Admiten a trámite una querella por estafa contra las directivas de dos bancos de Gibraltar

estepona. El Juzgado de Instrucción número 5 de Estepona ha admitido a trámite una querella interpuesta por un matrimonio de extranjeros residentes en Almogía, contra dos ejecutivas de bancos gibraltareños por los delitos de estafa y apropiación indebida. La querella se fundamenta en que las ejecutivas trabajaban para el banco ABN AMRO N.V., que ofrecía a jubilados extranjeros, ante su temor de ser víctimas del impuesto de sucesiones español, un préstamo hipotecario sobre sus viviendas con el propósito de reducir el valor de las mismas a los efectos del cálculo del tributo.

El capital del préstamo, que nunca venía a España, quedaba invertido en Gibraltar con la propia entidad, pero a nombre de una sociedad ilegal, que constituía un despacho gibraltareño recomendado por el banco, según los denunciantes. La gestión de la inversión se le confiaba así a una entidad denunciada por la CNMV por operar en España ilegalmente, añaden.

Los querellantes, una profesora y un ingeniero jubilados, hipotecaron el hotel rústico que regentaban por 750.000 euros. El producto financiero ofrecido por los denunciados supuestamente ayudaría a los suscriptores a evitar el impuesto de sucesiones y liberarse del crédito hipotecario originario.

En el 2008, la cartera de clientes de ABN AMRO N.V. fue vendida a SG HAMBROS Gibraltar, propiedad de Société Générale SA, que asumió el cien por cien de su negocio de banca privada, y la mayoría del personal y los contratos existentes, «apropiándose de los fondos de los querellantes y desvinculándose de la entidad antecesora», sostienen. La entidad SG HAMBROS Gibraltar niega ahora haber adquirido el negocio de ABN AMRO N.V., aunque admite que adquirió ciertos préstamos hipotecarios. En el auto de admisión a trámite de la querella se cita a los querellantes a declarar el próximo día 8 de junio en Estepona.