Empresarios de Conil compran una docena de cascos a la Guardia Civil para patrullar en verano

Imagen de archivo./
Imagen de archivo.

El subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz asegura que la donación «no ha sido por falta de presupuestos» y afirma que «ni siquiera se había hecho una petición

EP

La Asociación de Empresarios de Conil de la Frontera (Cádiz) ha comprado una docena de cascos de moto para que los agentes de la Guardia Civil puedan patrullar este verano por el casco urbano del municipio gaditano, según ha destacado la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en un comunicado .

En ella, se recogen declaraciones de los empresarios a su perfil en una red social, donde han informado de que han costeado dicha compra «con el objeto de que la Guardia Civil pueda establecer turnos de patrulla en el casco urbano de la localidad con cinco motos, las cuales han sido arregladas con presupuesto del Ministerio de Interior, pero no alcanzaba para la compra de doce cascos, por lo que se solicitó nuestra colaboración».

En dicho comunicado, los empresarios señalan que «tras las diversas peticiones que desde la Asociación se han hecho año tras año a la Subdelegación del Gobierno de Cádiz, solicitando más efectivos de la Guardia Civil en el municipio para los meses de julio y agosto ante la masiva afluencia de turistas durante este periodo, no se han obtenido ningún tipo de resultados».

En este sentido, han añadido que «en conversaciones posteriores con el capitán de la zona, Carlos Asenso, nos propuso a la Asociación la posibilidad de poder ampliar los servicios para aumentar la presencia de este cuerpo en el pueblo, a través de la adquisición de los doce cascos necesarios para que más efectivos pudiesen utilizar las motos existentes».

Por último, la AUGC ha lamentado que esta sea «la situación de la Guardia Civil en 2019: falta de personal y de medios parcheadas con aportaciones voluntarias de los propios ciudadanos», a lo que han sumado el hecho de que los agentes que reforzarán el servicio en Conil «serán guardias alumnos sin experiencia en Atención al Ciudadano, y que, por tanto, trabajarán en patrullas profesionales únicamente al 50%».

Subdelegación aclara que la donación no ha sido por falta de presupuest

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz, José Pacheco, ha afirmado que la donación de cascos a la Guardia Civil por parte de la Asociación de Comerciantes de Conil de la Frontera «no ha sido por falta de presupuestos como se ha dicho», asegurando que «ni siquiera se había hecho a la Dirección General de la Guardia Civil una petición de cascos, por lo que tampoco es cierto que se haya denegado como ha dicho la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC)».

En declaraciones a Europa Press, Pacheco ha explicado que «se asignaron cinco motocicletas a Conil con sus respectivos cascos, que son unipersonales». En este sentido, ha indicado que «parece ser que en una conversación de los comerciantes se plantea la necesidad de que la Guardia Civil haga más turnos y el capitán le dice que para eso necesitarían más cascos, porque son unipersonales, y surge de la asociación comprarlo».

«Si la Guardia Civil lo hubiera pedido a la Dirección General, que es quien maneja los presupuestos, y lo hubiera denegado, sería otra cosa, pero no ha sido eso, no hay ningún tipo de falta de presupuesto», ha añadido.

En cuanto a la posibilidad de donar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como es el caso de la Guardia Civil, el subdelegado ha explicado que se trata de un procedimiento regulado en el año 1999. «Está regulado porque es algo que se hace y para ello, el donante tiene que ofrecer por escrito lo que quiere donar, que en este caso son cascos», ha explicado.

En este sentido, Pacheco ha señalado que la Asociación de Comerciantes ha hecho un escrito para ello «que tiene entrada en el día de ayer -lunes-, por lo que hasta ese momento no había notificación de que quisieran donar unos cascos».

Ahora, según ha explicado, lo que se ha hecho es acometer el proceso ordinario, por lo que una vez que se tiene el escrito, se adjunta un informe desde la Guardia Civil de Cádiz, «que en este caso es positivo», y se eleva a la Dirección General, que es quien finalmente tiene la decisión de si lo acepta o no.