Historia de un museo. Historia de una colección

Historia de un museo. Historia de una colección

  • La sección de Bellas Artes se convierte desde sus orígenes en un referente del arte moderno español de su época

Los orígenes del Museo de Málaga se encuentran en el siglo XIX cuando la recién fundada Academia de Bellas Artes de San Telmo (1849) se plantea la creación de un Museo Provincial en 1852 para sociabilizar, mediante la exhibición pública, los Bienes Muebles incautados tras la exclaustración de los conventos malagueños.

Tarea compleja y casi imposible por la difícil localización de las piezas, que no detuvo a la academia, sino que le sirvió de punto de arranque para comenzar una estrategia de aceptación de depósitos de particulares, artistas e instituciones, que conformaron una incipiente colección germen del Museo de Málaga.

En 1913, por R. D. del 24 de julio se instituyen los Museo Provinciales de Bellas Artes, siendo el momento de la creación oficial del de Málaga al fundarse por R. O. del 3 de febrero de 1915 el Patronato del Museo a instancia de Ricardo Gross Orueta, presidente de la Academia de San Telmo.

Dicho museo, sin sede estable, comienza su andadura con la colección de la academia y los depósitos de la Escuela de Artes y Oficios, al que se añadieron piezas procedente de la Junta Liquidadora del Monte de Piedad; objetos varios, como documentos históricos y arqueológicos, diseminados por centros oficiales y casas particulares; y el legado de Muñoz Degrain en 1916, 16 cuadros de su autoría y 22 de otros autores, entre los que figuraban artistas locales o vinculados con Málaga, como Ferrándiz, Labrada, Talavera, Haes, Martínez Cubell, y nacionales de la importancia de Rosales, Sorolla, Agrasot, Casas, Salas, Domingo o Blay; también Picasso, 'El viejo de la manta', retrato de José Ruiz Blasco a la acuarela.

Desde ese momento el Museo de Málaga se convierte en un referente del arte moderno español de su época.

A partir de aquí y por contagio con el gesto de Muñoz Degrain, otros autores como Denis, Murillo Carreras, Moreno Carbonero o Nogales entregan obras de su mano y de sus propias colecciones que incrementan la presencia de autores malagueños así como de otros autores nacionales de los siglos XVII al XX, ejemplo que siguen miembros de la sociedad local como Eduardo Palanca, que deposita el retrato del ministro Eduardo Palanca realizado por Ferrándiz, o Rafael Echevarría, que contribuye con las dos emblemática obras de Denis Belgrano 'Después de la corrida' y 'Quite de espada'.

Todo ello se ordenó por salas: Galería de Antiguos, Sala Muñoz Degrain, Sala Ricardo Orueta y Galería de reproducciones clásicas cuando en 1920 se tuvieron que trasladar a las dependencias de la academia al venderse el inmueble de la calle Pedro de Toledo, cedido por el Marqués de Larios desde 1915 y que se inaugura como museo el 17 de agosto de 1916.

La academia se convirtió en el primer garante del museo, asumiendo su gestión, en la que se establecían estrategias de conservación, difusión de los fondos y especialmente su enriquecimiento. Junto a ello, una lucha incansable por encontrar un local adecuado para sus funciones. Cuarenta y un años hasta que en 1961 se inauguró el museo en el Palacio de Buenavista.

Durante ese tiempo, la academia, y sus miembros, impulsaron las donaciones de particulares e instituciones. También las adquisiciones. De singular importancia fueron las gestiones realizadas por los académicos Fernando Guerrero Strachan, Salvador González Anaya y José Luis Estrada Segalerva con la Dirección General de Bellas Artes en Madrid, que supieron implicar para la causa a personalidades como Manuel Gómez Moreno y Ricardo Orueta, y que se tradujeron en importantes depósitos del Museo del Prado y Museo de Arte Moderno de Madrid.

'La Meta sudante' de Moreno Carbonero, '¡Y tenía corazón.!' y 'Flevit super illam' de Simonet y Lombardo (este último restaurado recientemente por el Museo del Prado, en donde se exhibe y perdido para Málaga) o 'Floristas valencianas' de Nogales, fueron piezas claves para reforzar el discurso de calidad del centro pictórico malagueño.

También autores españoles como Jiménez Aranda, Haes, Meifrén, Araujo, Estevan, Martínez Cubell, Morcillo, Menéndez Pidal, Maura, Mélida, Plasencia, Peiró, Viniegra, Morera, Domingo y Benlliure entre otros, puestos en diálogo con los autores locales, deben servir para establecer un discurso que refuerce y ponga en su justo valor el arte local, unos de los itinerarios más expresivo de la colección del museo, y hacer factible un necesario ejercicio de territorialidad, posible, especialmente, por estos depósitos de los museos nacionales.

Junto a ellos, Carracci, Guido Reni, Van Dyck, Giordano, Alonso Cano, Ribera, Zurbarán, Castillo, Morales, Menéndez, Pedro de Mena., depósitos del Museo del Prado o de otras instituciones locales, amplían un recorrido por el arte de las Edades Moderna y Contemporánea con piezas de singular calidad.

De 1961 a 1983 la gestión del museo fue responsabilidad estatal y de 1984 en adelante de la Junta de Andalucía. Es a partir de entonces cuando la política sobre la colección cambia y se dirige a incrementarla con pintores actuales malagueños y contemporáneos, de Picasso a Peinado pasando por Moreno Villa. Junto a ellos se han adquirido obras de gran representatividad y calidad de Pedro de Mena ('Ecce- Homo' y 'Dolorosa' de la colección de El Retiro), Muñoz Degrain ('Ecos de Roncesvalle'), Nogales ('El milagro de Santa Casilda') o Simonet ('El juicio de Paris') que han reforzado los discursos de los fondos del museo.

Hoy, el Museo de Málaga abre sus puertas en su nueva sede del palacio de la Aduana. Con un original y erudito discurso museológico, nos oferta un centro de interpretación sobre el Museo de Málaga, su historia y el origen y características de sus colecciones.

Este artículo constituye una síntesis del trabajo de investigación realizado por la autora y publicado como: Sauret Guerrero, Teresa, 'Tradición e Innovación en el Museo de Málaga' (1850-1949), Sevilla, Junta de Andalucía, 2004.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate