Diario Sur

El Museo de la Aduana de Málaga, en datos

El Museo, en datos
  • La magnitud de su historia y de sus colecciones deja un ilustrativo reguero de cifras

Nació por decreto, vivió en un piso, luego se mudó a un palacio y acabó desahuciado durante casi dos décadas. Ahora el Museo de Málaga recupera el esplendor perdido y, por primera vez en más de un siglo de historia, reúne en la misma sede las colecciones provinciales de Arqueología y Bellas Artes. El catálogo completo de ambas secciones supera las 17.000 referencias, si bien en el palacio de la Aduana estarán expuestas unas 2.700.

El edificio más imponente de la ciudad abrirá sus puertas dentro de una semana como sede del museo provincial, después de una larga y compleja reforma que se ha prolongado durante más de siete años y que ha transformado un edificio administrativo en la casa de uno de los museos más notables –en cuanto a sede y colecciones– del país.

18.451,96

metros cuadrados construidos ofrece el palacio de la Aduana después de la amplia reforma a la que se ha sometido. Los trabajos de acondicionamiento comenzaron en la primavera de 2009 y tienen como principal rasgo visual externo la recuperación de la cubierta, inspirada en la que fue pasto de las llamas en el incendio ocurrido en 1922.

El Museo, en datos

68

trabajadores tendrá el equipamiento cultural. La plantilla del museo ha crecido desde los 31 empleados vinculados a la institución. La Junta de Andalucía anunció el aumento de personal tres semanas antes de la inauguración del museo y aclaró que todas las incorporaciones procederán de trabajadores ya adscritos a la Administración autonómica, ya sean funcionarios o personal laboral.

1973

Fue el año en el que los museos provinciales de Arqueología y Bellas Artes quedaron unidos en una sola institución: el Museo de Málaga. Esa unificación ha sido uno de los principales argumentos en defensa de que, por primera vez en su larga historia, ambas colecciones permanezcan expuestas en un mismo espacio, en este caso, el palacio de la Aduana.

3.574

metros cuadrados de superficie útil ofrece la planta baja del palacio, que permanecerá abierta al público como una plaza más de la ciudad para que cualquiera pueda entrar y visitarla. La zona cuenta con bancos, árboles, una fuente, paneles explicativos sobre el museo, al tiempo que dará acceso a una cafetería, una tienda y a las salas expositivas.

36

años permaneció el Museo de Bellas Artes en el Palacio de Buenavista, actual sede del Museo Picasso Málaga. La institución recaló allí en 1961 y permaneció en la calle San Agustín hasta 1997.

2.700

obras de arte expone el museo en su colección permanente, tanto en la sección de Arqueología como en la de Bellas Artes. Los fondos de la institución superan las 17.000 referencias (unas 15.000 corresponden a piezas arqueológicas y el resto, a Bellas Artes). De este modo, la Aduana mostrará el 15,8% de las colecciones reunidas en la institución provincial.

El Museo, en datos

38.685.978

euros ha invertido el Estado en la rehabilitación del palacio de Cortina del Muelle. El proyecto arquitectónico ha corrido a cargo del estudio de Fernando Pardo, mientras que el diseño interior de los espacios expositivos lleva la firma de Frade Arquitectos.

359.445

euros ha sido la inversión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para la recuperación de las obras arqueológicas reunidas en la Colección Loringiana. Las tareas de recuperación las realizaron las empresas SIT (142.129,63 euros), Clave (118.580 euros) y Ártyco (98.736 euros).

19

años se cumplirán el próximo 12 de diciembre, día de la inauguración oficial del museo, de la primera manifestación organizada en la capital para reclamar el uso cultural del palacio. Bajo el lema ‘La Aduana para Málaga’, diversos colectivos de la sociedad civil articularon cuatro grandes movilizaciones entre 1997 y 2001.

680.000

euros ha destinado la Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, a la restauración de más de 450 piezas del Museo de Málaga. La mayoría de los trabajos se han desarrollado entre 2010 y 2015.