Golf y apuntes

Miembros del UGPM entrenando en el Guadalhorce Club de Golf. :: francis silva/
Miembros del UGPM entrenando en el Guadalhorce Club de Golf. :: francis silva

La Universidad de Málaga busca que los estudiantes compaginen la pasión por el deporte con sus estudios a través de un programa pionero en Europa

CARLOS J. MARTÍNEZ

La Universidad de Málaga, de la mano del University Golf Program Málaga (UGPM), tiene por cuarto año consecutivo el objetivo de ofrecer a las jóvenes promesas del mundo del golf la posibilidad de compaginar los estudios con su pasión por este deporte. Lo hacen a través de un programa pionero y que desde su fundación no ha dejado de crecer. El camino no ha sido fácil, puesto que había que realizar una ardua tarea para convencer a los decanos de la importancia que tenía el programa y que los alumnos debían de contar con flexibilidad para realizar las prácticas y los exámenes.

Una lucha que ha tenido en el director de Deportes de la Universidad de Málaga, Pedro Montiel, el principal valedor. Éste aseguró: «Hablamos con todos los equipos decanales para explicarles en qué consistía el programa. Es una realidad importante, porque le damos una formación a deportistas que cuando acaben su carrera tengan una opción de incorporarse al mundo laboral». Tal fue la convicción con la que defendió el proyecto que al acto de inauguración que tuvo lugar ayer en el Guadalhorce Club de Golf, acudieron los decanos de cada facultad en la que estudian los miembros del UGPM.

El programa está formado por alumnos españoles y extranjeros, cuenta con polacos, alemanes, italianos, ingleses y argentinos. Una clara muestra de la importancia que está adquiriendo el programa, que busca competir con las universidades de Estados Unidos, pese al gran poderío económico del que disponen. La responsable de admisiones al programa, Marta Díaz, reveló la importancia del mismo: «En Europa no había ningún programa universitario de alto rendimiento en golf. Por el perfil del deporte, un buen profesional puede destacar a partir de 22 años en adelante. Lo que sucede es que se enfrentan al dilema de seguir en el golf o dejarlo por los estudios».

Ante esta tesitura, muchos padres deciden mandar a sus hijos a la Universidad de Málaga, donde además de estudiar y aprender un nuevo idioma en el caso de los extranjeros, siguen desarrollando su carrera con las mejores instalaciones de la Costa del Sol. El programa tiene como principal cara visible a Víctor Pastor, campeón de Europa universitario, que el domingo se marcha a Argentina y posteriormente a Estados Unidos para competir.

También destaca el único malagueño, Roberto Rivas, que este curso se graduará en Económicas, siendo el primer alumno del programa en conseguirlo. El UGPM concilia deporte y estudios, da compañía a los jugadores en un deporte tan solitario como el golf y sobre todo la oportunidad de formarse en todos los aspectos de la vida.

Fotos

Vídeos