Diario Sur

La Junta tapa parte de las pinturas barrocas aparecidas en la fachada del instituto Gaona

Las únicas pinturas que se han restaurado enmarcan un balcón.
Las únicas pinturas que se han restaurado enmarcan un balcón. / Paula Hérvele
  • Docentes del centro lamentan la falta de presupuesto de Educación para poner en valor la totalidad de los dibujos encontrados

Los operarios de la obra que la Consejería de Educación acomete en la fachada del instituto de Educación Secundaria Vicente Espinel, conocido como instituto Gaona, se afanaban ayer en dar los últimos retoques a sus muros. Mediante unos rodillos aplicaban la pintura beige para rematar los trabajos de eliminación de humedades. Quien pase por allí podría pensar que la actuación ha dado un buen resultado, y así es. Lo que no sabrá es que bajo esas capas de pintura se han ocultado dibujos del siglo XVIII, similares a los recuperados en el patio del instituto –casa de los filipenses en Málaga hasta la Desamortización de 1835–, que no se han restaurado por falta de presupuesto.

Y es que este proyecto de reparación de revestimientos y bajantes de la fachada principal del instituto, que también incluye la construcción de un falso techo en un aula, ha partido de una inversión de 35.428 euros que ha resultado ser insuficiente para recuperar las pinturas de molduras aparecidas junto a las ventanas, que se han vuelto a ocultar tras varias capas una vez consolidadas, por si se pudieran sacar a la luz y restaurar en el futuro. Docentes del departamento de Historia de este centro escolar expresaron a este periódico su malestar por esta circunstancia. «Es muy triste que no se hayan recuperado estos dibujos», señalaron.

Los únicos que finalmente sí se han rescatado, mediante la labor de la empresa Tarma Restauración y Patrimonio, son los que han aparecido en el balcón de la entrada a lo que fue el palacio del conde de Buenavista, que dio origen a la antigua escuela filipense. Aquí se ha descubierto un entablamento con moldura mixtilínea sostenido por dos columnas toscanas junto a las que figuran dos mujeres que podrían representar a Santa Inés, ya que tiene un cordero en brazos, y a Santa María Magdalena, ya que sostiene un crucifijo. La restauradora Beatriz Martín explicó que se ha efectuado un estudio de toda la fachada, se han eliminado sales y se han restituido zonas de mortero. Sin embargo, la falta de presupuesto ha impedido restaurar las cenefas barrocas que enmarcan las ventanas de la planta baja y primera de la fachada.

Este periódico consultó ayer a la Delegación de Educación por qué no se ha destinado mayor presupuesto a esta obra para rescatar las pinturas del siglo XVIII, pero no recibió respuesta al respecto. Su ocultamiento bajo nuevas capas de pintura impide su contemplación en el conjunto, con este tipo de decoración barroca malagueña, que componen la iglesia de San Felipe Neri y el edificio que alberga el Museo del Vidrio.

«No es una prioridad»

Por su parte, la directora del instituto, Julia del Pino, explicó que la actuación desarrollada por la Junta en la fachada ha sido «una intervención parcial porque el presupuesto no llega». «Los temas estéticos no son la prioridad de la Delegación de Educación, su prioridad son arreglar los espacios para la docencia. Sabemos que es un esfuerzo incompleto, pero se ha mejorado una fachada que estaba muy deteriorada», indicó.