Diario Sur

El hombre hallado muerto y maniatado en el aeropuerto era un indigente inglés

vídeo

Momento del traslado del cadáver, en presencia de agentes policiales. / Salvador Salas

  • El cuerpo se encontraba con los pantalones bajados por lo que se investiga un posible ataque de carácter sexual

La Policía Nacional investiga las circunstancias de la muerte de un hombre cuyo cadáver fue localizado ayer junto al apeadero del Cercanías de Renfe en el aeropuerto de Málaga. El fallecido estaba tumbado boca abajo sobre un banco, al que estaba sujeto de pies y manos con unas bridas de plástico, según ha podido saber este periódico.

El hallazgo se produjo unos minutos antes de las nueve de la mañana, cuando un vigilante del aeródromo malagueño observó el cuerpo inerte de la víctima. El empleado de seguridad avisó inmediatamente a la Comisaría Provincial, que movilizó a los especialistas del Grupo de Homicidios y de la Brigada de Policía Científica para la inspección ocular. Los agentes acordonaron el perímetro de la zona ajardinada donde fue localizado el cadáver para preservar las pruebas que pudiera haber en el escenario del suceso.

Los investigadores encontraron junto al cadáver diversos enseres personales que pertenecerían al fallecido, quien utilizaba un carro portaequipajes para transportarlos. Entre ellos, se halló diversa documentación que ha permitido identificar –a falta de la práctica de la necrorreseña– a la víctima. Se trata de un ciudadano inglés de 51 años con las iniciales S. F. A., quien al parecer podría sufrir algún tipo de enfermedad mental.

Al lado del banco donde yacía el cuerpo se encontraron también envases vacíos de bebidas alcohólicas, que sugieren que el hombre, por el olor que desprendía, se encontraba en estado de embriaguez. Además de las ataduras, el fallecido tenía los pantalones y los calzoncillos bajados, por lo que no se descarta que pudiera haber sufrido un ataque de carácter sexual, extremo que aclarará la autopsia, la cual se realizará mañana por parte de dos médicos forenses –como siempre que ocurre cuando se sospecha de una muerte homicida– en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga.

Sin signos de violencia

La causa del óbito sigue siendo una incógnita que también se espera despejar en la autopsia, ya que el cadáver aparentemente no presentaba signos externos de violencia. De hecho, las distintas fuentes consultadas mostraron sus reservas a la hora de pronunciarse sobre un posible homicidio dado lo extraño del caso.

Los investigadores han empezado a revisar las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del aeropuerto en busca de alguna pista y por ahora mantienen abiertas todas las hipótesis.