Rocío late en el corazón de Madrid

La actriz malagueña se incorpora al reparto del musical 'Marta tiene un marcapasos', una de las grandes apuestas de la temporada con Hombres G de banda sonora

ANA PÉREZ-BRYANMÁLAGA
Rocío Madrid (tercera por la izquierda), posa con algunos de sus compañeros en el musical, durante una pausa en los ensayos. :: Marta Jara/
Rocío Madrid (tercera por la izquierda), posa con algunos de sus compañeros en el musical, durante una pausa en los ensayos. :: Marta Jara

A veces los sueños infantiles se hacen realidad. Que se lo pregunten si no a Rocío Madrid, que a los ocho años buscaba los huecos libres en las paredes de su habitación para empapelarlos literalmente con los pósters de David Summers y los suyos. A esa edad apenas aspiraba a tener entre sus manos el nuevo disco, a tararear el 'Sufre mamón' o el 'Suéltate el pelo' en el casette de casa o del coche o a conocer a un chico que se pareciera a aquél del Ford Fiesta blanco con jersey amarillo que traía de cabeza a los ídolos musicales del momento.

Hoy, a los 35, esa misma chica es la que cuenta con una naturalidad pasmosa que David, Rafa, Dani y Javi han madurado «extraordinariamente bien» y que a todos ellos les sientan «de maravilla» las canas y las gafas de pasta. Lo sabe porque ahora trabaja con ellos mano a mano, y porque desde el pasado mes de julio anda metida de lleno en el proyecto que trasladará a las tablas de un teatro la banda sonora musical (y sentimental) de los chicos de 'Venezia'.

A Rocío le ha llegado de nuevo el momento de actuar, bailar y cantar. Y a juzgar por las enormes expectativas que hay depositadas en el musical 'Marta tiene un marcapasos', el primero para ella, parece que tendrá que hacerlo a diario durante los próximos doce meses. Luego, puede que gire por España e incluso por México, donde Hombres G son tratados como auténticas estrellas. Pero antes, en su calendario ha marcado en un círculo rojo una fecha: la del 10 de octubre, cuando se alzará el telón del Teatro Compac de Madrid, en pleno corazón de la Gran Vía. Será entonces cuando la actriz malagueña se calce los zapatos de Estrella, uno de los personajes del musical y parte fundamental de la trama con la que promete enganchar al público.

Porque el argumento de 'Marta tiene un marcapasos' late con vida propia en este repaso por la banda sonora de varias generaciones: «Cuenta la historia de Marta, una adolescente que decide viajar desde Acapulco a Madrid para conocer a su padre, al que no veía desde que era una niña. Lo encuentra en un chiringuito del sur, en el que trabaja desde hace años acompañado por Estrella, una camarera con la que mantiene una relación de idas y venidas. Además, Marta tiene un secreto: un marcapasos que no le permite enamorarse porque cualquier emoción fuerte podría ser letal para ella», adelanta Rocío, «contentísima» porque a pesar de que este año se ha quedado sin vacaciones «apenas una semana y media en agosto», admite, es consciente de que se encuentra ante uno de los retos más importantes de su carrera.

El periplo para llegar al papel de Estrella comenzó hace unos meses en Barcelona, ciudad en la que vive desde hace unos años con su familia. Se enteró de que iban a convocar las pruebas de casting y no se lo pensó dos veces. La interpretación y el baile no eran un problema acumula más que tablas gracias a su paso por series como 'Arrayán', 'Fuera de control' o 'Amar en tiempos revueltos' y tiene la carrera de danza, pero entonar canciones era ya otro cantar. «Bueno, yo hacía lo típico, con mi familia y amigos en Nochebuena y poco más, ¡pero cantante es Pablo Alborán, no yo!», bromea Rocío, que precisamente por eso decidió enrolarse hace un año en clases unas clases de canto que han resultado «premonitorias».

Gracias a ellas no le temblarán las piernas sobre el escenario cuando interprete como solista 'Huellas en la baja mar', un tema «que no es de los más conocidos del grupo pero que va a sorprender». Hasta que llegue ese momento, son sus compañeros de reparto los que la escuchan una y otra vez en los ensayos que desde hace unas semanas ocupa sus mañanas y sus tardes. Porque para que un musical funcione todo tiene que marchar con la precisión de un reloj suizo. No en vano, Rocío Madrid y sus compañeros, entre los que figuran Nando González, Mar Parejo y Leo Rivera, se enfrentan a una función diaria que se convierte en doble en el caso de los viernes y sábados. Y los lunes y martes descansan. «¡Pero lo compensamos el fin de semana con dos pases!», advierte la actriz malagueña, que por el momento irá y vendrá de Barcelona hasta ver realmente si, como parece, el musical es de largo recorrido. En la ciudad condal se deja a sus dos pequeñas, Candela (6 años) y Triana (2 años), cuyas abuelas «mi madre y mi suegra me ayudan mucho», admite compensarán su ausencia semanal, sobre todo en los primeros compases del proyecto. «Cuando empecemos y todo se ajuste seguramente bajará un poco el ritmo», calcula la intérprete, que por el momento prefiere «no alterar las rutinas de las niñas». «Y si esto es un bombazo, pues ya nos plantearemos el cambio de residencia», zanja.

Una deuda pendiente

Como ella, más de la mitad de los artistas que participan en 'Marta tiene un marcapasos' tendrán que coger el puente aéreo de Madrid a Barcelona para volver a casa. «En Cataluña fuimos seleccionados muchos de los que al final nos hemos quedado», explica Rocío, que a bote pronto limita la representación andaluza a «una bailarina gaditana con la que me río mucho y a mí, que valgo por diez».

De norte a sur, seguramente la mayoría habrá crecido con éxitos como 'Nassau', 'Visite nuestro bar', 'Temblando' o 'El ataque de las chicas cocodrilo'... Y ahora todas estas canciones, hasta llegar a la veintena, dan forma a un proyecto que por otra parte zanja una deuda pendiente con los Hombres G, referencia indiscutible en la música pop de los 80 y cuyo éxito está casi asegurado si se tienen en cuenta experiencias similares como 'Hoy no me puedo levantar', basado en las canciones de Mecano que se ha convertido, desde su estreno en 2005, en el musical con mayor recaudación de la historia de España. Ahora le toca a Marta y a su marcapasos. Y en ese marcar el paso tiene mucho que contar, y que cantar, la niña que coleccionaba los pósters de Hombres G.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos