Diario Sur

Urbanismo acerca posturas con la Junta para dar licencias en zonas inundables en Málaga

Vista del polígono Guadalhorce, que está afectado por los nuevos mapas del riesgo de inundación.
Vista del polígono Guadalhorce, que está afectado por los nuevos mapas del riesgo de inundación. / SUR
  • El equipo de gobierno municipal arranca de la Administración andaluza una fórmula para permitir proyectos empresariales en suelos consolidados

La marca negativa de la inundabilidad que se cierne sobre los suelos empresariales de los bordes del Guadalhorce podría aminorar sus efectos sobre los proyectos para esta zona de la ciudad, siempre que se ejecuten sobre suelo urbano consolidado, si finalmente llega a buen término el principio de acuerdo alcanzado este pasado lunes entre el Ayuntamiento y los responsables de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación delTerritorio en una reunión mantenida en Sevilla. El concejal de Ordenación delTerritorio, Francisco Pomares, explicó que, en ese encuentro, se consensuó una fórmula para que los propietarios de terrenos en los polígonos puedan obtener licencia de obras para actuaciones de nueva construcción –impedidas por la normativa vigente en materia de aguas– siempre que presenten a la Gerencia Municipal de Urbanismo medidas correctoras para reducir el riesgo de inundación en su parcela. Según concretó Pomares, estas medidas no tendrán que ser supervisadas por la consejería, que deja en manos de los técnicos de Urbanismo la potestad de su aprobación para otorgar el correspondiente permiso de obras.

«La Junta confía en nosotros para que autoricemos los proyectos y eso resuelve en gran medida el problema de la inundabilidad en el caso de los suelos consolidados», comentó el concejal, quien recordó que el informe en materia de aguas de la Junta seguirá siendo preceptivo en el caso de nuevos desarrollos urbanísticos. Así, los recogidos en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) fuera de las zonas consolidadas de la ciudad sí tendrán que pasar por el filtro de la consejería, que deberá analizar si las medidas correctoras que propongan son las adecuadas o no.

Pomares indicó que este acuerdo, del que fueron testigos varios técnicos y responsables de la Gerencia de Urbanismo, supone un paso «muy positivo» para dar salida a varios proyectos que estaban bloqueados por esta cuestión. No obstante, recordó que la solución definitiva vendrá con medidas como la sustitución del puente de la antigua N-340 para que no merme la capacidad del encauzamiento de la desembocadura del río.