Diario Sur

Juan Cassá: «El alcalde tiene que ser valiente con el futuro de Limasa, no vale el café para todos»

Juan Cassá apuesta por privatizar el servicio y dividir la ciudad en sectores.
Juan Cassá apuesta por privatizar el servicio y dividir la ciudad en sectores. / Salvador Salas
  • Portavoz de Ciudadanos y presidente de la Comisión de Investigación de Limasa

  • El socio de investidura del PP apuesta por la privatización y considera que Limasa es «la peor mancha en la gestión de De la Torre»

Uno de los retos que Juan Cassá se marcó al inicio de la legislatura fue arrojar luz sobre la gestión de Limasa. Desde comienzos de año preside la comisión de investigación en la que se han abordado las principales lagunas de la empresa mixta, pero por mucho que se hable del pasado, el futuro del servicio de limpieza cuando la próxima primavera expire el contrato sigue en el aire. En Ciudadanos apuestan decididamente por la privatización, y piden al alcalde «valentía» para hacer lo propio. A su juicio no caben medias tintas: «No vale el café para todos».

¿Se están cumpliendo sus expectativas en la comisión de investigación?

Claro que sí. Todo el mundo decía que iba a ser para nada, una pantomima, pero hemos demostrado justamente lo contrario. Teníamos claro que de ahí iba a salir mucha información que debían conocer los malagueños y también todos los que estamos en el Ayuntamiento para tomar una decisión sobre qué modelo de empresa queremos.

Desde entonces, ustedes tienen clara su apuesta por la privatización.

Ciudadanos es un partido valiente, frente a los complejos del PP a la hora de tomar una decisión y frente al sectarismo de la izquierda que sólo defiende la municipalización del servicio sin hacer ningún tipo de propuesta.

Arguménteme su postura. ¿Qué ventajas le ve a la privatización y qué inconvenientes a la municipalización?

El inconveniente de la municipalización es una reflexión muy fácil. Ahora hay un sistema mixto, pero de facto es una empresa municipal porque todo lo que tiene que ver con los recursos humanos pasa por manos del alcalde y todo el dinero sale de las arcas municipales. Además, lo de que este modelo sería más barato tampoco es cierto. Informes de técnicos municipales estiman que el ahorro sería de un 3%, un porcentaje que no es lo suficientemente importante como para decantarse por esta opción. En cambio, le vemos muchas ventajas a la privatización dividiendo la ciudad por sectores. La primera es generar una sana competencia entre las diferentes empresas; la segunda que tendríamos herramientas para descontar certificaciones si no se está limpiando bien; y además, contaríamos con una flota más moderna que garantizaría un trabajo más esmerado.

¿Se han reunido alguna vez con el comité de empresa?

Me reuní una vez con un grupo de trabajadores que vino a verme, pero fue al principio de la legislatura y no se llegó a nada en claro. Nuestra función no es reunirnos con los comités de empresa para negociar convenios ni sanciones disciplinarias. Donde tenemos que hablar estas cosas es en el consejo de administración. Además, soy presidente de la comisión de investigación y no me he reunido con nadie para ser equidistante y neutral.

El pleno aprobó por unanimidad que este asunto estuviera resuelto el pasado 15 de julio. Y luego se ha vuelto a aprobar instar al equipo de gobierno a que se pronuncie cuanto antes. Sin embargo, todo apunta a que se va a prorrogar el servicio al menos hasta el otoño de 2017.

Para tomar una decisión dependemos de la aritmética. En Ciudadanos somos tres concejales, y apostamos abiertamente por privatizar y dividir por sectores. Los partidos de izquierdas quieren municipalizar, pero estamos pendientes de que el alcalde tome una decisión. Somos muy críticos con el señor De la Torre, porque esta empresa no funciona desde hace 16 años y no entendemos por qué necesita tanto tiempo para pronunciarse cuando, a nuestro juicio, Limasa es la mayor mancha en su gestión. Si el alcalde dice que municipalizar es la solución, lo respetaremos aunque no lo compartamos, pero no hay que dilatar más esta situación. Hace falta valentía, aquí no vale el café para todos.

Más allá del modelo, lo que realmente preocupa al malagueño es que su calle esté limpia.

Evidentemente, el ciudadano lo que quiere es que la ciudad esté limpia, pero evidentemente municipalizando los servicios no va a mejorar y sí que nos vamos a cargar de muchos más problemas. Aunque no sea políticamente correcto, somos valientes y decimos que lo mejor es privatizar y dividir la ciudad por sectores.

Al margen de la gestión, también acaba de salir adelante una moción de su partido para aumentar las multas por ensuciar.

No puede ser que en esta ciudad no se ponga ni una multa diaria (la media es de 0,7) por no recoger los excrementos caninos. Hay que mandar el mensaje a la ciudadanía de que vamos a redoblar esfuerzos para que las calles estén más limpias, pero también que necesitamos su colaboración. La suciedad es un problema de todos y todos tenemos que ayudar a tener una ciudad más limpia.

¿Qué recorrido le queda a la comisión de investigación?

Ahora estamos haciendo hincapié en los recursos humanos, con asuntos como que medio millar de trabajadores tenga a alguien con sus dos mismos apellidos o que en la última década hayan heredado su puesto 196 empleados. A partir de ahí, nos quedan al menos tres sesiones más para saber todo lo que ha pasado estos años en una empresa que tiene lo peor de lo privado y lo peor de lo público. En este sentido, no quiero pasar por alto lo orgullosos que estamos del equipo de trabajo que tenemos en Ciudadanos para las cuestiones de Limasa, aportando datos y planteando propuestas para mejorar el servicio.

¿No cree que la comisión muestra ya síntomas de agotamiento, entre tantas ausencias de comparecientes y el plante del equipo de gobierno en la última sesión?

La ausencia del PP me llena de tristeza. Espero que no sea una estrategia relacionada con el cambio de portavocía. No me casa mucho, igual que no creo que a Francisco de la Torre le haya agradado. En todo caso, el PP es el máximo responsable del despropósito político de Limasa y le ha faltado al respeto a los malagueños y a la institución. Han celebrado la Semana Europea de la Democracia Local con un hecho sin precedentes, inaudito y antisistema.

¿Qué espera de la investigación de la Fiscalía sobre presunto enchufismo?

Que el presidente del comité diga en una comisión de investigación que determinados partidos políticos han enchufado a trabajadores es una acusación muy grave y por eso decidimos acudir a la Fiscalía mientras el alcalde hizo la estatua y el resto de la oposición no siguió tirando del hilo. Por algo será. No sabemos qué decidirá el fiscal, pero aunque jurídicamente haya prescrito, éticamente no puede hacerlo.