El sector mueve un volumen anual de negocio de 85.000 millones de euros

A. M. ROMERO MÁLAGA.

El comercio interior es uno de los pilares estratégicos de la economía andaluza por lo que representa su impacto socio-económico. En 2017, últimos datos conocidos públicamente, el sector movió un volumen de 85.000 millones de euros; contaba en ese año con 140.000 empresas y 170.000 establecimientos repartidos por toda la comunidad autónoma; ocupaba a 517.000 trabajadores -el 17,4% de las personas ocupadas-; y supuso el 12,8% de su valor agregado bruto, según los datos oficiales de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

El departamento dirigido por Rogelio Velasco defiende un modelo comercial competitivo, sostenible, cercano y que aporta vida a las pueblos y ciudades andaluzas, según se recoge en la documentación presentada por la consejería al Consejo de Gobierno. Para justificar la necesidad de elaborar un nuevo plan para el sector con el reto de adaptarse a la economía digital, desde el Ejecutivo autonómico se sostiene que el principal reto es la incorporación de la ciudadanía y las empresas andaluzas a la llamada Sociedad de la Información y la Economía Digital.

Una incorporación que contribuirá a construir una sociedad andaluza inclusiva, cohesionada y comprometida, digitalmente competente, que emplea activamente las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para su desarrollo social, tanto a nivel personal profesional, haciendo de la innovación social un elemento cotidiano para el progreso de la comunidad autónoma, según el documento de trabajo que maneja la consejería.