El Parlamento rechaza una ley contra la pobreza energética auspiciada por 30 ayuntamientos

Una persona se calienta con mantas en su casa. /Ramón L. Pérez
Una persona se calienta con mantas en su casa. / Ramón L. Pérez

La iniciativa no prospera por los votos en contra del PP, Cs y Vox, mientras que sí se admite otra de Adelante para evitar el frío y el calor en las aulas

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La coincidencia de PP, Cs y Vox en el Pleno del Parlamento no solo estuvo en la aprobación de las dos iniciativas legales del Gobierno, también en una que este rechazó: la que iba a ser la primera ley a debatir en el Parlamento auspiciada por los ayuntamientos. Treinta consistorios de diferente signo político defendieron una proposición legislativa para combatir la pobreza energética y que se garanticen los suministros básicos a los andaluces. El informe del Gobierno en contra por considerar que excede de las competencias autonómicas pesó para el rechazo de PP, Cs y Vox, frente a PSOE y Adelante que votaron a favor.

Los ayuntamientos impulsores son el almeriense de Vera, los gaditanos de El Bosque, Paterna de Rivera, Villamartín, Barbate, Conil de la Frontera, Algar y Tarifa; los cordobeses de Priego de Córdoba, Castro del Río, Aguilar de la Frontera; los granadinos de Motril y Almuñécar; los onubenses de Isla Cristina y Ayamonte; los malagueños de Vélez-Málaga, Ronda, Montecorto y Frigiliana; los jiennenses de Andújar y Martos, o los sevillanos de Coria del Río, Isla Mayor, Mairena del Alcor, Constantina, Écija, Pruna, La Campana, Estepa y Palomares del Río. La propuesta recoge que el Gobierno andaluz elabore un plan de medidas de eficiencia energética con la finalidad de reducir el coste de la factura de electricidad, agua y gas en los hogares en situación de vulnerabilidad.

«Si en Aragón o en Galicia se pusieron de acuerdo en un asunto de tanta relevancia, ¿por qué no en Andalucía?», recriminó a los parlamentario Mónica Bascón Gómez, encargada de defender la propuesta de los ayuntamientos.

Mejor suerte tuvo la proposición de ley de Adelante Andalucía para acabar con el frío y el calor en los colegios. El Parlamento andaluz aprobó la toma en consideración de la iniciativa del grupo integrado por diputados de Podemos e Izquierda Unida para mejorar las condiciones térmicas y ambientales de los centros educativos andaluces, mediante técnicas bioclimáticas y el uso de energías renovables que mitiguen el calor y el frío en las escuelas.

Recibió el voto a favor del PP, Cs y PSOE además del de Adelante Andalucía, mientras los diputados de Vox se posicionaron en contra.