Diario Sur

Urbanismo modifica la obra de la plaza de San Francisco e introduce varios naranjos

Nuevos naranjos plantados en sustitución de monolitos. :: sur
Nuevos naranjos plantados en sustitución de monolitos. :: sur

La reurbanización de la plaza de San Francisco, junto a la calle Carretería, ha tenido finalmente dos terminaciones. Hace apenas dos semanas, este enclave del casco antiguo, que ha sido reformado por la Gerencia Municipal de Urbanismo, presentaba una hilera de 22 monolitos rectangulares de escasa altura para impedir que los coches estacionen en una zona que se ha ganado especialmente para el uso peatonal. Ayer, la estampa era distinta después de que el Ayuntamiento haya decidido retirar la mitad de estos monolitos de granito para intercalar ocho naranjos entre los que sí se mantienen en la plaza. Según fuentes consultadas, este cambio en la conclusión de la obra responde a las peticiones de vecinos del entorno, que solicitaron la introducción de algún elemento arbóreo en detrimento de una sucesión de piedras demasiado continua, cada dos metros aproximadamente. Las fuentes aseguraron que este cambio no va a suponer sobrecoste alguno para el Consistorio, ya que ha sido asumido por la constructora.

Algunos de estos monolitos están ubicados frente a la fachada de la capilla de la Cofradía de la Paloma, por lo que Urbanismo no los ha fijado al suelo para que puedan ser retirados cada Semana Santa, de forma que puedan salir los tronos. La renovación de la plaza de San Francisco forma parte de un proyecto para reurbanizar tanto este espacio del centro como las calles Marqués de Valdecañas, Álvarez y Purificación. La actuación se encuentra ya en la última fase de ejecución.