Mercedes Siles Molina: «Las Matemáticas están de moda»

La catedrática Mercedes Siles, en el Rectorado. /Álvaro Cabrera
La catedrática Mercedes Siles, en el Rectorado. / Álvaro Cabrera

Catedrática de Álgebra en la Universidad de Málaga. Partidaria de la discriminación positiva, asegura que las mujeres «no pedimos caridad, sino que se valore la calidad de los candidatos a un determinado puesto»

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Como vicepresidenta de la Real Sociedad Matemática Española, ha sido una de las organizadoras de unas jornadas sobre el liderazgo de la mujer en profesiones relacionadas con las ciencias y la tecnologías, celebradas esta pasada semana. Como matemática, le alegra comprobar cómo cada año más estudiantes eligen esta carrera en la UMA.

En los próximos años se necesitarán miles de profesionales de las ingenierías, tecnologías y carreras de ciencias. ¿Estamos preparados para el desafío Stem?

–Sí, creo que nos estamos preparando, cada vez hay más estudiantes en estas carreras. Lo que sucede es que la mujer no está llegando a los puestos de liderazgo de estas profesiones. Hay que animar a las mujeres para que estudien estas carreras y para que después desarrollen su actividad y alcancen esos puestos de máxima responsabilidad.

Hay más estudiantes, pero, ¿qué piensa cuando pasa por una clase de Informática, o Telecomunicación, y ve solo chicos?

–Pienso que queda mucho por hacer. Se me cae el alma a los pies cuando veo a tan pocas chicas estudiando ingenierías o tecnología.

Por no hablar de catedráticos/catedráticas...

–Mire, en la UMA hay más alumnas que alumnos. También son más las mujeres que terminan los estudios, incluidos los de máster. Luego ya son menos las que hacen el doctorado. Hay también más profesoras ayudantes o contratadas doctoras. Pero después son más los profesores titulares, y solo un 20 por ciento somos catedráticas. Soy la única mujer matemática catedrática en la Facultad de Ciencias, y en toda la UMA somos tres.

Para analizar este problema, la falta de vocaciones entre las chicas, habría que remontarse a los institutos, ¿por qué cree que se inclinan menos por las ciencias o la tecnología?

–Tiene mucho que ver con los modelos sociales, la consideración social de la mujer, que está mejor vista en ciertas profesiones, y sobre todo por la presión familiar. Hay cierto miedo o desconfianza de las chicas a la hora de mostrar todas sus cualidades y posibilidades.

¿Se ha sentido alguna vez discriminada como mujer en su carrera profesional?

–Sí, en muchos momentos, por el propio hecho de elegir una carrera de ciencias... Siendo estudiante daba clases particulares al hijo de una amiga de la familia. Un día que vino el padre a recogerlo, me dijo: ‘¡si hasta eres guapa!’ Y yo me pregunté qué tenía que ver la belleza con saber más o menos Matemáticas...

¿Ha tenido también la sensación de que se le haya exigido un esfuerzo mayor que a un hombre?

–Descaradamente. Tienes que estar continuamente demostrando que vales más. En muchas ocasiones las mujeres tenemos lo que se llama ‘síndrome de la impostura’, que lleva a pensar que estás ocupando un puesto que no te mereces.

¿Es partidaria entonces de la discriminación positiva?

–La discriminación positiva no es poner a una mujer por el hecho de ser mujer. Es pensar que una mujer también puede ocupar un determinado puesto. En ese sentido, las mujeres no pedimos caridad, sino que se valore la calidad de cada candidato.

Después de años en los que quedaban plazas libres en Matemáticas o se entraba con un 5 en selectividad, este curso la nota de corte ha quedado por encima de un 10. ¿hay más interés por las Matemáticas?

–Hay un interés creciente por esta materia. Creo que las Matemáticas se han puesto de moda, es una profesión muy valorada. Por ejemplo, no hay desempleo ente los matemáticos, cuentas con muchas salidas profesionales, y no solo la docencia. Es una carrera muy versátil y las empresas quieren matemáticos por su capacidad para plantear problemas y resolverlos de la manera más adecuada.

Si las matemáticas están presentes en multitud de aspectos de la vida diaria, ¿por qué cree que resulta tan difícil su estudio?

–Sí, las tenemos en la vida diaria, a cada momento las utilizamos. Lo que pasa es que es una materia abstracta, y con partes que son muy duras y difíciles. Por esto es muy importante saber presentarlas a los estudiantes. Se pueden explicar de una manera más amena, recurriendo a casos prácticos y menos teóricos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos