diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 24 || Mañana 16 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Llamar «fornicadoras» a las mujeres no es un delito

tribunales

Llamar «fornicadoras» a las mujeres no es un delito

La Fiscalía de Ceuta archiva una denuncia contra un predicador musulmán que usó este adjetivo para las féminas que llevan tacón, pantalones o perfumes

07.08.13 - 16:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La Fiscalía de Ceuta ha decidido archivar la denuncia que hace quince días le trasladó la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma sobre la posible comisión de delitos relacionados con la apología de la violencia de género o la discriminación por razón de sexo o credo religioso por parte del estudioso del Corán Malik Ibn Benaisa que, en una conferencia en una mezquita, señaló que las mujeres musulmanas no deben salir a la calle más que con las manos y el óvalo de la cara descubiertos y no utilizar pantalones vaqueros, zapatos de tacón o perfume para no ser consideradas unas "fornicadoras".

Según han explicado fuentes del Ministerio Público, de su análisis de la charla pronunciada en la mezquita Ibn Rochd de Benzú, de más de una hora y media de duración, no se deduce que el predicador melillense incurriese en ninguno de los ilícitos contemplados en el Código Penal. "En relación con la violencia de género, la legislación alude a la realización de acciones concretas, en forma de amenazas, lesiones, coacciones o malos tratos, mientras que sobre discriminación por sexo o religión el artículo 510 del Código Penal se refiere a incentivar 'la discriminación, al odio o a la violencia", ha recordado la Fiscalía, que no ha apreciado tales actitudes en la conferencia.

La secretaria de Igualdad del PSOE de Ceuta, Sandra López Cantero, fue la primera en denunciar la presunta "apología de la violencia de género" realizada por Benaisa al poner en solfa sus declaraciones y la emisión y redifusión de las mismas en la televisión pública autonómica. El Gobierno local que preside Juan Vivas (PP) se limitó a defender que "el respeto a los credos y la supremacía de los valores democráticos deben ser compatibles".

Ruptura política

La polémica acabó generando la ruptura de relaciones entre los socialistas y el primer grupo de la oposición en la Asamblea, la coalición Caballas, que afeó al PSOE haber "ofendido a todos los musulmanes de la ciudad" y creado un "incendio" social de forma "interesada y electoralista" a pesar de que su líder, Mohamed Ali, aseguró que su formación no secundaba sus aseveraciones dejando claro que "mi esposa se perfuma, a mí me gusta, no es una fornicadora y ambos somos musulmanes".

A raíz de la polémica en los medios, Benaisa volvió a Ceuta para, rodeado por unos 150 ceutíes, en su mayoría mujeres, que se concentraron para apoyarle ante una mezquita, lamentar la "descontextualización" de sus afirmaciones, que según dijo iban dirigidas exclusivamente "a las mujeres musulmanas" en sintonía con "las enseñanzas del Profeta" y del Corán. "Mi mensaje siempre ha sido el de aconsejar, y no el de imponer, pues esto no forma parte del Islam, ya que en el Corán Dios nos deja claro que "no existe coacción en la religión", refirió el melillense, quien también afirmó que la expresión 'fornicadora' no tenía en su discurso el tono ofensivo que se le podía conceder fuera de la misma y que su esencia era de aplicación tanto para hombres como para mujeres que, acicalándose en exceso para salir a la calle, buscasen ser infieles "a sus parejas y a Dios".

En Tuenti

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Sólo entra en Facebook y haz 'me gusta'
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.