldo del 88% de los votos

El nuevo coordinador general de IUVL-CA, Toni Valero (i) junto a su antecesor en el cargo , Antonio Maíllo (c) y el coordinador federal de IU, Álberto Garzón (d)./EP
El nuevo coordinador general de IUVL-CA, Toni Valero (i) junto a su antecesor en el cargo , Antonio Maíllo (c) y el coordinador federal de IU, Álberto Garzón (d). / EP

El nuevo coordinador aspira a recuperar el voto perdido al PSOE y pide revitalizar las bases con un trabajo centrado en «recuperar la calle»

MATÍAS STUBER

Era una de las grandes obsesiones de Antonio Maíllo, el coordinador saliente de IU Andalucía, que en estos últimos seis años ha comandado el destino de una organización política que ha navegado por aguas muy convulsas, aparición de Podemos en el tablero político incluida: no hacer lo que suele hacer la izquierda siempre que toca un relevo de poderes y la elección de un nuevo líder. Despedazarse en guerras internas y luchas de fracciones que recuerdan más a un proceso de autodestrucción que a un emprendimiento colectivo. El pasado 17 de junio se rompió el dique, cuando Maíllo anució que renunciaba a su cargo y que se retiraba de la primera línea de la política. Lo que pudo ser una marea arrolladora finalmente se quedó en apenas unas tibias gotas de crítica penetrando por ese montón de sacos de arena que ha ido apilando cuidadosamente Ernesto Alba durante las últimas dos semanas. La figura del secretario general del PCA y portavoz de IU Andalucía, en cliché de pacificador interno, ha sido clave para que ayer saliera elegido por un consenso muy amplio Toni Valero. A las 12:45 horas, la coordinara de IU, reunida en Sevilla, ha ratificado a este malagueño de 38 años como el nuevo líder de IU Andalucía con un 88,05% de los votos a su favor y un 11,95% en contra. Valero, profesor de Historia, afronta ahora la comanda de capitanear una organización que se enfrente a múltiples retos, entre ellos el de mayor envergadura: resolver qué es lo que quiere ser IU Andalucía en un futuro no muy lejano, sobre todo en relación a una confluencia permanente o no con Podemos.

De entrada, Valero, en su primera intervención como coordinador, emocionado por momentos, ha planteado un proyecto seguidista. Nada de revoluciones y sí recoger el trabajo realizado por Maíllo para continuar en la misma senda. Hay que recordar que el proyecto de IU Andalucía ya viene determinado por los postulados acordados en la última gran asamblea que celebró IU a nivel federal. Aquí se incluía una clara apuesta por seguir avanzando en la confluencia con Podemos. «Hay que preservar los espacios de unidad. Son un tesoro, por muchos quebraderos de cabeza que nos den. Lo único que nos ha permitido sobrevivir ha sido tender la mano. Valoremos, cuidemos y preservemos los espacios de unidad. Es el patrimonio que nos permite resistir a los de nuestra clase», ha manifestado al respecto.

Entre las principales tareas que se ha marcado Valero está la de poner de nuevo el foco en la propia militancia y «revitalizar las bases» como paso previo a «recuperar las calles». Para Valero, esto es una de las claves principales para lograr otro de los objevitos princiaples que se ha marcado, y que no es otro que «recuperar el voto que se nos ha ido al PSOE». Una fuga, según el nuevo coordinador, motivada por la intención de frenar «la llegada del trifachito al Congreso».

Entre los presentes en la sede principal del partido, el propio Maíllo aplaudiendo desde la primera fila. Además de Alberto Garzón, el coordinador federal de IU, y el propio Alba, llamado a ocupar un cargo relevante en la nueva dirección. Justo en esa sucesión han llegado también los primeros abrazos fraternales para Valero. Luego ha sido saludado por la portavoz de IU en el Parlamento, Inma Nieto. Aquí está otra de las claves de esta nueva fase que se abre para IU Andalucía. Valero no tiene escaño en ninguna institución, por lo que tendrá menos visiblidad. Esa recae, de entrada, en Nieto. Esto podría dar lugar a una cierta bicefalía o a una duplicación de liderazgos. Los próximos meses dirán. De entrada, Valero considera que no tener un cargo institucionales juega a su favor. Al no tener que lidiar con otras responsabilidades, le puede dedicar todos sus esfuerzos a la tarea orgánica.

La unanimindad absoluta no existe. Menos en IU. El sector crítico con José Luis Pérez Tapias al frente, hizo acto de presencia. Aunque las voces discordantes son un reducto cada vez más reducido si se atiende al porcentaje de votos obtenidos por Valero, que mejoró, incluso, los registros obtenidos por Maíllo en 2017. Entonces, el ya exlíder de IU Andalucía fue ratificado con un 83,03% de los votos. El catalizador para el sector crítico es su oposición a la confluencia con Podemos. Según entienden, pone en riesgo la propia existencia de IU como partido. Eso, y que tampoco habría demostrado funcionar en las urnas, para lo que se remiten a los últimos procesos electorales.

A partir de ya, la historia de IU Andalucía se escribe bajo la dirección de Valero y la política malagueña suma a uno de los suyos a otro puesto de alta dirección. Valero tiene ahora por delante dos años para ubicarse y consolidarse. Es el tiempo que queda hasta la celebración de la próxima asamblea de IU Andalucía, en la que tendrá que ser revalidado o no por la militancia. Valero, con plaza de profesor en San Pedro Alcántara, dejará los pupitres a partir de septiembre.