El Museo Picasso busca la integración

Un espectáculo de danza protagonizado por jóvenes con síndrome de Down pone el colofón a un programa de visitas para casi 200 colectivos La pinacoteca se une al Día de la Discapacidad con una jornada de puertas abiertas

MARINA MARTÍNEZ MMARTINEZ@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Los miembros de SuperarT cerraron el encuentro celebrado ayer en el Museo Picasso Málaga. ::
                             EDUARDO NIETO/
Los miembros de SuperarT cerraron el encuentro celebrado ayer en el Museo Picasso Málaga. :: EDUARDO NIETO

«Cada ser humano es todo un mundo». Picasso lo avisaba. Y, por eso, el museo que lleva su nombre en Málaga ha querido tomarlo como lema. Bajo él se enmarca el programa educativo para personas con necesidades especiales, que patrocina la Obra Social de Unicaja y por el que han pasado más de 5.270 personas desde enero de 2004. No importa la edad. Tampoco la sensibilidad artística. Y mucho menos las limitaciones físicas o psíquicas. Personas con deficiencias visuales, sordas, invidentes, en riesgo de exclusión o niños con necesidades especiales.

Todos entran en el debate sobre Picasso y sus contemporáneos. Ayer volvían a hacerlo. Con motivo del Día Internacional de la Discapacidad, el Museo Picasso Málaga (MPM) invitó a las más de 170 entidades, asociaciones, hospitales y centros asistenciales con los que colabora habitualmente a una jornada de puertas abiertas, con visitas guiadas y espectáculo incluidos.

«Trabajamos con la idea de construir, desarrollar el pensamiento crítico y la capacidad de comunicación», recordó la coordinadora de programas educativos y accesibilidad del MPM, Elena Aparicio, que se apoya en la idea de «incluir e integrar». Porque, ante todo, se trata de actividades «participativas».

Trabajo conjunto

Al fin y al cabo, el objetivo es «crear un pensamiento individual a través de un trabajo conjunto», añadió Aparicio al mismo tiempo que hacía balance del programa para personas con necesidades especiales que el MPM ofrece desde su nacimiento y, de forma gratuita, desde 2007. Sobre todo, les llaman la atención esas «formas tan raras y con tantos colores» que pueblan los fondos de la pinacoteca. Ayer, la colección y la actual exposición 'Los juguetes de las vanguardias' pusieron el arte, la danza corrió a cargo de SuperarT, compañía granadina integrada por chicos con discapacidad intelectual, en su mayoría, síndrome de Down.

A disciplinados pocos les ganan. Desde bien temprano ensayaban en el auditorio de la pinacoteca para «dar el máximo». Es a lo que tienen acostumbrada a Mercedes Abellán. «Tienen mucha creatividad y un potencial muy fuerte. Los demás estamos llenos de ego, pero ellos son muy auténticos», aseguraba la directora de este grupo creado hace dos años y formado por catorce jóvenes que, pese a su circunstancias personales, demuestran ser autónomos sobre el escenario. Y, por supuesto, artistas.

«La danza es lo más; cuando bailo, siento que mi cuerpo flota», reconocía Laura Hidalgo, una de las bailarinas. Tampoco su compañera Yolanda Álvarez pensaba dejar en mucho tiempo el grupo: «El cuerpo me pide estar en SuperarT». Había unanimidad. «El baile me permite expresar mis sentimientos, sacar el alma que tengo dentro», apuntaba Antonio Gijón satisfecho tras un prolongado aplauso que refrendaba el valor de la diversidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos