diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 12 / 21 || Mañana 12 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El Museo de la Música descarta iniciar el curso en su nueva sede de la calle Beatas

CULTURA

El Museo de la Música descarta iniciar el curso en su nueva sede de la calle Beatas

El espacio busca patrocinio para dejar las instalaciones de la plaza de la Marina, mientras el Ayuntamiento propone una apertura parcial

31.07.12 - 02:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Su intención es irse con la música a otra parte, pero parece que el momento de la mudanza sigue retrasándose. Desde el pasado año. Porque el Museo Interactivo de la Música de Málaga (MIMMA) tenía previsto trasladarse a su nueva sede de la calle Beatas después del pasado verano. Sin embargo, todavía hoy sigue sin ver la luz desde sus instalaciones debajo de la plaza de la Marina, donde desde hace nueve años atesora una colección de un millar de instrumentos y objetos musicales, con más de cuatrocientos en exposición.
Todos tendrán que mudarse. Básicamente porque si no lo hacen las obras del metro se los llevarían por delante. Pero también porque ya están pidiendo a gritos más espacio. Y lo tendrán en el Palacio del Conde de las Navas, un edificio del siglo XVIII cuya rehabilitación sacaba a concurso la Gerencia Municipal de Urbanismo en marzo de 2010.
En principio, la reforma debería haber estado lista en la primavera de 2011. Sin embargo, no es hasta ahora cuando empiezan a acercarse a su fin. Según el director del MIMMA, Miguel Ángel Piédrola, el edificio «está prácticamente terminado, pero necesita equipamiento». Ahí está la clave. Lo que falta es la financiación. Porque el museo es de titularidad municipal, aunque la gestión es privada. En este sentido, recibe anualmente por parte del Consistorio una asignación de 130.000 euros. Cifra que, a juicio de Piédrola, sigue siendo insuficiente.
De ahí que su objetivo sea encontrar un patrocinador que le ayude a compensar económicamente las necesidades del nuevo edificio. En ello andan tanto el museo como el Ayuntamiento. No obstante, el concejal de Cultura, Damián Caneda, considera que ayudaría si, como estaba previsto, la mudanza se realizara en verano -se barajaba el inicio de curso como fecha idónea para la apertura-: «Nosotros intentamos trabajar con patrocinadores tanto en este caso como en el de otros espacios municipales como el Teatro Cervantes, la Fundación Picasso o el Museo Revello de Toro. Y aquí yo creo que sería más fácil encontrar el apoyo de la iniciativa privada ya en el nuevo emplazamiento».
Caneda está convencido de que la zona «se va a revitalizar» y puede ser beneficioso para el museo, por eso propone estudiar el aumento del precio de la entrada o la apertura parcial. No obstante, Miguel Ángel Piédrola se muestra reacio y por tanto descarta empezar allí el curso. Fundamentalmente por respetar el diseño museográfico. El actual, como sostiene el director, «probablemente fuera interesante hace diez o quince años, pero ahora tenemos que aprovechar el cambio para mejorar con las nuevas soluciones tecnológicas que nos proporciona el mercado».
El recorrido ya está planteado, y sigue una atractiva fórmula: varios museos en uno. O lo que es lo mismo, la forma de presentar el discurso se adaptará a los diferentes tipos de visitantes en función de su edad, sus conocimientos musicales o su idioma. ¿Cómo? Será el propio usuario el que definirá su perfil a la entrada a través de un test. Además, en esa apuesta por la interactividad que siempre ha caracterizado al museo -recordemos que su lema es 'Se ruega tocar'-, se ofrecerán sugerencias para obtener más información sobre los temas que más interesen.
Público escolar
En total, el nuevo MIMMA contará con once salas de exposición permanente para la visita general, así como otras salas específicas para escolares. No en vano, son uno de sus principales públicos. Hasta el punto de que la sede de la calle Beatas permitirá casi triplicar las visitas en función de la lista de espera que existe actualmente entre centros educativos, incluso de fuera de la provincia. Asimismo, el nuevo planteamiento incluye la puesta en marcha de la escuela de música virtual, el lugar idóneo para tener un primer contacto con este mundo.
Al fin y al cabo, el MIMMA aspira a ser un museo inteligente, de forma que no exista un único discurso, sino que cada uno elija. «Seguirá siendo un museo altamente participativo, intentando acercarnos al máximo a las expectativas del público, ya sea un extranjero, un niño o cualquier otra persona que no tenga conocimientos musicales», aclara Piédrola, recordando que este es el único museo en España miembro del European Netowork of Living Lab. Eso supone que su vocación es explorar nuevas posibilidades y desarrollar innovadores conceptos tecnológicos, en este caso vinculados a la música y el sonido.
Miguel Ángel Piédrola está convencido de que el museo ganará en el Palacio del Conde de las Navas. En contenido, pero también en imagen. «Ahora no tenemos mucho peso entre los grupos de turistas; al estar en un aparcamiento no resulta muy atractivo. En un edificio singular y en un recorrido turístico, la visita de turistas será mucho más fluida», asegura tras constatar que la mayor parte de su público son familias malagueñas con niños. El resto se reparten casi a partes iguales entre los turistas nacionales (26%) y los extranjeros (24%).
En Tuenti
El Museo de la Música descarta iniciar el curso en su nueva sede de la calle Beatas

El Palacio del Conde de las Navas está prácticamente listo tras la reforma. :: FERNANDO GONZÁLEZ

Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.