Diario Sur

Andalucía vuelve a ponerse como objetivo la celebración de torneos profesionales

La celebración en Valderrama del Open de España supuso este año el regreso del Circuito Europeo, el segundo más importante del mundo tras el PGA, a Andalucía. El campo gaditano recibió a algunos de los mejores jugadores del mundo, como Sergio García, uno de los grandes impulsores del proyecto. El mes pasado, Málaga volvía a ser sede del 'tour' europeo al organizar el Open de España femenino en Aloha Golf, también con la presencia de golfistas de primer nivel como Azahara Muñoz, que acabó conquistando el torneo. El impacto publicitario de este tipo de eventos, que son seguidos por millones de personas, refuerza la promoción de los destinos andaluces.

La organización del Open de España femenino formaba parte de una estrategia turística y deportiva puesta en marcha por la Junta de Andalucía, la Diputación de Málaga y la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental en colaboración con la Real Federación Española de Golf. Esta colaboración institucional tiene como objetivo el regreso definitivo de la Costa del Sol al Circuito Europeo, del que ha sido sede en varias ocasiones. La estrategia turística andaluza cambió de rumbo tras el estallido de la crisis y la comunidad dejó de albergar torneos profesionales del 'tour' europeo, cuya organización requería desembolsos imposibles en tiempos de recesión. Andalucía comenzó entonces a apostar por la presencia en ferias y citas propias del segmento y por la promoción en circuitos 'amateurs', competiciones pequeñas donde el mensaje llegaba de forma directa.

El impacto publicitario de los grandes torneos profesionales, sin embargo, ha vuelto a activar los planes de la Junta, que en esta ocasión busca inversores privados y la colaboración de otras instituciones para atraer competiciones de primer orden. La estrategia pretende poner en valor los más de cien campos de golf de Andalucía.