El informe defiende un trámite ambiental simplificado por la ausencia de impactos

El informe de impacto ambiental elaborado por la consultora Sfera determina claramente que este trámite debe resolverse por la vía simplificada, ya que se trata de un mero cambio de uso de una pastilla pequeña y que no implica una modificación estructural del Plan General (PGOU). Se trata de una parte de los terrenos, de 5.000 metros cuadrados, sobre un total de 17.000 que ocuparía el hotel, y que hay que cambiar a uso portuario ciudadano para que tenga encaje urbanístico. De hecho, los 12.000 metros cuadrados restantes ya están autorizados como uso hotelero.

Se trata de una pastilla nueva, ganada al mar, y por tanto ahora mismo lo que está en discusión es sólo un dictamen ambiental sobre esta parcela, con la diferencia de que por el trámite simplificado se resolvería en seis meses, y por el ordinario serían unos 18, un tiempo que se sumaría al resto de trámites legales obligatorios que todavía quedan por delante.

Por otra parte, sería reiterativo, ya que la construcción de la torre en sí requiere de una evaluación ambiental estratégica, por tener mas de 100 metros. Por lo que, si se llega hasta este punto, tendrá que ser sometida a una Autorización Ambiental Unificada, lo que conlleva un estudio de impacto, un trámite de información pública y un dictamen final, con un plazo estimado de unos diez meses. Por tanto, aún quedan al menos dos años de gestiones antes de que pudiera arrancar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate