«Volvería a apoyar una y mil veces la aplicación del 155 en Cataluña»

Pedro Sánchez en un momento de la entrevista, realizada en un hotel de Granada.  :: ramón l. pérez/
Pedro Sánchez en un momento de la entrevista, realizada en un hotel de Granada. :: ramón l. pérez

El líder socialista reivindica la existencia de «varias nacionalidades en España, pero una sola soberanía nacional» Pedro Sánchez Secretario general PSOE

QUICO CHIRINO GRANADA.

El jueves inauguró en Granada la primera de las 50 asambleas abiertas que pretende celebrar a lo largo del territorio español. Pedro Sánchez gasta su segunda vida política y considera que la legislatura está agotada y cree que podrá gobernar en solitario. Desde luego, se desmarca por igual de Ciudadanos y de Podemos.

-La propuesta de impuestos a la banca ha recibido críticas, le reprochan que con esa medida sólo se compensaría una mínima parte del déficit. ¿Cuánto hay de golpe de efecto en la propuesta?

-Hay una filosofía: rescate por rescate. La banca tiene que estar al servicio del Estado y no el Estado al servicio de la banca. El impuesto extraordinario es una medida más de un paquete amplio que apuesta por pensiones dignas para hoy y para los jubilados de mañana.

LAS FRASESCiudadanos «Desde el 21 de diciembre tiene una guerra fría con el PP que amenaza con bloquear la legislatura» Reforma de la Constitución «Es un éxito que se haya constituido la comisión en el Congreso porque por fin podemos debatir»

-Pero en esas medidas también hay ideología, al punto de que Podemos las reivindica como propias.

-Más que de izquierda o de derecha es de justicia social. Es curioso que los que se oponen al impuesto extraordinario a la banca para financiar el sistema de pensiones son los que han esquilmado el Fondo de Reserva de la Seguridad Social. El camino de la derecha, el del PP y el de su socio parlamentario, el señor Rivera, es dejar las cosas como están.

-¿En esta nueva etapa está marcando distancias con Podemos?

-Me sigo sintiendo muy cercano a los votantes de Podemos, pero no a sus dirigentes. Pablo Iglesias ha cometido el error histórico de no defender la soberanía nacional cuando el secesionismo atacaba la integridad territorial del país. Muchos votantes de Unidos Podemos no lo comparten.

-¿La postura del PSOE está clara?

-Siempre lo estuvo, al menos, en mi caso. Los españoles han visto que el PSOE, ante un desafío de estas características, se ha situado con la defensa del Estado y del Estatuto de Cataluña.

-¿Le ha podido pasar factura en Cataluña al PSC el apoyo a Mariano Rajoy en el 155?

-En absoluto. El PSOE ha defendido siempre la Constitución. Por eso queremos su actualización. Defendimos el 155 como una forma de devolver a Cataluña una legalidad que fue quebrada por el secesionismo. Lo volvería hacer una y mil veces.

-Pero el resultado del PSC no ha colmado expectativas...

-Queríamos ganar las elecciones.

-¿Qué ha sucedido entonces?

-El PSC ha avanzado. No con la intensidad deseada, pero está claro que en Cataluña a la izquierda no soberanista la representa el PSOE.

-¿Y no ha habido también algo de improvisación en el discurso de campaña?

-Es un discurso que ha apostado por la reconciliación.

-¿Aunque sea apoyando el indulto a los independentistas que sean condenados?

-Es la apuesta por la reconciliación. El PSOE no tiene que renunciar a una de sus señas de identidad, y es que la crisis en Cataluña sólo se podrá resolver con la concordia.

Reforma constitucional

-¿Y para esa reconciliación favorecería, por ejemplo, que Oriol Junqueras no estuviera en la cárcel?

-Una de las máximas que me he aplicado es que no me gusta judicializar la política ni politizar la justicia. Hay que respetar el trabajo de los jueces.

-¿Sigue pensando que España es una nación de naciones?

-En el 39 congreso dijimos que había que actualizar el marco constitucional para perfeccionar el carácter plurinacional de España. Eso es lo que me diferencia de Unidos Podemos y los independentistas, yo reconozco distintas nacionalidades dentro de España, pero reconozco una única soberanía nacional. El derecho a decidir no es más que el derecho a la autodeterminación y eso no entra en el ideario socialista.

-¿Habrá reforma de la Constitución?

-Me gustaría. No tenemos que caer en el adanismo de otras organizaciones radicales de izquierda y pretender convertirlo en una suerte de proceso constituyente, pero tampoco hay que dejar las cosas como están cuando pueden estar mejor.

-Las primeras comparencias en esa comisión no parecen compartir mucho la idoneidad esa reforma...

-El gran éxito de esta comisión es que, por fin, podemos debatir en el Congreso. Se decía que no se daban las circunstancias de consenso para abordar una reforma. Espero que Rajoy cumpla su palabra y abramos entre todos la subcomisión para la reforma constitucional.

-¿Ve posible la investidura en Cataluña?

-La política catalana ha entrado en un ámbito de racionalidad muy distinto. Puigdemont debería asumir las consecuencias de sus actos políticos, acudir a España y desbloquear esa situación permitiendo que hubiera una legislatura constitucional.

-¿El mejor de los escenarios es el de una repetición de elecciones?

-Los ciudadanos catalanes han hablado. Lo que necesitan es un presidente que gobierne para el 100% de los catalanes y no para el 47%.

-La única alternativa es que Inés Arrimadas sea presidenta...

-También hay que ver la utilidad de votar Ciudadanos porque no he visto que haya propuesto nada. Lo único que he visto han sido insultos a sus posibles aliados. Quizás su objetivo no es un gobierno alternativo al secesionismo, sino otra cosa.

-Pero a usted no le viene mal que Ciudadanos crezca a costa del PP...

-Al PSOE, como partido de izquierda, ni le va ni le viene. Lo que es evidente es que el 21-D ha abierto una guerra fría entre los dos socios conservadores que amenaza con bloquear la legislatura. Si uno mira el balance de estos más de doce meses, solo ha habido unos presupuestos y la aprobación del 155.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos