Primer recorrido por el Museo de Málaga

'¡Y tenía corazón!', la obra de Enrique Simonet, es una de las piezas emblemáticas del Museo de Málaga que abrirá en el Palacio de la Aduana.
'¡Y tenía corazón!', la obra de Enrique Simonet, es una de las piezas emblemáticas del Museo de Málaga que abrirá en el Palacio de la Aduana. / Sur
  • La colección Loringiana abrirá la exposición del Palacio de la Aduana, que arrancará con la colección de arqueología, se detendrá en el siglo XIX y llegará a la modernidad con Picasso

Visto desde fuera recuerda el poema de Pablo Neruda. «Me gustas cuando callas porque estás como ausente». Así lleva ya más de dos años el Palacio de la Aduana desde que se quitó el vestuario de andamios y dejó ver su piedra recién pulida y su nuevo techo de aluminio metálico. Majestuoso edificio, pero como ausente. Y el como es para recalcarlo ya que la quietud de su exterior contrasta con su 'vida' interior. Desde septiembre pasado, la empresa Empty desarrolla el proyecto expositivo realizado por Frade Arquitectos con la construcción y fabricación del mobiliario, escenografía y recursos interactivos del Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana, cuya apertura está fijada para finales de 2015. El plazo de ejecución para la instalación de la colección concluye en noviembre, momento en el que el Ministerio de Cultura entregará a la Junta de Andalucía el edificio para que finalice la puesta en marcha e inaugure la pinacoteca como gestor de este espacio. Casi un año por delante todavía para contemplar la exposición permanente, a cuyo proyecto museográfico ha tenido acceso SUR. Un recorrido que arrancará con la valiosa Colección Loringiana de arte romano.

Repaso al Museo de Málaga

Un gran podio irregular de más de diez metros de largo recibirá a los visitantes en la sala 1 del Museo de Málaga, cuya visita arrancará en la sección de Arqueología de la segunda planta para descender a la primera, donde se ubicará la colección de Bellas Artes. Sobre la plataforma se exhibirán las principales piezas arqueológicas reunidas en la segunda mitad del siglo XIX por los Marqueses de Casa-Loring, como es el caso de la escultura de Minerva o las grandes piezas monumentales -de hasta 2.000 kilos- que se encuentran actualmente en el Jardín Botánico Histórico de la Concepción y que en unos meses volverán al Museo de Málaga para su exhibición definitiva en la Aduana. Es el caso de 'Thoracata', la escultura de 1,70 metros de alto de un militar romano fechada en el siglo II d.C., o 'Pie votivo', una pieza de mármol blanco que calza una sandalia griega de número imposible ya que la planta mide cerca de un metro.

Tras mostrar la valiosa Colección Loringiana, el Museo de Málaga regresará desde el futuro romano al arte rupestre. La sección de Arqueología, que cuenta con más de 15.000 piezas, cuenta así con una gran riqueza de fondos que abarcan desde el Paleolítico inferior hasta el Calcolítico, con piezas procedentes de yacimientos y cuevas de toda la provincia, aunque las épocas más representadas son las posteriores a la edad de Bronce. En este sentido, el proyecto expositivo no solo mostrará las piezas, sino que las situará en su contexto con escenografías que permitirán conocer cómo se usaban y cómo vivían nuestros antepasados.

Siguiendo este guión, la Sala 3 reproducirá las pinturas y grabados rupestres de las cuevas malagueñas, como Nerja, Ardales y La Pileta. La exhibición se apoyará además en proyecciones audiovisuales para mostrar la vida en las cavernas y el descubrimiento del arte primitivo. Esta sala ofrecerá una reconstrucción de la tumba fenicia de Chorreras a partir de las piezas de alabastro, cerámica y metal encontrados en este yacimiento de Vélez-Málaga y datados en los siglos VIII-VII a.C. Además, se reproducirá la escenografía del Hipogeo púnico (siglos VI a C.- II a. C) de la calle Mármoles de Málaga y la cámara funeraria de un guerrero fenicio (siglo VI a.C.) encontrada en 2012 durante unas obras en la calle Jinetes de Málaga.

Precisamente las piezas de estas tres últimas necrópolis han sido restauradas recientemente por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico con vistas a su exposición definitiva en el Museo de Málaga. Entre ellas se encuentra un anillo de oro aparecido junto al mencionado guerrero con el motivo de Sekmet o diosa de la guerra, divinidad egipcia adoptada por los griegos.

El puerto de calle Camas

Repaso al Museo de Málaga

Acceder a la Málaga romana será posible en la sala 4 del museo, donde tendrá protagonismo otra tumba, situada en calle Rosarito, que ofreció datos nuevos de la ciudad con enterramientos fechados en diferentes siglos, desde el II d.C. al V d.C. Además de reconstruir este recinto funerario, el museo recupera uno de los grandes monumentos de la época en la ciudad, el vecino Teatro Romano, del que se exhibirán piezas encontradas en las excavaciones desarrolladas desde su (re)descubrimiento a mediados del siglo XX. La exposición mostrará hallazgos singulares como la pátera de plata, un cuenco con la inscripción en latín 'Tómame sediento, quizá te sacie', y contará además con un vídeo en el que a través de infografías 3D reconstruirán este espacio cultural en su época de esplendor en los primeros siglos de la nueva era, cuya fachada se alzaba varias plantas en la actual calle Alcazabilla.

La sala 4 también será el espacio destinado a la Lex Flavia Malacitana, encontrada en 1851 en la zona de El Ejido y, que tras pertenecer décadas a la Colección Loringiana, se exhibe actualmente en el Museo Arqueológico Nacional. Para cubrir su ausencia, este estatuto tallado en piedra será recordado en un panel interactivo en el que los visitantes podrán navegar por estas cinco tablas que convirtieron Málaga un municipio y le dieron carta de naturaleza en el Imperio Romano.

Además, el recorrido expositivo reconstruirá el entonces puerto malagueño, situado en el fondeadero de calle Camas, y exhibirá algunas piezas de primer orden como el mosaico romano ‘Nacimiento de Venus’ que, con una superficie de más de seis metros de largo por cuatro de ancho, está datado en el siglo II d.C y acaba de ser restaurado para su exposición definitiva en el Museo de Málaga. Esta última pieza, que fue encontrada en Cártama en 1956, representa en el centro a Afrodita, con larga cabellera y sobre una gran concha, empujada por el soplo de los dioses.

Repaso al Museo de Málaga

La sala 4 será una de las más relevantes de la sección de arqueología ya que también incluye la época árabe. Una gran maqueta de la medina de Málaga situará visualmente la ciudad islámica, mientras que también se dará protagonismo a las iglesias rupestres de la provincia, templos cristianos de estilo mozárabe que se extendieron durante la Edad Media. En este punto, el museo dedicará un espacio interactivo a una pieza encontrada en el última década, el Corán de Cútar, una joya que también se ha restaurado y que ha ofrecido datos importantes sobre la técnica y la edición de libros en Al-Andalus.

La cerámica nazarí tampoco faltará en esta sala. La técnica decorativa de cuerda seca se podrá comprobar en numerosas jarras, mientras que la estela de oreja -denominada así por los singulares apéndices que la adornan- mostrará este tipo de enterramientos típicamente malagueños. Una de las joyas de esta época es el denominado 'Ataifor de la nao', una cerámica del siglo XIV con la representación en el centro de un barco, un tipo de figuraciones muy raras en el arte hispanomusulmán. La singularidad de la obra hace que ésta sea precisamente una de las piezas más solicitadas por otros museos para exposiciones en todo el mundo, como alguna vez ha señalado la directora del centro artístico, María Morente.

Repaso al Museo de Málaga

Precisamente esta cotizada cerámica se incorporó a la colección de arqueología gracias al legado de Juan Temboury, el editor e intelectual malagueño que es uno de los protagonistas de la Sala 5, que recordará a las personas vinculadas al museo tanto a través de sus hallazgos como la investigación. Un homenaje a todos los que han contribuido a crear la colección desde la prehistoria a la época árabe y que todavía se almacena en un edificio administrativo de la Avenida de Europa de la capital.

A partir de aquí, el recorrido expositivo descenderá a la primera planta para dar paso a la sección de Bellas Artes que, en la sala 6, explicará los orígenes de su colección, que se inauguró en 1916 por iniciativa de la Academia de San Telmo. Las piezas más antiguas incluyen lienzos y esculturas de artistas como Luis de Morales, Murillo, Antonio del Castillo, Alonso Cano, José de Ribera, Velázquez, Zurbarán o Pedro de Mena, con su célebre 'Dolorosa' (siglo XVII).

En la sala 7 se exhibirá la que es sin duda una de las mejores colecciones de pintura española del siglo XIX con la presencia de la que es la gran obra icónica del Museo de Málaga, ‘¡Y tenía corazón! (Anatomía del corazón)’, la monumental obra de Simonet que, tras el cierre de la pinacoteca en 1997, estuvo cerca de volver al Museo del Prado, propósito del que finalmente desistió la pinacoteca.

Repaso al Museo de Málaga

En esta sala no faltarán tampoco las firmas de Carlos de Haes, José Jiménez Aranda, José Gartner de la Peña, Joaquín Martínez de la Vega, Ramón Casas o Sorolla, así como cuadros de la denominada Escuela Malagueña de Pintura, caso del mencionado Simonet, José Moreno Carbonero, José Nogales, Bernardo Ferrándiz, Adolfo Ocón y Rivas, José Denis Belgrano o Muñoz Degrain, del que el museo conserva obras de gran valor como 'Ecos de Roncesvalles' (1890). La colección permanente no solo mostrará la obra de estos grandes artistas, sino también su forma de crear y la sociedad que los encumbró para lo que se recreará escenográficamente el estudio de un pintor del XIX y la decoración de un salón de la burguesía decimonónica.

El arte del siglo XX pedirá paso en la siguiente estancia, la sala 8, en el que tendrán protagonismo tanto Pablo Ruiz Picasso -con el célebre Legado Sabartés que donó a su ciudad natal por mediación de Juan Temboury- como José Moreno Villa, autor de 'Paisaje con bueyes y carro' (ca. 1930) y al que se le dedicará también un espacio para 'Jacinta la Pelirroja', uno de los poemarios más bellos de la poesía vanguardista española. La relación de Málaga y el arte con la Generación del 27 también estará presente en esta sala en la que, junto a autores locales, se exhibirán piezas de Rafael Canogar, Juan Barjola, Óscar Domínguez o Josep Guinovart.

Repaso al Museo de Málaga

La última sala, la novena, reproducirá un almacén visitable con doce peines extraíbles donde el público podrá ver algunas de las 2.000 piezas de la colección permanente de arte que no se expongan en ese momento.

Un recorrido expositivo por lo mejor de las más de 17.000 piezas del museo, que no ha querido olvidar la movilización popular 'La Aduana para Málaga' que propicio su emplazamiento definitivo en este palacio y que será recordada en un vídeo de la sala 8. Un movimiento ciudadano que, si no surge un nuevo retraso, verá este 2015 la esperada inauguración del Museo de Málaga tras casi dos décadas almacenado.

Temas