¡Sí, La Aduana Museo de Málaga!

Acabo de visitar el Museo de Málaga ya terminado (26 de octubre de 2016) y la emoción me arroba. Me vienen a la mente las discusiones, los debates, las propuestas, el ir a la calle unidos en una sola ilusión, las manifestaciones, la participación, recurrir al grito para convencer a los inamovibles, huérfanos de apoyos oficiales, solo dando la cara con la verdad en el gesto, reivindicabamos 'La Aduana para Málaga', que después inmortalicé en un cartel que aún reafirma su necesidad de ubicación de las aparcadas obras del Museo de Málaga en uno nuevo en el palacio de la Aduana. Al final fuimos persuasivos y el Museo de Málaga es una bella realidad. Como digo, lo acabo de visitar con un grupo de la Fundación Aduana Museo de Málaga que tengo el honor de presidir y tanto mi euforia como mi satisfacción no tienen límite. Salto de alegría, ilusión, contento, júbilo irrefrenable ante lo que acabo de ver.

Me gustaría disfrazarme de director de circo, con sombrero de copa, chaqué, botas altas y una gran corbata de paloma y acompañado de los músicos de Picasso y un grupo de saltimbanquis, gritar con un altavoz por calle Cister, Alcazabilla y Cortina del Muelle. ¡Pasen señores pasen! ¡Pasen y vean! ¡A la lindísima Dama de la Alcazaba! ¡A la loringiana venus púdica! ¡Al grupo de matronas sedentes con Ceres y Juno! ¡Lo nunca visto! ¡Lo más hermoso de nuestra medina Málaga! ¡Podrán comprobar de cerca (sin tocar nada) los ajuares de las tumbas de Santa Ana de la margen derecha del Guadalmedina y las del hipogeo de calle Mármoles! ¡Se quedarán absortos como yo, cuando vean el tesorillo del tajo del Jorox, como del gran mosaico cartameño del nacimiento de Venus! ¡Y qué decir de la cerámica de la Alcazaba! ¡Preciosas arcillas al torno con decoración incisa y estampillada! ¡Vidriados candiles, escudillas y ataifores! ¡Todo y mucho más en nuestro Museo de Málaga! ¡Pero la sección de pintura, os la presento como tesoro íntimo y apoteósico de nuestra historia, de nuestra historia pintada! ¿Quién no se ha conmovido ante la tierna resignación de 'La esclava en venta'? ¿O ante la gallardía de los gladiadores de 'La meta sudante'? O verse envuelto en las reverberaciones de sonido y color de los 'Ecos de Roncesvalles', o de aquella 'Noche clara en la Caleta'. ¡Tendré que reforzar la charanga con algunos cientos de 'majorettes' que bailen pasacalles al ritmo de mi emocionado corazón! Estoy delante del 'Ecce Homo' y la 'Dolorosa' de Pedro de Mena, camino de sumergirme en las tempestuosas aguas de 'La destrucción de la Armada Invencible', después de atravesar los sugerentes ámbitos surreales de Moreno Villa para acabar empapado de arte en las salas de la generación del 50 y 70. ¡Pasen señoras y señores! ¡Pasen y vean lo que hemos conseguido los malagueños para nuestra cultura! ¡Que la Aduana sea para Málaga! ¡La Aduana Museo de Málaga! ¡Si, la Aduana Museo de Málaga! ¡Pasen señores, pasen!

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate